DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Peris no se cree la falta de uniformidad y asegura que “cobrar más y trabajar menos” es la raíz del conflicto en la Policía Local portuense

“Lo que tienen que hacer es volver a trabajar, pedir perdón a los vecinos y cumplir con su responsabilidad”. Es parte de la contundente reacción de la concejala de Seguridad del Ayuntamiento de El Puerto el contexto del conflicto de la Policía Local, lamentando que la “huelga encubierta” de UPLBA “no responde al vestuario, sino a reivindicaciones de tipo laboral que conllevarían un aumento de sueldo”, y eso que, según los cálculos de Peris, ya puede llegar a los 51.000 euros: “si esta retribución no le es suficiente a este sindicato, a los portuenses sí nos lo parece”.

“Lo que tienen que hacer es volver a trabajar, pedir perdón a los vecinos y cumplir con su responsabilidad, porque la carrera política de los representantes sindicales no la van a sufragar los impuestos de los portuenses”. Es parte de la contundente reacción de la concejala de Seguridad, Marina Peris, en el contexto del conflicto de la Policía Local, lamentando que el sindicato UPLBA “siga intentando menoscabar la imagen de la ciudad con mentiras y falseando la realidad”.

La Policía Local de El Puerto lleva alrededor de un mes prácticamente sin presencia en la calle, debido a la falta de pantalones del uniforme “a pesar de que en una semana, con un contrato menor, se podrían haber repuesto, según UPLBA, que se siente totalmente ignorado por el alcalde, Germán Beardo.

Al respecto, Peris replica en una nota remitida a DIARIO Bahía de Cádiz que “todos los agentes tienen pantalones para trabajar. Estamos ante una presunta huelga encubierta en la que el Gobierno no va a ceder ni un solo milímetro en el cumplimiento de la ley.”

En este sentido, esta edil del PP confirma que se han abierto expedientes a los agentes que “no están acudiendo a trabajar y se les descontará de la nómina los días que injustificadamente no hayan prestado servicio por la falta de uniformidad”. Igualmente se ha trasladado el caso a Fiscalía de la Audiencia Provincial “ante posibles indicios de delito”, con un informe donde se exponen todos los hechos acontecidos, “incluyendo varios ataques a compañeros que no han secundado esta presunta huelga encubierta”.

“Está claro que los agentes que no prestan servicio actualmente, ya que no se les puede hacer entrega del arma reglamentaria si no están debidamente uniformados, como manda el Reglamento, sí tienen pantalones y la falta de vestuario es sólo una excusa”, insiste Marina Peris.

Y es que, subraya, el día anterior al inicio de “esta situación” sí trabajaron provistos del uniforme, “dejando constancia desde la Jefatura de que no había en esa fecha o anterior registro alguno de queja al respecto”. Es más, desde la Jefatura “se dio una orden para que entregaran los pantalones supuestamente deteriorados para evaluarlos e incluso reclamar su cambio a la empresa suministradora, ya que tienen una garantía de años, cuestión que curiosamente desestimaron”.

Estos funcionarios de la Policía Local recibieron su último vestuario al completo (verano e invierno) en el año 2018, donde se les proveía de cuatro pantalones además del resto de prendas de uniforme (se invirtió casi 96.500 euros). Los pantalones que fueron entregados “tenían una garantía extensa”. Igualmente, en el año 2019, previo acuerdo con la parte social “ya que era inviable realizar un contrato abierto puesto que el equipo de Gobierno acababa de llegar”, se optó por otro tipo de contrato con mayor agilidad burocrática en el que se les dio a elegir qué parte de la uniformidad tenía preferencia y se decidió comprar polos, cazadoras y calzado por más de 72.000 euros.

Con todo, la concejal responsable no duda que la ciudad “está segura gracias a que hay agentes de la Policía Local que siguen trabajando, a pesar de las presiones a las que este grupo les está sometiendo, y que han demostrado una profesionalidad y responsabilidad titánica, que no permitiremos que se ponga en duda bajo ningún concepto”, agradeciéndoles expresamente “su compromiso con la ciudad y con su cuerpo de seguridad”; así como a la Policía Nacional, “a los que también agradecemos enormemente su sobreesfuerzo”.

“No permitiremos que utilicen a la ciudad de El Puerto de Santa María como rehén de sus reivindicaciones sindicales; no vamos a ceder al chantaje de un sindicato que quiere que les paguemos más y trabajar menos días. No hay nada que negociar cuando no se cumple la ley y faltar al trabajo es incumplir la ley”, apostilla Peris.

“BUSCAN UN AUMENTO DE SUELDO”

Y es que esta concejala de derechas contraataca sacando a relucir lo que “ganan” los policías locales: “la retribución media de un agente ronda los 38.000 euros anuales brutos, incluyendo pagas extras completas en junio y diciembre y pagas de productividad en marzo y en septiembre, más los pluses de asistencia si no se falta al turno”.

A este sueldo hay que añadirle los salarios complementarios para cubrir los diferentes eventos como es el Mundial de Motociclismo, “donde a cada uno de los agentes que participan en el dispositivo se le suma al sueldo 250 euros diarios” y en la Feria, “600 euros si trabajasen todos los días de la celebración”. Además, estos días se compensan con descansos si los agentes trabajan en jornadas en las que les correspondía descansar.

En periodo intensivo, que corresponde a los meses de julio y agosto, los agentes trabajan 30 días, ya que los combinan con vacaciones. En el no intensivo, desde enero a junio y desde septiembre a diciembre, una media de 17 días al mes.

“Por tanto, si un agente hace horas extras, motorada, feria y verano puede alcanzar los 51.000 euros; si esta retribución no le es suficiente a la UPLBA, a los portuenses sí nos lo parece”, sentencia Marina Peris.

Ante esta situación, para esta concejala popular, “queda patente que la reivindicación realizada en pleno estado de alarma el pasado 30 de abril y con la apertura a la movilidad entre las provincias andaluzas el día del inicio del dispositivo especial de seguridad de la motorada no responde al vestuario, sino a reivindicaciones de tipo laboral que conllevarían un aumento de sueldo”.

Los comentarios están cerrados.