DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004
publicidad
publicidad

Alcances: ‘Pelucas’, contra la desesperanza


CRÍTICA. Con la película ‘Pelucas’ del gaditano José Manuel Serrano Cueto se inició el sábado 6 de septiembre en el Gran Teatro Falla la 46 Muestra Cinematográfica del Atlántico, Alcances, dedicada una edición más al cine documental, que se celebra toda la semana en Cádiz. Un corto con mensaje que aborda la superación de las dificultades y consecuencias del tratamiento del cáncer en la mujer.

Pelucas es un corto con mensaje y que tiene conexiones con el cine documental por la temática que expone: la superación de las dificultades y consecuencias del tratamiento del cáncer en la mujer. La historia se desarrolla en el interior de un camerino y en el lapso de tiempo de dos horas que transcurre entre el final de la función de teatro y una gala. Tras la representación teatral de Lisístrata, la actriz María Fornell retoma su propio personaje de mujer enferma de cáncer, sin pelo por la quimioterapia, pero no quiere asistir a la gala de esa noche, donde le entregarán un premio por su trabajo. Su novia y maquilladora, Silvia consigue que María sonría y sea capaz de enfrentarse a ella misma y mostrarse al mundo tal cual es.

Pelucas tiene sus raíces en el homenaje particular de José Manuel Serrano Cueto a su mujer –murió el año pasado víctima del cáncer- y en la voluntad compartida por ambos de lanzar un mensaje positivo a la sociedad en relación con esta enfermedad. En ese sentido -“nos gustaría que este corto se utilizara como herramienta, lanzar nuestro granito de arena en la lucha contra el cáncer y cómo intentar afrontarlo”- recogemos la voluntad de difusión y les proponemos que visionen el corto en www.cortometrajepelucas.com. Recomendamos que lean la preciosa dedicatoria con la que el cineasta cierra el final de los créditos.

Hay en Pelucas dos narraciones diferentes, la del ingenio y corazón que María pone para conseguir dibujar una sonrisa en los labios de María, con la moraleja consecuente en la que habría que anotar las diferentes formas de materializarse una pareja, y otra narración invisible, construida con signos dispersos que conforman el sustrato que alimenta su mensaje. Es ahí donde se maneja con más inteligencia cinematográfica el cineasta gaditano, porque la primera narración se produce con altibajos, con mucha dosis de teatralidad y ficción en el diálogo de las dos mujeres.

Las pelucas son el signo catalizador del mensaje en la segunda narración virtual; un signo que conecta sin dificultad al público con el cáncer y sus consecuencias, aunque precisa la mención explícita a la enfermedad que surge en el diálogo entre Silvia y María, para que el espectador no se disperse hacia una mera mudanza de atuendo. Un magnífico primer plano con los ojos llorosos de la actriz y la dureza que transmite la retirada de sus cejas en el desmaquillaje son otros hitos del emotivo relato que realiza Serrano Cueto.

La acción se ubica casi por completo en un camerino preparando al espectador hacia el recogimiento, intimidad y delicadeza con que se muestra a la actriz enferma. Sin embargo, hay amplitud en la mirada, que no acota los espacios ni en los momentos en que el camerino está ocupado por las dos actrices. El espejo y las numerosas luminarias que lo rodean son el antídoto a la opresión y un nuevo signo del espíritu abierto y positivo con que se aborda el tema que se desvela al público.

Desde mi punto de vista el final es redundante, dudo si prescindible, aunque da paso a otro recurso que dan vigor al mensaje lanzado con esta breve película: la canción de despedida Contentos, llena de esperanza y positivismo –“borra si es que puedes mi sonrisa en la cara”-. A excepción de esta canción, la película se apoya musicalmente en la obra homónima compuesta por la hermana del cineasta que refuerza con sus notas pianísticas el ambiente de intimidad, emoción y delicadeza en el que se desarrolla todo. DIARIO Bahía de Cádiz


FICHA:

Alcances 46ª edición de la Muestra Cinematográfica del Atlántico. Sesión inaugural.
Pelucas. Guionista y director: José Manuel Serrano Cueto. Intérpretes: Lola Marceli (María), Cuca Escribano (Silvia). Productores: Rafael Linares y Eva P. Fernández. Jefas de producción: Sara Súñez y Esther Vivas. Ayudante de dirección: Juanma Díaz-Lima. Maquillaje: Sylvie Imbert. Vestuario: Yvonne Blake. Director de fotografía: Jacobo Vázquez-Dodero. Música: Dolores Serrano Cueto.
Lugar y día: Gran Teatro Falla, Cádiz, 6 de setiembre de 2014.