DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Tricentenario


Todavía colean y resuenan las fastuosas celebraciones del bicentenario en este Cádiz trimilenario, cuando los estrategas en celebraciones y jolgorios preparan el tricentenario, y es que mira que nos gusta eso de celebrar, bueno sería más exacto hablar de formar comisiones para celebrar lo que haga falta.

Aún creo que no se ha hecho un balance riguroso del bicentenario, aún no hemos liquidado las deudas de los organismos que se crearon alrededor de una celebración a la que se cambió no sólo la denominación -de la Pepa, se pasó a la Constitución de 1812, de campañas hasta cierto punto audaces y frescas, a una foto de una momia con el tipo de griega venida a menos a toda plana, y a convocar a los liberales, se autoproclaman ellos mismos así, cuando sus raíces individuales y colectivas se hunden en lo más rancio y casposo de la ciudad, y fuera de ella-, sino su propia esencia para escarnio de historiadores.

Aún recuerdo a Mariano Rajoy fundamentando sus recortes de derechos, denominándolos “reformas” en el espíritu de la Constitución, y sin despeinarse,  ¡qué cosas,  nuestra señora del mayor dolor!

Ahora toca el tricentenario. La Diputación de Cádiz, estamento de dudosa utilidad, lidera la organización de la organización del evento. Evento, me refiero al tricentenario, tan lejano de Cádiz, casi lo mismo que la propia entidad. Pero bueno todo sea para rellenar “curriculum” de gestor de algo más que de derrotas electorales, al fin y al cabo su presupuesto lo pagaremos directa o indirectamente entre todos, pero muy unidos y revueltos, pues más mejor.

Me da la impresión de que con esto de las celebraciones puede pasar los mismo que con las burbujas, sean inmobiliarias, sean culturales, o curriculares -que en todas partes hay burbujas-, y en un momento estallan en toda la cara, y compruebas que no se ha sacado ningún beneficio social para la gente, que solo entre cuatro mangantes se lo habrán comido, o que en el campo cultural, ni escribía, ni cantaba, ni ná, que era un pufo más, un bluf.

Y dentro de unos años, unos estarán denunciando a otros por colocar a los amiguitos, por crear órganos que transcienden al propio tricentenario, se pedirán auditorías… y su eficacia y eficiencia, ¿eso qué es?, pero al menos un par de añitos más seguirán mamando, que esto es Cádiz. DIARIO Bahía de Cádiz

más artículos Fermín Aparicio

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.