DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Cinco colegios de Cádiz ahorran 16.000 euros en la factura de luz y agua en un año implicándose en el proyecto piloto Euronet 50/50

El Ayuntamiento de Cádiz ha presentado los “buenos” resultados del proyecto piloto Euronet 50/50 para el ahorro y la eficiencia energética que se ha desarrollado en cinco colegios públicos durante un año y mediante una metodología basada en la formación y la implicación de profesorado, alumnado y personal. Se ha invertido en llevar a cabo la iniciativa 4.000 euros, y se ha logrado ahorrar 16.000 euros en las facturas de luz y agua; dinero que a la vez se va a reinvertir en estas escuelas.

El Ayuntamiento de Cádiz ha presentado los resultados del proyecto piloto Euronet 50/50 para el ahorro y la eficiencia energética en centros educativos, y que se ha desarrollado en cinco colegios públicos de la ciudad (Adolfo de Castro, Celestino Mutis, San Felipe, Carola Ribed y Santa Teresa) durante un año y mediante una metodología basada en la formación y la implicación de profesorado, alumnado y personal.

La concejala de Enseñanza, Ana Fernández, acompañada por la asesora de Transición Energética del Ayuntamiento, Alba del Campo, y por la directora del colegio Adolfo de Castro, Amparo Butrón, ha detallado que la iniciativa ha constado de diez sesiones formativas en materia de gestión de la energía, cambio climático, renovables y medidas de ahorro energético a alumnado, profesorado y personal laboral. Asimismo, en cada colegio se ha creado una Comisión de Energía que ha elaborado un plan de medidas de ahorro energético y de agua que han sido implantadas por los escolares, con el apoyo del profesorado.

Al respecto, el Consistorio se ha comprometido a reinvertir en cada colegio el 100% del ahorro económico logrado por el mismo en el último año en sus facturas de agua y energía. Así, cada centro participante en el proyecto, a través de su Comisión de Ahorro Energético, ha decidido en qué invertir dicho dinero, “con la condición de que el 50% sea dedicado a eficiencia energética y el otro 50% en lo que la Comisión de Energía del colegio decida”.

Este proyecto piloto, impulsado por las concejalías de Transición Energética y de Enseñanza, con la colaboración de la sociedad mixta Eléctrica de Cádiz, se inició en octubre de 2019 y finalizó a mediados del pasado mes de noviembre, una vez recibidos los últimos datos de la facturación eléctrica. “Los datos son muy positivos y estamos muy satisfechas, tanto de los resultados, como de la implicación de la comunidad educativa. Y eso que la pandemia ha alterado el desarrollo de algunas sesiones presenciales previstas y hemos tenido que adaptarnos a las circunstancias, pero aun así ha sido todo un éxito”, ha celebrado Fernández.

Euronet 50/50 en su versión más reciente se está realizando en 13 países de la Unión Europea, en más de 500 escuelas. Esta iniciativa contribuye a un cambio de cultura energética, basado en el cuidado de los recursos, el conocimiento, la corresponsabilidad y la implicación en el cambio de hábitos en el uso de la energía. Es una práctica reconocida por el Pacto de los Alcaldes y Alcaldesas por el Clima y la energía sostenible, para avanzar en la reducción del 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero que debe lograr Cádiz en los próximos 10 años, se remarca en el comunicado remitido a DIARIO Bahía de Cádiz.

SE HAN AHORRADO UNOS 16.000 EUROS

Ha sido Alba del Campo quien ha desgranado los resultados del proyecto piloto en esas cinco escuelas de la capital, que ha permitido un ahorro económico de 16.000 euros entre agua y electricidad.

En cuanto a energía eléctrica, la media de ahorro en la factura ha sido del 26%. Entre los cinco centros educativos ese ahorro medio ha sido del 41.635 kWh, que corresponde al 22%. “Se ha ahorrado más dinero que energía, gracias a la optimización de las potencias”, ha concretado la asesora de la concejalía de Transición Energética. “La energía que se ha dejado de utilizar se corresponde con la energía que consumirían unas 25 familias en Cádiz, en un año aproximadamente”, ha apuntado.

Respecto al impacto ambiental, ha destacado que ese ahorro de energía se corresponde con 16,65 toneladas de CO2 aproximadamente que se ha evitado emitir a la atmósfera, “es decir, el CO2 que absorberían 830 árboles en un año”.

Y en cuanto al agua, el porcentaje de ahorro económico ha sido del 18%, y en total se han ahorrado 5.447 euros en la facturación del agua en este año, respecto a lo la media de gasto de los tres años anteriores en estos colegios. En total se ha ahorrado 1.404 metros cúbicos de agua, “aproximadamente la cantidad de agua que se precisa para llenar la mitad de una piscina olímpica”, ha comparado.

El Ayuntamiento ha invertido en este proyecto piloto 4.000 euros, y con esta cantidad se han ahorrado 16.000 euros. “Es decir, que cada euro invertido en formación y concienciación para el bueno uso y la gestión en estos centros educativos, se ha convertido en un ahorro de cuatro, tan sólo el primer año. Como vamos a reinvertir el 50% de lo ahorrado en eficiencia, el ahorro que supondrá este proyecto seguirá aumentando”, ha aseverado Del Campo.

¿Y en qué se va a invertir? El 50% dedicado a eficiencia energética se dedicará a la instalación de grifos con pulsador, sensores de presencia en zonas comunes, como pasillos, fluorescentes tipo led y regletas con interruptor; mientras que con el otro 50% los colegios han solicitado compra de ordenadores, tablets, libros y juegos para el patio.

Tanto Fernández como Del Campo han subrayado los “buenos resultados” obtenidos y han adelantado que desde ambas concejalías se está trabajando ya en la realización del Euronet 50/50 en todos los colegios públicos de Cádiz tan pronto como sea posible por el coronavirus, debido a que este proyecto requiere presencialidad y movilidad dentro del centro educativo.

UNA INICIATIVA “MUY PARTICIPATIVA Y PRÁCTICA”

Por su parte, la directora del colegio Adolfo de Castro ha alabado esta iniciativa, “que ha sido muy importante no sólo para nuestro centro, sino para los otros cuatro que también la han realizado, tal y como hemos destacado todos los directores”. Y ha resaltado sobre todo que se trata de un proyecto “muy participativo y práctico”.

“Está muy bien que los adultos estemos concienciados, pero es muy importante que el alumnado tome conciencia y responsabilidad porque se convierten en los vigilantes de que se cumplan las normas. El Comité de Energía midió por todas partes cómo se usaba la energía y luego puso mucho empeño en vigilar que todo el colegio cumpliera con las medidas establecidas para ahorrar energía y agua”, ha señalado Butrón.

Y asimismo, ha expresado su deseo de que esta iniciativa no se quede sólo en esta experiencia, sino que sea “el inicio de una cotidianidad, de una costumbre”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.