DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

No me llames Dolores, llámame Lola


Hace algún tiempo, bueno la verdad que hace mucho tiempo, un amigo dio el primer paso, mientras los que formábamos parte de la pandilla, lo que queríamos de verdad era follar, un día se presentó y nos dijo que él ya tenía novia, y que el ya no quería follar, sino hacer el amor. Con caras de asombro intercambiamos miradas y después de largas conversaciones, mientras dábamos vueltas al barrio, llegamos a la conclusión de que follar era lo mismo de hacer el amor. Mi amigo con novia, y el resto con quien podíamos, empezamos a “hacer el amor” algunos años más tarde, o lo que es lo mismo, a follar.

Y es que parece que si cambiamos el nombre de las cosas, estas ya no existen. Un ejemplo muy ilustrativo fue la manera con la que el Partido Popular terminó con los imputados en sus filas cambiando el nombre de la  figura jurídica, y ¡zas!, solucionado.

En Ciudadanos, esa nueva derecha, hicieron lo mismo, por ejemplo con la violencia machista pasándola a llamar “violencia en el entorno familiar”, o algo así, de este modo, lo que se hace en las calles de Bilbao no es machismo ni violencia, aunque policías municipales te hayan visto darle tres guantás a tu compañera, y ¡zas!,  solucionado.

El acuerdo entre populares y la gente de Rivera también está repleto de cambios de denominación, por ejemplo con la corrupción, que es desde luego una forma rápida para terminar con esta. Y es que no nos enteramos, ¿cómo va a ser corrupción eso de gastarse el dinero público a tu antojo? Corrupción, corrupción es Barcenas, y no mucho, lo demás llamémoslo praxis incorrecta, que es lo mismo pero nos alarma menos. No es lo mismo decir, el PP es el partido de las tramas de la corrupción, que el PP es el partido de las praxis incorrectas, ¿o sí?, ¿a ver si va a ser lo mismo que aquello de follar y hacer el amor?

Y no se me escandalicen con el complemento a los salarios basura. Algún listillo ya ha preguntado que si esta no es una forma de subvención a los empresarios, y que así se sigue poniendo en peligro las pensiones al no formar parte del salario cotizable. A la primera pregunta, solo una respuesta, pues claro, ¿qué se esperaban? A la segunda, una recomendación, háganse un plan de pensiones privada, es lo que ya hacen ellos.

Y el paro, tanto hablar de paro y gente parada. ¡Mira que sois pejigueras!, a partir de ahora no habrá paro, solo habrá “gente en situación técnica de inactividad, y en disponibilidad de, si las condiciones lo permiten, trabajar como autónomo y por cuenta ajena”, así todo seguido… ummm, esto también me recuerda a “no me llames Dolores, llámame Lola”. DIARIO Bahía de Cádiz Fermín Aparicio

más artículos Fermín Aparicio

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.