DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

publicidad

FOTO: DIARIO Bahía de Cádiz

“Si mi fiesta renuncia a su historia, renuncia a un tesoro”

Menú de menos a más el de la quinta clasificatoria del COAC 2019. La chirigota del Selu, ‘Los quemasangre’, cerró bien bien y dando bien porculo. Pero antes, no dejó indiferente ‘Hospital General San Gangui’, ni las comparsas ‘Narcos’, contra el estigma que soporta el Campo de Gibraltar y ‘Los buscadores’ de Fran Quintana, explorando en la esencia de la fiesta.

DÍA 5 ( CLASIFICATORIA).

Qué mojá más tonta, chiquillo. Otra ducha, caminito de la quinta sesión de preliminares del Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas de Cádiz (el COAC 2019). Tú, quédate en el sofá con el pijama calientito y seco, que ya te contamos nosotros la partida, con los pies enguashisnaos. ¿Minuto y resultado?

Miércoles de Falla con un menú de menos a más. La siempre esperada chirigota del Selu, ‘Los quemasangre’, cerró bien bien y dando bien porculo. Pero antes, no dejó indiferente ‘Hospital General San Gangui’, ni las comparsas ‘Narcos’, contra el estigma que soporta el Campo de Gibraltar y ‘Los buscadores’ de Fran Quintana, explorando en la esencia de la fiesta, renegando con sumo gusto del barroquismo imperante.

Al fiscal, nuestro tijeritas particular en estos tiempos de ofendiditos y odiadores, también se ha mojado con el chaparrón a traición de hace un rato, pero adrede: ha venido emulando al Gene Kelly, aunque sin cantar ni bailar. Ha sido una imitación por dentro, interior… Maripili, sécame, y dale a la palanca para que truene este cronicón off line, con un poquito de perejil. Pero antes, una advertencia: si bebes, Cádi llora, y no queremos eso… que te lo dise el Yuntamiento.

.

 

Cádiz desde el cielo’, al liquindoi

Las 20.04 horas. Arriba el telón. Arriba ese coro de Kico Zamora, nunca mejón dicho: ‘Cádiz desde el cielo’, comerciantes vigías de la época de esplendor de la Tacita cantando en la azotea al relente y al liquindoi, con autoría del propio José Ramón Zamora, y de Juan Fernández  y Manuel Varo. El catalejo, ese accesorio… Metatango sazonado de metacarnaval para saludar, con cosqui adherido… “sólo cantamos por afición, y lo mamamos de niño… para que venga uno de Hacienda pidiendo cuentas, se va a llevar un buen caraho de la Caleta”. Suena como si fueran tres o cuatro coros peleaos, o ¿soy yo? Andalucía trasformada en nación, antes que Catalunya, en la otra letrilla quejosa con los que desde el norte le tienen colgada la etiqueta al sur… “y menos mal que mi pequeñita no entiende ná de esos que dicen que somos unos vagos… por culpita mía, tal vez algún día analfabeta le dirán…”. Vaya, las orejas del Kichi, que rima con carril bici, en un cupletillo… “y por mi mare que yo no veo una bicicleta”. La obsesión orejera continúa en el complementario, y pestiño… Cádi, Cádi, Cádi, escribe tu nombre. Pupurrí piropo a la ciudad desde las alturas, por la mañana, por la tarde, por la noche, es un sin parar de topicazos manidos, que tal como se escucha, se olvida. El fiscal está llamando a la Agencia Tributaria, que a un tenor le asomaba un billete de veinte por la cartera.

Los piezas’, no encajan

En modo puzzle se presenta la comparsa de Dos Hermanas ‘Los piezas’, hablando de vidas, de vida, de felicidad… y las piezas que cada uno elige o le eligen para ir completando su camino hacia la mar manriqueña. El tipo, de comparsa comparsa, con un bombista que no ha entrado ni en la pubertad. Víctor José Ramos Luque firma letra y música. Una reflexión honda y profunda y particular sobre la libertad de expresión en ese primer pasodoble no fácil de digerir… “ya ni es derecho ni es libertad, son ganas de molestar… la humildad va por delante de todas las libertades”. Ajá. Ni caja, ni bombo ni guitarra en parte del segundo, en el que demandan más intérpretes de lenguaje de signos en el día a día, también en el Falla… “sigue leyendo mis labios, el mundo es tan insolidario, tanto que a veces es mejor no escucharlo”. La chavala que ha traducido este momento al mundo sordo huye, no se queda para el resto del repertorio. ¿Coherencia? El pieza del presidente y el pieza del cuñao, en dos cupletillos prescindibles. Mi carnaval, ayy cuánto teeee quieeeero, en un estribillo… inaudito, me completa la oración el fiscal. No tiene maldá ni ná. Tratado de filosofía o argo en los ocho minutos del pupurrí. A este puzzle le faltan piezas. O sobran.

Los que no valen ni para estar escondidos’, ¿torpes?

¡El pollo, que se quema el pollo! Momento de la chirigota ‘Los que no valen ni para estar escondidos’, de Algeciras. Agustín Carlos González Galiano aparece como el autor de letra y música. Tipos un poco ajín, indescriptibles, pero se echan un bailesito para saludar, eso siempre anima al Falla más sensible. Con la raya al lado. “Y perdona por nacer chirigotero”, sentencian de entrada. Eso se llama autoconfianza. El segundo pasodoble se tira al populismo y la demagogia en defensa de la pena de prisión permanente revisable, acusando al actual Gobierno de que la vaya a derogar… “conseguirán que en uno cuantos años los asesinos estén otra vez en la calle…”, e irán a por tu niña la más chica. El fiscal, les tacha. Una bici y un GPS inteligente adornan los cuplés… Y el torpe soy yo, y el torpe soy yo. Doméstico ese popu de estos calzonasos de rodríguez. Empatizando con la cuarteta de los espaguetis. Y la cama sin hacer. Con su moralina de colofón… “lucha por ellos y no los dejes pa más tarde”: ¿lo de hacer la cama? El pollo se quemó.

Narcos’, tráfico de rabia

Jerséis calientitos me llevan estos amigos también algecireños. Y sí, calientita y echando humo suena la comparsa ‘Narcos’, luchando precisamente contra ese sambenito de la costa gaditana… “sufrimos la injusticia de la mala fama… hay otros problemas que nos ahogan pero no interesan ni van en portada… porque mi tierra es mucho más que la simple etiqueta de naaaaarcooooos”. Que son estibadores, no narcotraficantes, ome. Pidiendo permiso en el primer pasodoble para volver a cantar, con una única motivación… “que yo vengo a Cádi con respeto y humildad… descargando toda la rabia contenida”. Y vaya si hay rabia en este grupo con autoría de Rafael Velasco Blanco y Daniel López Romero, poniendo el foco en la industria contaminante que sufren ahí abajo… “periodistas mediocres hundiendo a mi gente, esto no es Colombia así que no comparen… mi gente muere a diario, pero no por narcotráfico es por cáncer… el humo que te venden no es humo que nos mata… que en el Campo de Gibraltar duele hasta respirar y sólo hablan de la droga”. Letrón. Fiscal, respira, respira. Comprando entradas del Falla y comiéndose “colas virtuales” en uno de los cupletillos. Y a través de mi garganta en este escenario, al Campo de Gibraltar luchará contra los comentarios. Tratando de limpiar el estigma de la narcocultura en ese popu comprometido, dolido y doliente, harto de la etiqueta que les lastra, y las etiquetas, ya se sabe, se quedan en la superficie… que en el Campo de Gibraltar “no hay más riqueza que su gente y más pobreza que no verlo… hay que demostrar que somos, somos mucho mucho más, pa que nunca nos roben lo poquito que nos queda, que nuestra tierra es mucho más que la simple etiqueta de naaaaarcooos”. Cerrando el círculo. Actuación con mucho mensaje y poco masaje.

Hospital General San Gangui’, triste y azul

“Mi niña está deprimida porque nadie le hace caso… siguiente”, jejejej… de Urgencias la chirigota de José Ramón Peñalver y Francisco Serrano, como autores de letra, y Jesús Romero Ariza, en la música. Triaje triaje en esa presentación con poca vergüen. Pom pom. Los recortes en sanidad, como metáfora de la situación de Andalucía, achacados a la Susana Díaz… “tu pueblo hoy huele a muerte”, en las pasadas elecciones “faltaron los andaluces que como yo por tu culpa murieron”. Y el asunto tiene continuación en el segundo pasodoble, sacándole el espejo a aquellos que sí fueron a votar… “hay que echar la vista atrás, y volver a recordar a esa España sin igual sin la lacra de esta puta autonomía… paisano, eso es lo que votaste, esa es tu idea de un nuevo día… un 2 de diciembre murió Andalucía”. Para llorar, pero es asín. Cuplés pasando consulta: mucho humo en el primero y una castellana, que tanto tanto sabe, menos que está preñá. Ingresa aquí, que hay que morir, en el hospital San Sangui. El Libi, en megafonía, fuaaaáaa. “Este hombre que está triste y azul… creo que está muerto”, jajajaj. Pamplinas mu gordas en ese popurrí terapéutico. Se agradece el absurdo… “por mi pueblo yo nunca me rindo, yo tan solo brindo, por tu salud”. El fiscal está vacunao.

Los buscadores’, de esencia y conciencia

Ámo a desvelarnos, con bigote o sin él. En la plaza de la Cruz Verde una docena de humildes exploradores aprendices “para encontrar ese oro que esta tierra me dejó”, profundizando en el pasado de los carnavales, con espíritu didáctico, pluma certera y sonando sin estridencias, que tenemos una fiesta que “precisa volverse a encontrar, buscaré para ti la esencia tendré la paciencia que el oro me pide, miraré en el espejo que allí están mis viejos, los que nunca han de morirse… si mi fiesta renuncia a su historia, estará renunciando a un tesoro…”. Buscando como concepto “el oro del pueblo, ese oro que no valoráis…”. Detrás de la comparsa ‘Los buscadores’, Fran Quintana. ¿Lo dudabas? Bonito y con gusto. Un pasodoble que insiste en la idea, “Cái, quisiera recordar que en esta fantasía, son los gaditanos dueños de esta ciencia, hoy quiero demostrar a tanto forastero cuál es nuestro oro cuál es nuestra esencia…. no reniego de estos tiempos ni sus maravillas que son de admirar… tanto dicen los copleros que los carnavales deben ser del pueblo, pues mi pueblo no es de estudios ni de extrañas melodías… viva en carnavales la copla sencilla”. Y presagiando el futuro en la segunda letrilla, con esta moda de votar a la ultraderecha… “sacar agrupaciones en los cincuenta, nos cuesta a los exploradores la dignidad, son tiempos de censura, hay que cantar lo que nos dejan cantar… pero aquí en España vamos para atrás…”. Se refieren al 2050, sí sí, no a 1950. Da miedo. Cupletillos en un suspiro, para qué más, entre no-patriarcado, pepita, lingote, cueva… y túyamentiende, y los calvos camino de Turquía… “pero le han salio ricitos chicos y la coronilla huele ha pescao”. Porque te llamarán taza de plata, sí tú no eres plata, tú eres de oro. La búsqueda metafórica se desarrolla en un popurrí que entra solo, sin vaselina, cruzando los ríos del Tío de la Tiza, de Cañamaque, del Carota y de Paco Alba… “que van a dar a la mar, que es la calle del vivir, del soñar, del cantar con tus amigos, con tu gente… allí van los señoritos, ricos y profesionales, y también los pobrecitos, y llegados son iguales, porque el agua no distingue no divide a mis hermanos… no habrá oro que se pierda si nosotros no queremos”. Sublime. Si Jorge Manrique levantara la cabeza estaría orgulloso del remake de sus coplas… “Si lo que vale es la copla porque damos tanto valor al nombre; si el nivel siempre está bajo, quizá tú estás muy arriba; quién dijo que el carnaval está para caer bien… y porque en el teatro sienta mal lo que luego en la calle se busca; a Paco Alba se le sigue abucheando… cuando Cádiz te lo callas para cantarle a otras cosas; el futuro en la comparsa si no es con Paco Alba, o no será futuro o no será comparsa; toca demostrar que la historia no se olvida por dinero…”. Si es que son ocho minutos bien aprovechaos, niña. Goleada de franqueza. Y sí, ha goleado el Barsa, me calla el fiscal.

Los quemasangre’, tequiereiyá

Bosinaso para despertar a Andalusía… “qué se muera to el que tenga más dinero que yo”. Le pone el cinturón bien apretao a la función la chirigota porculera del Selu, de José Luis García Cossío, ‘Los quemasangre’. Tomándose unos vinos, democráticamente, a las puertas de El cielo ganao. En estado puro ese holaquéhay. Y sólo hay uno que no lleva relleno. “Ay Kichi, qué peaso de pregonero, el Joaquín Sabina, que tiene una voz pa vendé coquina…”, y se va a acordar pa to la vida del pregón, que pa salir del parking de San Antonio va a tardar “diecinueve días y quinientas noches”. Jeje. En el otro pasodoble, un tributo a los donantes de pelo… “en vez de Juan Antonio, te llamarán el calvo… al igual que el gaditano, el pelillo nace, donde le da la gana”. A ver la tanda de cuplés: la moda de los coches híbridos, “como el Mario Vaquerizo”… se ha comprado uno Susana Díaz, “y no va a poder enchufarlo en la Junta de Andalucía”; y el regreso de Mágico González del pasado verano, “al entrar por las Pérgolas se le cayeron dos lagrimones”. Qué torpe ere a la hora de aparcar… dale, dale, dale, dale dale dale… pummm, te lo va a cargá, pisha, te lo va a cargá. Este tipo de nota jartible que disfruta amargando la vida a los demás se desarrolla con sus múltiples ejemplos en un popurrit en el que seas más o menos de la religión ‘seluliana’, sueltas más o menos risotadas. Puntaso esa visita al cine, partiendo almendras.. “no doy”. “Que yo siempre voy a estar ahí, pa jartarme de reír”. El fiscal se ha quedado sordo con el bosinaso.

Las 23.59 horas. Baja el telón. Y sigue siendo miércoles. Fiscal, asómate a ver si llueve, que tengo tu toga tendía. Y chorreando. No queda otra que el consuelo de una frase célebre, y a dormir: “Lo que hay en el universo por esencia, presencia o ficción lo tiene el hombre en la mente primero, y en las manos después”, dicen que dijo el pintor, escultor e inventor italiano Leonardo da Vinci. Muy posiblemente en una noche de amor propio. Dany Rodway


INFORMACIÓN CARNAVALESCA RELACIONADA

· Los PUNTOS del Jurado ‘poco oficiá’, AQUÍ
· Todas las crónicas del COAC 2019, AQUÍ
· Las FOTOS del COAC 2019, AQUÍ
· El ORDEN DE ACTUACIÓN de las preliminares, AQUÍ
· También estamos en FACEBOOK y TWITTER, ¿te sumas?






Otras noticias...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.