DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

El Vaporcito de El Puerto aspira a otra ‘vida’ en tierra como museo y centro neurálgico del carnaval en el entorno de la avenida Bajamar

La asociación portuense El Vaporcito y el Ayuntamiento de El Puerto han presentado el proyecto de recuperación del vapor, hundido hace casi nueve años, como una manera de “devolver a portuenses y visitantes una de las señas de identidad del corazón de la Bahía". No volverá a navegar tras años abandonado a su suerte. La idea es convertirlo en centro de interpretación museístico que narre la propia historia de este BIC, al tiempo que aspirará a convertirse en su momento en centro neurálgico de la difusión del carnaval. Se calcula que se necesitarán unos 400.000 euros de fondos y aportaciones privadas.

Enésimo anuncio alrededor del Vaporcito de El Puerto: el emblemático Adriano III naufragaba en agosto de 2011 y desde entonces permanece abandonado en dique seco, pese a los diferentes anuncios sobre su restauración. Ahora llega uno más.

En plena crisis del coronavirus, el alcalde, Germán Beardo, acompañado de representantes de la asociación portuense El Vaporcito, y la presidenta de Autoridad Portuaria Bahía de Cádiz, Teófila Martínez, entre otros, ha dado detalles, en una convocatoria de prensa en el Bar Liba, del proyecto de recuperación del vapor, como una manera de “devolver a portuenses y visitantes uno de los distintivos más importantes de la hospitalidad turística de nuestra ciudad”.

Según se ha trasladado a DIARIO Bahía de Cádiz, el Adriano III (que además es un Bien de Interés Cultural) será restaurado para convertirse en “un centro de interpretación museístico que narre sobre sus maderas la historia y mil aventuras de este barco tan singular que ha sido emblema de la ciudad y parte importante de nuestro patrimonio”. Igualmente, aspira a convertirse en su momento en centro neurálgico de la difusión del carnaval de toda la Bahía, con la programación de festivales y certámenes “que tendrán siempre como forillo real El Vapor”.

Se integrará dentro de la recuperación de la margen derecha del Guadalete, donde se proyecta el paseo fluvial (con 3,5 millones de fondos europeos de la EDUSI), con el objetivo de acabar el aparcamiento de Pozos Dulces, contar con el parque Calderón reformado y el paseo fluvial listo. Todo ello con un aparcamiento subterráneo, zona de convivencia y zonas verdes, con espacio para un carril bici y un paseo que conecte con el proyecto de ‘Ciudad Amable’ con la zona peatonal del centro hasta llegar a la plaza de toros.

A decir del primer edil del PP, esta “gran noticia” llega “en el mejor momento”, ya que este proyecto que lidera la asociación portuense El Vaporcito “necesita de la colaboración de todos para convertirse en una realidad”. “El Puerto ha demostrado ante esta pandemia su fortaleza, su capacidad de superación, su unión para arrimar el hombro y su generosidad. Ahora más que nunca, El Puerto en la vuelta a la nueva normalidad está preparado para afrontar desde la unión y la colaboración público privada este proyecto, con ilusión y con ganas”, interpreta.

Además de agradecer el “tesón” de la asociación portuense El Vaporcito, el alcalde ha hecho lo propio con Manuel Ramos, propietario de la embarcación en ruinas, en su calidad de administrador único de Strategic Capital Trust; precisamente el pasado 13 de marzo, horas antes de que se decretara el estado de alarma en España, procedía a la donación de la motonave a la asociación.

“Secreto que ha quedado confinado hasta ahora y que significa el pistoletazo de salida para iniciar su recuperación, que se realizará a través de una escuela taller supervisada en todo momento por importantes ingenieros del mundo náutico para que el barco pueda visitarse en el Guadalete lo antes posible”, ha anotado Beardo.

“NO VOLVERÁ A NAVEGAR”

De este modo, no volverá a navegar, “porque el paso de los años en el varadero Guadalete no ha dado tregua”, pero se reconstruirá sobre su quilla “y sobre algunos de los elementos que han superado el abandono a la intemperie”. Se calcula que esta recuperación supondrá unos 400.000 euros que se quieren sacar de fondos y aportaciones privadas.

Al respecto, la asociación que ya es dueña del Adriano III, que tiene por objeto social potenciar culturalmente la existencia e historia de El Vaporcito, la recuperación del barco y la organización de actos y eventos culturales, ha estado durante años recopilando elementos importantes de este BIC (salvavidas, cuadros, imágenes…) que se complementarán con la donación, que incluye los libros de navegación, el rótulo original del barco, la placa que lo declaraba como Bien de Interés Cultural, los últimos billetes, entre una larga lista de reliquias de este singular transporte marítimo de la Bahía, que pasarán a formar parte de los fondos museísticos.

A partir de ahora, Beardo está convencido de que tanto la asociación como el Ayuntamiento, la APBC, Capitanía Marítima de Cádiz y la consejería de Cultura “trabajarán de la mano para sumar esfuerzos y materializar cuanto antes este proyecto”.

Una de las iniciativas programadas para recaudar fondos para el proyecto se aplaza al verano de 2021 (el festival Recuperemos El Vaporcito, contando con artistas portuenses y del mundo del carnaval que han cantado al Adriano III, contribuyendo con sus coplas a hacerlo inmortal). Del mismo modo, ya se trabaja en otras acciones que se irán desarrollando para darle viabilidad económica a esta nueva ‘vida’ para la motonave.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.