DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

El VAR no quiere al Cádiz en Primera; la Real no necesita ayudas

La Real es mucho mejor que el Cádiz, eso nadie lo duda. Y se impuso este domingo en Anoeta por 4-1. Hasta ahí todo casi normal. Lo que le duele al cadismo es el cómo, y de nuevo sale a relucir una actuación arbitral condicionada y corregida por el dichoso VAR, y siempre en contra de los amarillos. Así es casi imposible. El presidente Manuel Vizcaíno ha lanzado ya sus quejas a la RFEF, exigiendo que “arreglen el tema del VAR” ante la sensación de “injusticia, jornada tras jornada”. Más allá de polémicas, los de Cervera han recibido 11 goles en las últimas tras tres jornadas. Hay que seguir luchando.

JORNADA 22. Horario antifútbol para el partido del Cádiz de este domingo, en pleno almuerzo. Visitaba a las dos de la tarde el Reale Arena, Anoeta de toda la vida, a una Real Sociedad que comenzó haciendo un temporadón (Cervera reconoce que ha sido el mejor equipo que ha pisado Carranza), pero que llevaba semanas en crisis de resultados.

Finalmente, el mercado de enero se cerró con dos únicos refuerzos y para la delantera: Saponjic y Rubén Sobrino, cedidos por el Atleti y el Valencia, respectivamente. Habrá que seguir confiando en lo que hay, en el grupo, en tener fe, mucha fe.

Ledesma, en portería; Iza, Jairo, Cala y Mauro, en defensa; Fali y Jonsson, en el centro del campo; Perea y Salvi en los costados, y Lozano y Negredo, en la delantera: el once inicial esperable del conjunto amarillo, que se resentía en el minuto 17, al tener que retirarse Jonsson con molestias, entrando en su sitio Garrido sin calentar.

El primer tiempo se iba desarrollando sin sobresaltos, aunque empezó con alternativas: se impuso el monólogo de los vascos tratando de crearle situaciones incómodas a una defensa gaditana haciendo lo que podía (Jairo no juega en su sitio y Mauro no está en su mejor momento…), y Oyarzabal como hombre más peligroso.

Hasta que entraba en acción el inenarrable videoarbitraje. Un saque de esquina, el balón no iba a ningún lado pero rozaba en el brazo de Negredo al saltar… ni el árbitro ni nadie veían nada (de hecho, ningún realista protestó), pero el VAR se encendía, y el de negro reconsideraba su decisión: penalti y gol de Oyarzabal en el minuto 26.

Tres después, el mismo Pizarro Gómez pitaba en el otro área: centraba Choco y la pelota pegaba en el codo de un defensor. Pero claro, el VAR quería ser protagonista y ¿cómo se va a señalar una pena máxima a favor al Cádiz? (ninguna en toda la campaña, todavía). El árbitro se echaba atrás y nanai, a seguir jugando, ante la indignación in crescendo del cadismo, una jornada más.

Más allá de que los de Cervera seguían sin ofrecer mucho ante una Real superior todavía más cómoda en el verde, y en el minuto 35 subía el 2-0, de nuevo obra de Oyarzabal aprovechándose de una pérdida en el centro del campo; el arbitraje seguía caldeando más los ánimos entre los visitantes y a ponerle la cosa todavía más imposible. Se escapaba un rival hacia la portería, lo paraba de aquella manera Marcos Mauro, y el árbitro veía falta y amarilla… bueno no, el VAR le dijo que era roja, y el colegiado, de nuevo, cambió de parecer.

Jairo, marcando el gol del honor / FOTO: LaLiga

Tocaba jugar con un hombre menos y con la sensación de robo sobre los hombros y rondando la cabeza, toda la segunda mitad, aún asumiendo que hasta el momento el partido del Cádiz estaba siendo pobre. Alcalá y Sobrino por Iza y Lozano, eran las alternativas planteadas por Álvaro Cervera como revulsivo. Aunque si había alguna esperanza, todo se desvaneció pronto: en el 54 marcaba el tercero Isak de disparo cruzado aprovechando un pase lateral de Janubaj. Y cinco minutos después, el mismo protagonista establecía el 4-0.

Poco más se puede narrar de un periodo sin historia en el que siempre estuvo más cerca el gol de los donostiarras ante un Cádiz impotente y bloqueado por todo lo sucedido hasta el descanso. No obstante, Jairo Izquierdo ya jugando en su sitio en un mano a mano hacía el gol del honor, el 4-1, en el 64, aprovechando un pase de Perea.

“Son golpes que te dan, son tantas cosas… pero hasta el minuto 26 no hemos estado mal, sabíamos a lo que veíamos. A partir de ahí, es imposible analizar nada. Estoy bastante tocado con todo esto; un poco frustrado sí estamos. Siempre que se va a mirar el VAR, pasan cosas en contra nuestra. Hay que callar y seguir, quejándonos no ganamos nada. Algo se está haciendo mal, algo en el fútbol lo está desnaturalizando”, reflexionaba Cervera en la rueda de prensa postpartido, tratando de morderse la lengua.

VIZCAÍNO RUEGA A LA RFEF QUE “ARREGLE EL TEMA DEL VAR”

Y nada más acabar el choque, en caliente, la entidad amarilla hacía pública una carta abierta del presidente, Manuel Vizcaíno (al que muchos aficionados vienen reclamando que se queje de una vez), al presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, expresando su hartura con las decisiones del VAR que se vienen soportando durante lo que se lleva de competición. De hecho, en el escrito se subraya una frase: “arregla el tema del VAR, arréglalo ya”

“Tú que te jactas de haber cambiado la imagen de la RFEF y de tutelar la mejor liga del mundo, tú eres el responsable de que se revierta esta situación”, le señala Vizcaíno a Rubiales, remarcando que el Cádiz CF “es un equipo que viene de abajo y no nos interesa que los medios de comunicación nos den ni cinco ni siete puntos más por los errores del VAR. A nosotros lo que nos interesa es conseguir lo que nos merecemos en el terreno de juego, y no es de recibo que la tecnología siempre tenga un criterio contrario a nuestros intereses”.

“No podemos hablar, no podemos opinar ni alzar la voz, porque nos sancionan. No podemos retirar el equipo del campo porque nos quitarían los puntos. No podemos recusar a un árbitro porque está prohibido. Sólo podemos callar ante la injusticia que, jornada tras jornada, venimos sufriendo por los errores del VAR. Ese sistema que un día decida una cosa y al siguiente la contraria. No hay ningún criterio ni hay nada claro, Luis”, señala la misiva.

“Jamás hemos hablado del colectivo arbitral, y después de 20 años en este mundo, ya no sé que decirles al entrenador y a los jugadores, ni qué decirles a la afición sobre nuestro silencio respetuoso. Todas las semanas escucho comentarios de todo tipo, pero el único que tiene una sanción en ciernes es Álvaro Cervera, que nunca ha puesto en duda la honorabilidad de los árbitros. Hoy ya no puedo callarme más”, apostilla el presidente del Cádiz, que vuelve a exigir a Rubiales que actúe: “arregla el tema del VAR, por el bien del fútbol, por el bien de la Real Federación Española de Fútbol y por el bien de todos”. “No soy un presidente forofo, somos una institución seria. Cumple tú ahora”, sentencia su escrito.

La sensación de injusticia arbitral contra el Cádiz ha ido inundando las redes sociales, y hasta el mismo alcalde de la ciudad, José María González ‘Kichi’, no se ha cortado y ha soltado sus impresiones: “así no se puede competir. Es imposible. Ánimo, chavales y ánimo Cervera. Que no os roben la ilusión”. DIARIO Bahía de Cádiz

/ FOTOS: LaLiga

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.