DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Dos de julio de dos mil dieciséis


Quizás ha pasado demasiado tiempo desde que los dirigentes europeos han decidido, por fin, fijar cuotas y procedimientos de acogida a los refugiados; bueno depende como se mire, al fin y al cabo se fijó el 1 de julio de este dos mil dieciséis como el día ‘d’, en el que los refugiados iniciarían su último trayecto a su sitio de acogida.

Hay quien, mencionando ‘fuentes de toda confianza’, va diciendo que no ha sido casualidad, que este retraso no ha sido debido a un problema de la burocracia europea, que de verdad, los altos responsables de estos asuntos han preferido dejar pasar el invierno y la primavera para que se produjera una erosión/selección natural de este colectivo, que una vez pasados estos meses quedan en disposición de poner rumbo a su destino los mas fuertes, los que no hayan emprendido “su viaje”, su último viaje, a causa del frío y enfermedades asociadas; incluso que calcularon el ahorro total de la operación, ya que el gasto en atención sanitaria en el lugar de destino disminuirá de forma significativa.

Aquí en Cádiz ya estamos preparados, al final no se llegó a firmar la propuesta de Romaní: decía que como el año pasado en la vuelta ciclista, accedieran por el puente nuevo, pero a diferencia del año pasado, Teófila no iría en coche descapotable haciendo la ‘uve’ de victoria, sino en el sidecar de una moto conducida por Romaní y PepeBlas, con tipo de papa del Palmar, iría detrás dando bendiciones y querellas a diestro y siniestro -aunque el puente se inauguró en septiembre del año pasado, solo se abre en momentos de especial relevancia-.

Sí que se ha llegado a un cierto consenso, que recomienda que al menos el sesenta por ciento de las personas que vengan a Cádiz, se conviertan al catolicismo; como dice uno de los intelectuales locales, “costó mucho quitar esta ciudad a los moros, para que ahora se apropien de ella”. Otro consenso al que se ha llegado es que los ‘nuevos gaditanos’ se pongan a la cola de todo, a la cola del SAE, a la cola del SAS, y por supuesto que no se les dará ni entradas del Falla ni del Carranza, aunque al final, si guardan cola, podrían acceder al paraíso.

Por lo demás todo está listo, no ha sido sencillo conjugar las obligaciones internacionales de la ciudad con las necesidades históricas. Uno de los aspectos más complicados ha sido el tratamiento del problema habitacional, tras escuchar a los ‘sin techo’, se ha llegado al consenso, ‘sin techo’ locales históricos, debidamente identificados y con el carnet de pobre en regla, podrán elegir sitio donde dormir.

El otro día me comentaban que desde la sierra de Cádiz, ese día, llegarán con una pancarta en español y en árabe con uno de los eslóganes que mejor sintetiza nuestro acervo cultural. “En Benaocaz la hembra lo más”, para recibir como dios manda a los refugiados

Hoy, treinta de junio de dos mil dieciséis nos confirman, que el día dos de julio llegarán a Cádiz los diez refugiados que por cuota de solidaridad nos corresponden, que esta cuota nos deja a todos con la conciencia más tranquila, y dormiremos mejor -lástima que no haya niños entre los refugiados, con lo bien que quedan en las fotos con la autoridad-. DIARIO Bahía de Cádiz

más artículos Fermín Aparicio

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.