DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

El nivel del mar “apenas ha variado” a lo largo de 6.500 años en la Bahía; la costa “ha ganado terreno por la acumulación de sedimentos”

Investigadores de Universidad de Cádiz han recreado mapas que muestran los cambios del terreno en la Bahía de Cádiz durante los últimos seis milenios, al tiempo que estudiarán cómo podría seguir evolucionando. Mediante el empleo de drones y un georradar, han determinado que la costa ha ganado terreno al mar debido a la acumulación sedimentaria a lo largo de los siglos; y han podido detallar la distribución del asentamiento cartaginés La Martela, enterrado cerca del yacimiento de Doña Blanca.

Un equipo de investigación de la Universidad de Cádiz ha recreado con datos geológicos y arqueológicos el paisaje de la Bahía de Cádiz desde la época cartaginesa hasta la actualidad.

Los expertos emplean por primera vez una combinación de técnicas científicas aéreas y terrestres para analizar las estructuras enterradas de La Martela, adyacentes al yacimiento de Doña Blanca, en El Puerto de Santa María, y determinar así las alteraciones provocadas por el océano en esa zona durante los últimos 6.500 años. Y concluyen que el nivel del mar “apenas ha variado”, pero que la costa “ha ganado terreno debido a la acumulación de sedimentos a lo largo de los siglos”.

Este trabajo, del que se hace eco la Fundación Descubre en una nota remitida a DIARIO Bahía de Cádiz, ha sido financiado por el servicio de Demarcación de Costas de Andalucía Atlántico del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Asimismo, el grupo de investigación de la UCA RNM-328 ha recibido apoyo del Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación y del proyecto Neptune (INQUA CMP project 2003P).

DOÑA BLANCA NUNCA HA ESTADO EN LÍNEA DE COSTA

Los romanos modificaron la mayoría de enclaves cartagineses construidos entre los siglos VI a.C. y III a.C., motivo por el que en la actualidad se mantienen pocos elementos originales de este periodo. Las estructuras enterradas de La Martela pertenecen a la época cartaginesa y, aunque aún se encuentran sin excavar, éstas conservan su disposición original.

El paisaje en el que se halla este yacimiento cartaginés (ahora en el término municipal portuense) era muy distinto hace 6.500 años. La labor de los científicos se están centrando en determinar cómo afectaron a la zona las variaciones en el nivel del mar, la acción del hombre y las condiciones climáticas.

Los expertos comprobaron que, al contrario de lo que se pensaba hasta ahora, Doña Blanca siempre ha estado ubicada al lado del río Guadalete, sobre un acantilado, y no en la línea de costa. “Sin embargo, es cierto que hace más de seis milenios el mar se adentraba más en el terreno y ha ido ‘retrocediendo’ a lo largo de los siglos debido a dos factores que se relacionan entre sí. Por un lado, la deforestación, que favoreció la erosión de los suelos y los aportes sedimentarios a la red de arroyos y torrentes de la cuenca del Guadalete. Por otro, acumulación de sedimentos provocada por las inundaciones de este río en sus tramos bajos”, explica a la Fundación Descubre el investigador de la UCA Francisco Javier Gracia Prieto.

Los científicos del grupo Geología y geofísica litoral y marina detallan en su estudio ‘Late-Holocene evolution of the Northern Bay of Cádiz from geomorphological, stratigraphic and archaeological data’ publicado en Quaternary International cuál ha sido la evolución de la zona mediante la recreación geográfica de la Bahía en cuatro mapas que representan cuatro momentos distintos de los últimos seis milenios.

En el primer mapa muestra cómo era la Bahía gaditana hace 6.500 años, cuando el nivel del mar se mantenía estable y se generaron las primeras marismas de la zona. En el segundo se observa la disposición geológica 3.000 años atrás, cuando el océano se retrajo poco a poco y el salobral abarcó cada vez más terreno. El tercer mapa se sitúa hace 2.000 años e ilustra cómo avanzó este proceso, en el que la acumulación sedimentaria ‘rellenó’ la costa. El último señala el estado actual: la tierra ha ‘avanzado’ sobre la zona que antaño cubría el mar.

DRONES Y UN GEORRADAR

Para determinar de qué otras formas el nivel del mar afectó a la actividad terrestre, los investigadores obtuvieron ocho testigos: muestras con forma tubular que contienen formaciones rocosas, fósiles o vegetación, entre otras, obtenidas mediante la perforación del suelo arcilloso y a diez metros de profundidad. De este modo, comprobaron cómo era la sedimentación de la zona en otras épocas históricas, dado que cada sección del testigo indicaba, por ejemplo, si había agua o si crecían plantas. Así, determinaron las características geológicas de la zona en distintas épocas.

Luego, los científicos emplearon un georradar en la zona de La Martela. Se trata de un instrumento terrestre que permite localizar materiales a poca profundidad bajo la superficie del suelo para comprobar qué estructuras o formaciones se hallaban bajo tierra. Además, volaron un dron equipado con sensores que captaban zonas de humedad y de vegetación sobre la superficie y otro para sacar fotografías de las áreas estudiadas.

De este modo, al combinar las imágenes captadas por los drones con los datos que aportó esta herramienta, se ha podido detallar, por ejemplo, la distribución de las habitaciones y la extensión de las calles sin excavar de La Martela. “Como quedan pocas ciudades cartaginesas con su estructura original, esta información puede ayudar a los historiadores a recrear cómo era la arquitectura y los usos de los edificios”, añade Gracia Prieto.

¿CÓMO EVOLUCIONARÁ EL NIVEL DEL MAR?

Siguiendo esta misma línea de investigación, los expertos analizarán con mayor detalle las variaciones del mar de los últimos 6.500 años en la Bahía de Cádiz con el objetivo de generar modelos que predigan sus alteraciones en el futuro y cómo éstas afectarían el terreno del litoral gaditano.

Este investigador de la UCA insiste en que “aunque parezca que el nivel del mar ha bajado en esta zona, lo que ha ocurrido es que los sedimentos acumulados le han ganado terreno”. Y en este sentido, “queremos comprobar si en el futuro la tierra continuará avanzando sobre el mar o si los cambios producidos por la naturaleza o el cambio climático cambiarán esta tendencia”.

Los comentarios están cerrados.