DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

La oficina municipal “para ayudar a los jerezanos a luchar contra la pobreza energética” espera poder abrir a principios de 2021

La oficina contra la pobreza energética del Ayuntamiento de Jerez empezará a funcionar a principios de 2021, habiéndose retrasado su apertura por el coronavirus. Se trata de una iniciativa de IU incluida en los presupuestos que pretende que los vecinos entiendan la factura de la luz, promoverá cambios en los hábitos de consumo y servirá de intermediaria con las eléctricas.

La oficina contra la pobreza energética del Ayuntamiento de Jerez empezará a funcionar a principios de 2021, habiéndose retrasado su apertura como consecuencia de la pandemia del coronavirus.

Se trata de una oficina de información energética e intermediación de los jerezanos con las diferentes empresas de energía, que se enmarca dentro del proyecto resultado del estudio ‘Alcance de la pobreza energética en el marco de la protección de los derechos sociales sobre la población general en Jerez’, realizado por el investigador Francisco Manuel Silva, de la Universidad de Sevilla, y encargado por el Consistorio a propuesta de Izquierda Unida.

Esta iniciativa se enmarca dentro del plan contra la pobreza energética, una de las propuestas de Adelante Jerez incluida en los presupuestos municipales, y tiene como objetivo principal facilitar a los vecinos a entender la factura de la luz, así como ofrecerles una amplia batería de medidas destinadas a promover cambios en los hábitos de consumo para mejorar la eficiencia energética en sus casas, y ayudarse a “bajar el recibo de la luz y también a negociar con las empresas eléctricas para obtener mejores condiciones”.

“Desde IU -que ya trabaja ajena a Podemos, pese a que se presentaron juntos a las elecciones de 2019- llevamos mucho tiempo trabajando en este asunto porque nos parece fundamental ayudar a los jerezanos a luchar contra la pobreza energética”, subraya el concejal izquierdista Raúl Ruiz-Berdejo; incidiendo en ese “profundo diagnóstico que arrojó datos tan esclarecedores como que más de la mitad de los jerezanos (un 56%) no podían permitirse el lujo de mantener su vivienda cálida en invierno y fresca en verano, y que muchos tenían que renunciar a cuestiones básicas para poder pagar el recibo de la luz”. Una cifra que además, “muy posiblemente, haya aumentado de manera considerable como consecuencia de la crisis social causada por la pandemia”.

Dicho informe también constata que el 21,6% de los encuestados ha sufrido al menos un corte de suministro y el 7% más de un corte de luz. Además, el 30% confirma que se ha retrasado en el pago de las facturas de electricidad alguna vez y el 13,6% asegura haberse retrasado no sólo en la factura de la luz si no también del agua.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.