DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Romero (AxSí) pregunta por la nueva ordenanza de Tráfico de San Fernando que PSOE y Cs preveían que entraría en vigor en primavera

A finales de noviembre el Ayuntamiento de San Fernando anunciaba que para la primavera de 2021 esperaba contar con una nueva ordenanza de Tráfico que actualice la existente, ya obsoleta; incluyendo como novedades la regulación del uso de los patinetes eléctricos, de las bicis, limitando la velocidad en calles de plataforma única y ordena un poco la calle Real ante el paso del tranvía. AxSí evidencia ahora que ha llegado el verano, y el bipartito no ha avanzado nada al respecto.

AxSí se queja de que el Ayuntamiento de San Fernando continúe sin aprobar una nueva ordenanza de Tráfico que responda a las necesidades de la ciudad. Al respecto, se recuerda que el pasado 25 de noviembre el equipo de Gobierno de PSOE y Ciudadanos dio a conocer el borrador, pero desde entonces no se ha producido avance alguno.

El portavoz municipal andalucista, Fran Romero, relata que tras la convocatoria del único consejo asesor de Tráfico celebrado en este mandato, el bipartito afirmó que el proyecto de ordenanza se colgaría en la página web municipal durante 15 para que los ciudadanos y colectivos aportasen sus sugerencias antes de su aprobación inicial en pleno, que entonces se preveía para enero de 2021. “Es más, la alcaldesa y su concejal de Tráfico de Ciudadanos se aventuraban a decir que la ordenanza estaría aprobada definitivamente en primavera, tras su publicación en el BOP y superar un periodo de exposición pública”, abunda.

“Evidentemente, la cronología prevista no tiene nada que ver con la realidad. Han pasado siete meses desde que la ordenanza se presentó al consejo asesor de Tráfico, casi medio año desde la fecha prevista para su aprobación inicial y ha llegado el verano dejando atrás la primavera en la que la ordenanza debería haber sido aprobada definitivamente”, denuncia Romero.

Así, este socio del PSOE durante el pasado mandato, ahora en la oposición, critica en una nota remitida a DIARIO Bahía de Cádiz que “una vez más, las prioridades de Cavada pasan de largo de las necesidades de los isleños y de la participación ciudadana”. También le llama la atención el silencio de Francis Posadas, “que siempre insistió en la oposición sobre la necesidad de esta nueva ordenanza y que luego poco nada hizo por ello cuando se puso al frente de la concejalía de Tráfico”.

Romero solicita al Gobierno local que agilice el proceso de esta ordenanza, “ya que es imprescindible para regular el tránsito rodado y la convivencia de este con los peatones en una ciudad cuya actual ordenanza ha quedado obsoleta y que ha soportado numerosos cambios en materia de tráfico a los que ésta no se ajustan”. Salvo algunas modificaciones, data de los años 70 del siglo pasado.

Por otro lado, señala la urgencia de contar con esta ordenanza para regular el uso de los vehículos de movilidad personal (VMP), “cuya utilización no deja de crecer y que se ha revelado como un medio de transporte sostenible”. “Es urgente –afirma- que los usuarios de estos vehículos cuenten con una ordenanza acorde a sus necesidades, que les informe sobre sus derechos y obligaciones, sobre dónde y cómo pueden circular y sobre cómo deben convivir con los peatones y el resto de vehículos”.

Por otra parte, este edil de AxSí relaciona esa “gestión del tráfico en la ciudad muy deficiente” con el aumento del 40% del déficit del trasporte público en 2020 respecto del que se encontraron a principios de mandato; un año, no hay que olvidarlo, marcado por la pandemia del coronavirus y las restricciones de movilidad: “ya van por más de 1,4 millones de euros que, una vez más, los isleños pagamos de nuestros bolsillos”.

“Mucho presumir con palabrerío de lucha contra el cambio climático y Cavada no es capaz de aprobar con su mayoría absoluta una ordenanza de tráfico y fomentar el uso del transporte público”, sentencia Fran Romero.

CONVIVENCIA ENTRE PEATÓN Y VEHÍCULOS

Las actualizaciones más importantes de esta normativa por aprobar, y vendidas el pasado otoño, son, por un lado, aquellas que tienen que ver con la seguridad del ciudadano en las zonas peatonales y el desarrollo de la ciudad, y por otro con la introducción de nuevos vehículos de movilidad (principalmente, los patinetes eléctricos) y la convivencia entre este tipo de transporte, el tradicional, el peatón y el paso del tranvía a lo largo de la calle Real.

Esta reglamentación es un marco general que regula específicamente la convivencia. Así, en la semipeatonalizada Real siempre tendrá preferencia el tranvía, y las bicicletas y VMP podrán circular por la plataforma tranviaria, mientras que los peatones lo harán por los márgenes de esta. Con todo, esta vía tendrá su propia ordenanza, mucho más exhaustiva; de la que tampoco se sabe mucho más.

La flamante ordenanza municipal también introduce las conocidas como zonas 20 y 30, en las que los vehículos circularán a menor velocidad de lo habitual. Otro elemento importante incluido es la regulación de los VMP. En este punto se ha primado la seguridad y será obligatorio el uso del casco en los menores de 16 años, no se podrá utilizar el teléfono móvil o cualquier otro dispositivo incompatible con la atención permanente a la conducción, como norma general no se podrá llevar pasajeros y deberán obtener el certificado para la circulación emitido por el fabricante o importador del vehículo. Estos patinetes podrán circular por ciclocalles, carriles bicis, por la calzada de calles integradas dentro de zonas señalizadas 20 y 30, por las plataformas únicas, sean compartidas o no, respetando la prioridad de los peatones y por las calles en los que todos sus carriles la velocidad máxima de circulación sea igual o inferior a 30 km/h. Estos vehículos podrán estacionar en las zonas destinadas a las bicicletas o en los espacios especialmente habilitados por el Ayuntamiento. Además, la ordenanza también abre la puerta al uso comercial de los VMP.

En esta normativa se regula asimismo el uso de la bici y se permite su circulación por los parques públicos, siempre que se adecue la velocidad a las personas usuarias, la velocidad sea por debajo de los 10 kms/h. Cuando circulen por las zonas 20 y 30 los ciclistas respetarán las preferencias establecidas para esta clase de vías y en el caso en el que en una vía compartida haya aglomeración del viandante el conductor de la bicicleta deberá descender de la misma y ceder el paso al peatón. Además, estará prohibido el uso de la bicicleta por calles peatonales.

Los comentarios están cerrados.