DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Chiclana ‘alcanzó’ los 228.000 habitantes en agosto, más que en 2019

Los cálculos de población estimada en Chiclana durante este raro verano de 2020 recién concluido han sido muy similares a los del pasado año, y sitúan de nuevo a la ciudad (con unos 85.000 empadronados) en niveles de basura generada superiores a ciudades de 200.000 habitantes. Aunque han descendido los residuos por parte de los hoteles, han aumentado en el extrarradio, segundas residencias y en el casco urbano.

Los cálculos de población estimada en Chiclana durante este raro verano de 2020 recién concluido han sido muy similares a los del pasado año, y sitúan de nuevo a la ciudad (con unos 85.000 empadronados) en niveles de basura generada superiores a ciudades de 200.000 habitantes. Los datos de residuos llevados al vertedero de Miramundo permiten realizar la extrapolación del número de personas a la que correspondería el volumen de basura generada.

La población flotante sumada a la permanente se ha equiparado en agosto a la de una ciudad de 227.705 habitantes, debido a que la recogida se ha incrementado en 41.960 kilogramos, un 0,6% con respecto a 2019, situándose en términos absolutos en 7.024.240 kilos. Ello permite en la simulación del número de habitantes tasar el incremento en 1.360 personas con respecto al agosto precedente. De este modo, este agosto y pese a la pandemia del coronavirus, es el segundo mes con cifras más altas de recogida de residuos de los últimos nueve años, sólo superado por 2018.

En julio, sin embargo, la estimación de personas en función de los residuos se ha situado en 221.526 habitantes, lo que ha supuesto una disminución aproximada de 7.217 personas en la comparación interanual. Durante el primer mes completo de temporada alta se recogieron 6.763.340 kilos de basura. En términos absolutos, 220.340 kilos menos y en porcentaje un 3,2% menos. No obstante, este mes es el tercero con mayores cifras de residuos generado de los últimos nueve años, situándose por delante 2019 y 2017.

Estas conclusiones, se anota en la nota remitida a DIARIO Bahía de Cádiz, también se perciben en cuanto a compra de agua al Consorcio de Aguas de la Zona Gaditana, puesto que a lo largo del mes de agosto se adquirió un total de 919.668 metros cúbicos, lo que supone 81.000 metros cúbicos y un 10% más que hace uno año; mientras que en julio se compró 914.749 metros cúbicos, es decir, un 11% más que ese mes del año pasado.

Esta estimación de población se realiza según los criterios del Plan Director Territorial de Residuos No Peligrosos de Andalucía, a los que se les aplican los parámetros de corrección necesarios para adaptarlos a la dinámica de generación y recuperación de residuos actual en un municipio turístico-costero como Chiclana, lo que permite extraer la aproximación poblacional especificada.

MENOS BASURA EN HOTELES, MÁS EN SEGUNDAS RESIDENCIAS

El concejal de Medio Ambiente, Roberto Palmero, valora estos datos afirmando que, “desde el punto de vista de la recogida de residuos, ha sido un verano muy intenso”.

“Es cierto que se ha constatado una disminución de la recogida en los hoteles, pero por el contrario ha habido que emplearse a fondo en núcleos de poblaciones del extrarradio, donde muchas personas tienen segundas residencias o inmuebles en alquiler. En estos puntos, el volumen fue sensiblemente superior a la experimentada en año anteriores”, concreta.

Palmero ha incidido además en un aspecto a tener en cuenta en la dinámica poblacional, como es que “este año también ha sido menor el número de personas de la localidad que ha viajado a otros destinos. Lo que supone que la recogida de basura también haya experimentado un crecimiento en el casco urbano y esta circunstancia tiene tu reflejo en los datos de población estimada”.

Finalmente, este edil de IU ha apelado a la “concienciación ciudadana para hacer un buen uso de los contenedores de recogida de residuos y selectiva, porque de ello depende en gran medida que funcione correctamente el servicio”.

“Nos encontramos en pleno mes de agosto con contenedores llenos de restos de poda o enseres que pueden llevarse perfectamente a las áreas de reciclaje. Ello impide que los ciudadanos dejen sus bolsas en el interior, al encontrarlos colmados. Como también es habitual que cualquiera deje los muebles junto a los contenedores, cuando puede llamar para que vengan a recogerlos gratis. Es básicamente una cuestión de solidaridad ciudadana y de sentido común”, se queja.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.