DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

publicidad

FOTO: DIARIO Bahía de Cádiz

La vida es hoy, la vida no es mañana

Última función de cuartos de final del COAC 2018 en sábado y con público algo patoso. Y un menú consistente, sobresaliendo el coro del trío Procopio, García Argüez y Tino Tovar, ‘Tiempos modernos’, confirmando las inmejorables sensaciones de prelis… “que este mundo es de la gente”. Y manteniendo el nivel, las comparsas de Kike Remolino y de Iván Romero, y las chirigotas del Selu y del Canijo.

DÍA 25 (6ª CUARTOS DE FINAL).

Cuando una pareja con pinta extraviada, a cincuenta metros del Falla te pregunta dónde está el Falla, caes, entre otras cositas filosóficas, en que no vas camino a los Goya. Que sí, que esta noche son los Goya, con su rima y todo. Pero no hay competencia que valga, que antes tenía cogida la fecha la sexta y última sesión de cuartos de final de Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas de Cádiz (el COAC 2018). ¡Ah!, como una olla.

Sábado sabadete, con público algo patoso y protagonista. Y un menú consistente, sobresaliendo el coro del trío Procopio, García Argüez y Tino Tovar, ‘Tiempos modernos’, confirmando las inmejorables sensaciones de prelis… “que este mundo es de la gente”. Y manteniendo el nivel, las comparsas de Kike Remolino y de Iván Romero, y las chirigotas del Selu y del Canijo.

El tontito de las banderitas y el señor mongolo (de Mongolia), nuestros colaboradores más… más, tienen casi tanta molondra como el muñeco de los Goya. Llevan veinticinco noches pisando alfombra roja, la del Falla, y nadie les ha hecho ni una mísera afoto, ni de carné. Ya te vale. Maripili dale a la palanca y que ruede y ruede y ruede este cronicón alérgico al twitti cuesta abajo, sin tope… Pero antes, aquí debiera aparecer la publi del Yuntamiento de Cádi. Como el tren, está soterrada, ¿no?.

publicidad

‘LAS MIL Y UNA HISTORIAS’, BUTIFARRA

Las 20.36 horas. Arriba esas copichuelas… “me voy metiendo entre caminos de tinta, páginas entre las que soy protagonista, abre la mente y vive… la magia depende de ti, vente junto a mí, la historia depende de ti…”. Entra sin llamar. Con el carné de la biblioteca, en todo caso. O con vente leuros como poco si te quieres comprar el librito. Un primer tango defendiendo la libertad de expresión carnavalera, aunque con límites… “hace cuarenta años las fiestas típicas gaditanas se enterraron, ni la dictadura pudo con mi gente, que aquí no nos calla nadie, si no pregunta a Napoleón… así lucha el pueblo de Cádiz, levantando la voz desde el Teatro Falla, nuestra manera de protestar… pero no hagamos de nuestra libertades, un corral en el que todo cabe, guarda lo chabacano y el insulto que no todo vale”. Se puede estar de acuerdo, o no. Un bastinaso oportuno y saleroso nunca está de más, opina el señor mongolo (de Mongolia). Y avergonzado con el aporellos el otro tango, muy razonable y en línea con lo que cantaran días atrás los Carapapas… “vámonos a la calle a manifestarnos, llévate la bandera para que veas que eres español… y déjate la garganta por la defensa de la nación… déjate de hipocresía y sal a la calle a meterle caña, a este gobierno podrido que es el que está separando España”. Al tontito de las banderitas le van a reventar el negocio, verá. En los cupleses, uno que sólo compra en internet, y te vienen de China envueltos el Puigdemont y el Junqueras, ajá; y otro con poco pelo, y luciendo almorranas en la coronilla… Pa decirte que te quiero. En el popurrí, entre novelas, alguna novedad como la de Sherlock Holmes, y otras medio repes de clasificatorias… “otro capítulo acabado, nos quedan mil historias más, queda tanto por leer…”. Buen corito, aspirando a una paguita del plan de fomento de la lectura; si existe, que conociendo este país, lo dudo. Para qué leer, si te lo puedes comer, con los ojos.

‘CAZASONRISAS’, KIWI

Y “para apoyar y fomentar la cantera del carnaval gaditano, además de recompensar el esfuerzo realizado por tener un repertorio digno”, esta noche toca babear con los sones del dos por cuatro del coro primer premio de juveniles, ‘Cazasonrisas’. Apayasado ese tipo. Coro que vale por dos. Un tango en el que el niño empieza a ser consciente… “gracias por llevarme al cole cada mañana… los abuelos son los verdaderos cazasonrisas”. “Que no se muera nuestra cantera”, reclama otra letrilla, animando los chavales a subirse a estas tablas. Qué medicina mejor no hay, que cantar coplas cada año a mi Cái. Carcajada de chimpún. Y los monos de la prensa, tomamos nota de lo que nos perdemos en horario de tarde… El jurao les premia con un diez. Mejón que alguno de adulto, se cuchillea por el foso de los leones.

‘NI LOS BUENOS SON TAN BUENOS, NI LOS MALOS SON TAN MALOS’, PATATAS DE CONIL

Ya asoma el Iván Romero, descalzo, mandándote a Punta Cana o al mamaero… “yo soy el principio del fin, el final del camino, el que decide por ti, el que elegirá tu destino… yo soy el que te va a mandar para el cielo o el infierno, que el cielo no es un regalo ni el infierno un castigo, es la consecuencia de lo vivido…”. La comparsita, con su dosis cuartetera, que te recuerda que entre el negro y el blanco, están los grises. Un pasodoble a los carajotes que se pelean con el fútbol como excusa, centrándose en aficionados cadistas y sevillistas… “un odio que ya no nos representa… y to aquel que no comprenda que somos almas gemelas, que no pise más tu suelo, ni en la Campana, ni en el Carranza ni el Falla”. Y sin piedad y emoshión contra los tijeretazos de la Junta… “Cádiz tiene una puerta, por donde pasamos to los gaditanos, la Puerta del Mar, alegría y penas, reír y llorar… la puerta de la gloria y de la vida, donde a veces despedimos y damos bienvenidas… ya cumplió cuarenta años, un hospital que resiste a base de desengaños… es la falta de inversiones, de interés y de vergüenza, las que hacen que se conviertan en las puertas del infierno”. Cupleses por la misma senda. En el primero, una maestra denunciada por tener sexo con sus alumnos… “y si fuera mi profesora, yo todavía estaba estudiando”, jeje; y con niños en casa, ya ni sexo ni pelis de pelo… “po la próxima macoca cae con Dora la exploradora”, jeje. Me da igual a dónde vaya, siempre que vaya contigo. Un canto a exprimir el momento, sin perder vida planificando lo que vendrá, porque quizá ni llegue, en el popu, delicioso… “vive la vida como si el último día fuera el día de mañana, no te guardes un te quiero no lo dejes pa mañana, no te quedes con las ganas”. El tontito de las banderitas se queda meditabundo. El señor mongolo (de Mongolia) sobrevive anclado en el pasado, no ves lo rancio que es. ¡Os quiero tela! He dicho.

‘GRUPO DE GUASA’, MERO HECHO

Naciones Hundidas, reconcentradas en el Falla. “El mundo ya no tiene miedo, desde que estamos nosotros aquí, pero no se vayáis a confiar, porque a veces se nos cruzan los cables y podemos formar… una tercera guerra mundial… somos los dirigentes que ha elegido la gente… es que nos peleamos por tonterías”. El Kichi de Nueva York, y el resto de presidentes-caricaturas mundiales, ante vos. ¿Quién está diciendo? ¿Quién está diciendo? Una primera letra rondando el tema del espionaje, siempre con la ironía por bandera…. “todos los satélites son para dar fúrbo no para espiaros, no ni ná…”. El público, a contra pie. Y a la libertad de expresión, el otro pasodoble…, “cuándo se ha visto que un medio sea manipulado por un presidente, no ni ná… hemos decidío que la prensa no se maltrate, todos los periódicos deben ser protegidos porque si no… a ver qué usamos cuando se acabe el papel del váter”. Con segundas, y terceras. Extraordinario. Las prácticas de los estudiantes de políticas, en Soto del Real, “allí están los mejores”, dice un cuplesito. En el otro, no vea cómo está de mosquea la Teresa Campos, con lo que come la Terelu… Y pim pam pum, qué de guerras por tos laos, le quitan a uno las ganas de poner el telediario a la hora de comer. El popurrí bordea el ingenio golpe a golpe, casi sin hacer ruido y sin perseguir la carcajada, más bien la sonrisa global… “no temerle al fin del mundo, temerle a fin de mes… Todo para conseguir la paz”. Material exportable, confirma el tontito de las banderitas. El señor mongolo (de Mongolia) es más de importar, se importa unas raciones de ensaladilla, que pa él quedan.

‘LOS CAMPANEROS’, GUACAMOLE

Tolón tolón tolón tolón. Si te despistas se asoma el jorobao de Notre Dame… no no, es el Kike Remolino… “qué suene, qué suene… levanta, levanta, agárrate a la vida… y si por incendio tengo que tocar, que sea porque hay fuego en nuestra cama… el campanerooooo”. La soledad de una madre en un primer pasodoble en plan drama del día a día… “perdona vecina, quiero disculparme por si molestaron con tanto ruido, tres niños en la casa, usted ya me entiende… vivo sola, y mis hijos de visita sólo vienen a principios de mes porque les conviene… tus problemas, son música en mis oídos”.  Y otro asunto doméstico en el siguiente, igualmente con su diálogo adherido, que se revuelve para despistarte y que te pienses cualquier cosa de esta mujer… “otra vez me toca, me dispongo a hacerlo y de nuevo siento miradas clavadas… en mi cuerpo y en mis ideales, ahí mando yo… es mi vida, la señal más grande de cariño, sigue mirando, cómo le doy el pecho a mi niño”. Tolón tolón. Reconocen que no han visto Juego de Tronos, en un cuplé,… “pa eso me como dos tripis y me ahorro to las temporadas”; y un segundo, por el Cádi, que ha cambiado radicalmente con el gafa, Álvaro Cervera, y que ya te lo vez jugando la champions… Tú también te has comido unos tripis… David Barral se acaba de hacer amigo en twitti de la comparsa, aprovechando que se ha quedado en casita y no ha viajado a Tarragona. Cádiz dime lo que tienes, que hasta las campanas me desafinan. Dan dan dan dan dan dan… campanas de gloria en ese pupurrí de altura… “en Cádiz cuando llegan los carnavales, sólo suena la alegría, y si suena tan bonito sus calles y sus barrios… qué hago yo en el campanario”. Po baja pa abajo, shavea, les insta el tontito de las banderitas, con sentido común. El señor mongolo (de Mongolia) sigue flipando con el Tubular Bells, del Mike Oldfield. Tú no ere de Cádi.

‘¡QUÉ CALÓ!’, SOPA

¿Te gustan los chichos?, ¿sí?, pos tengo un poquito pa ti… El Canijo más agitanao sube a las tablas, apatriarcando la ciudad, sin fregoneta… “el caló llegó, señores, el caló llegó, caballeros, el caló llegó en febrero…”. Ríete conmigo, pero no de mí. Subraya eso con el fluorescente. Qué palabro. Tirititrán. Madre, hijo y móvil, juntos en el primer pasodoble, y la mujer hablando pa ná, escena tan habitual… “hace unos días que he ido a ver a mi mare, porque soy el remedio pa to sus males… po acuérdate de este momento, y nunca olvides tesoro, que un día llegará, tú madre no estarás, y hablarás tú solo”. ¿Y no decían que el Bienvenido no sonaba este año? Lamentando el abandono de los mayores, en la otra letrilla, que se desvía hacia otro abandonado a su suerte, “mi Teatro Pemán, no sabe ni dónde están… está tan callado y tan muerto, ay Pemán de mis amores, el parque Genovés al ver tu palidez, te ha llenao de flores”. Más que flores, jaramagos, apuntilla el tontito de las banderitas. En la tanda de cuplés, el Julián Muñoz, y “no te preocupes si la policía al Rocío ir no te deja”, dónde estás puedes seguir practicando lo de saltar la reja; y un homosesuá, un café decorao, “y a ver si se cree que lo que quiero es un carahijo largo y caliente”, iiiiínn. ¿Y los que roban son los gitanos?, jí, jí, jí. “Desde el mundo del carnaval, el carnaval le dice al mundo cómo es él, por eso pinto mi cara, por eso cambio de piel, el carnaval le dice al mundo cómo es él”, dictamina el final de popurrí, lo más de un remate de repertorio brazo gitano, priiiimoooo. El señor mongolo (de Mongolia) insiste: “me voy a comprar un autobús pa pasarme la vida, en los asientos de atrás, ayyy que alegría, ayy lerelé”. Deja de menearte a lo Fary y saca el bocadillo de lomo embuchao. Dame pan, primo, dame pan.

‘TIEMPOS MODERNOS’, PAVO RELLENO

Y, con eco eco, reabre función el coro piramidal de Procopio, con letra del Chapa, música del Tino, y Charló esclavizao por la industrialización y el capitalismo. Ponga unos instrumentos de viento en su vida, y ya está firme el tontito de las banderitas… “Aquí están otro día los currantes, los vasallos del señor, los que mueven to las piezas del motor, los que saben que se van a ir al caraho cuando llegue la deslocalización, los que llegan a su casa pa la cena, pero luego llegan justo a fin de mes… bienvenido al sistema más enfermo, al siglo veintiuno, a los tiempos modernos”. Es como mu grande ese holaquéhay. Versos hechos tango-esencia, con Cádi mu dentro y encadenando palabros… “dentro de mi mente hay una muralla y hay una escollera que lleva a una playa… Cádiz de mi sangre, de mi alegría y de mis lamentos, no puedo llevarte yo más adentro”. Y vaya, otro letrón para ir encargándole un marco… “el doce de octubre y a media mañana, desfila Castilla por la Castellana… la España viejuna, la España más rancia, si ese es mi país, yo reniego de él, esa gente a mí no me representa, asco y vergüenza, y es que es pa pedirle la independencia”. El señor mongolo (de Mongolia) asiente en modo repeat, se siente acompañado. ¿Nos separtamos juntos? La Teo quiere volver a la Alcaldía y trata de ser todavía más gadita, en un cupletillo; y er Kichi, y su gran corazón, “y oreja”, en el otro, que acaba enchampelao con el primero. Eo eo. Ya estamos hartos de todo, esto parece un coro. El popu casi, o sin casi, como panegírico por la gente normal y corriente, tu prima, tu hermano, tu amigo, el panadero, el butanero, la funcionaria, el parado, la gente que mueve el mundo, y sufre el liberalismo salvaje… “que este mundo es de la gente, que este mundo es de la gente”. Guuaaaaa. De mojar bragas esas cuartetas del “explótame explótame explótame y verás, como un día voy a explotar…; su mundo, tu mundo… decide tú cuál, su mundo o el nuestro, porque un mundo es mentira, pero el otro es verdad”. Odio eterno a los tiempos modernos. Muero con estos tiempos modernos. Y con los que dicen y no sólo te riegan de papelillos.

‘LOS ZINCALÉ’, GARBANZOS

“Y sin querer llegué a tu mar, un gitano forastero, cansado de caminar… déjame en el barrio Santa María, el refugio, mi casa que tú me regalarías, me queo pa to la víaaaa”. Aparcada la caravana de estos zincalé del Fali Mosquera. Enfermedades raras copando un pasodoble de comparsa comparsa… “al gobierno les cuesta muy caras, y no hacen nada, no hacen nada… como estos pacientes son muy pocos, no dan dinero y no interesan…”. Si los políticos de este país devolvieran un poquito de to lo que han robao, muchos de estos enfermos ya se habría curao, interpreta esa letra. Y conectando noes en el siguiente pasodoble, los que te dicen de enano, y los que te dice una mujer cuando no quiere tema… “no le grites a papá y mamá, no te subas encima del sofá… no me seas malo, no me seas malo… no logro comprender, por qué no se le hace caso a una mujer cuando su no sale de su corazón, y te dice que no… maldita sea, que no sólo son dos letras, y siguen sin enterarse”. Con pasión desbordada esos remates, más de lo recomendable, insinúa el señor mongolo (de Mongolia). Cái también es gitana. Los cuplés son dos. Cái también es gitana, que jíii. Un poco de romero en un popurrí muy de Santa María, muy zincalé. El tontito de las banderitas se ha quedado con la copla: no es no.

‘LAS PINCHAPELOTAS’, ALMÓNDIGAS CASERAS

Momento marujas. Falla, deja de dar porculo con la pelotita. Un pasodoble de museo… “en la calle Sacramento, corazón de la ciudad, una torre vigilaba lo que entraba por el mar, y era torre de un palacio… y ahora se le devolverá la vida, y el palacio de Recaño será el museo del carnaval gaditano… para mostrarle al que venga, que el carnaval de esta tierra es de Cádiz y para el mundo entero”. A ver si llega ese día, y quién pone el dinerito. Una casa-cárcel, en la otra letrilla, que mira tanto al Yuntamiento como a la Junta… “vive arriba y está sola, y como ya está mayor, nunca sale del portón… saldrá sólo de casa en su caja de madera… cuántas personas mayores, esclavas de sus dolores, no pueden ni levantarse”. La pastillita azul brota en el primer cuplé, “la picha no hubo manera, pero a Manolo lo dejó tieso”. Y bien alimentado el otro. Y a ver quién tiene cohone, de pegar aquí un pelotaso. El popurrit pinchao y pelotero. El tontito de las banderitas analiza sintácticamente aquello de “prohibido todo juego de pelotas”. El señor mongolo (de Mongolia) cree que es el cartel más triste y aciago del mondo redondo.

‘LOS INCONTROLABLES’, CARNE A LA BRASA

Esto está que arde, vocean desde la oscuridad ante la última última última de los cuartos de final, y de esta nochesita de cuchillos largos, más tópico no lo hay. Sí me merezco un babushaso. Y dale… “sileeeeeencio, un rotundo silencio… el verde ha tornado a negro, la vida se consumió, sólo queda el desconsuelo de otra herida que hace el hombre provocando un daño inmenso…”. Un incendio forestal, cantado. Hay quienes dedican un pasodoble a la madre y otros al padre. Esta comparsa hace un dos por uno, hablándole a un adolescente… “escucha que yo hace poco tiempo también fui rebelde,  y sé muy bien cuál es tu lucha… ni te imaginas todo lo que te espera… son tus padres, como dos pilares, que pelearán contigo cualquier batalla… y cuándo pelees con ellos por tonterías, recuerda que yo quería ser mayor para que me dejaran, y ahora le pido al cielo que no se me vayan”. Corazones y corazones, en una segunda letra multicolor y solidaria… blancos, rojos, verdes, morados, negros, rosas, pastel, azules, de oro y de plata… “colores son de colores, todos bonitos, pero hay uno que es más bonito, el más bello y de más valía, es ese que se dona y salva una vida”. Un cuplé sombradegrey, fallido. Con lo caro que es un cerrajero veinticuatro horas. Y otro cuplé mu fan de “Justin no vive, Justin no vive”, afú. No le eches más leña al fuego, que me vuelvo incontrolable. A fuego vivo ese popurrí calientito… “si amas la vida, no debes dejarme ser fuego, incontrolableeeeeee”. Incontrolables están ya el tontito de las banderitas y el señor mongolo (de Mongolia), que mañana no hay cole. Dejad quieto el mecherito…

Las 02.39 horas. Baja el telón. Baja del todo. Tontito de las banderitas, señor mongolo (de Mongolia), qué nervios, ¿no?, que dentro de una hora baja, también, el jurao, sieso, y dice aquello de tú pasa tú no pasa, sin bulla, ehhh, sin bulla. Pero eso es otra noticia. Nosotros pasamos seguro, con descanso o sin descanso, llueva o no llueva. Pasando de todo, hasta de los Goya y de la Isabel Coixet y sus tres estatuillas a mejor película, dirección y guión adaptado, ¿pero tiene algún primero de comparsas?, ehh ehh; pasando de todo, de todo, menos de la frase célebre tonificante, ideal para tener un buen cutis: “un comienzo no desaparece nunca, ni siquiera con un final”, dicen que dijo Harry Mulisch, el escritor neerlandés. ¿Comenzamos?, iii aaaroooo DIARIO Bahía de Cádiz Dany Rodway

INFORMACIÓN CARNAVALESCA RELACIONADA

· Los PUNTOS del Jurado ‘poco oficiá’, AQUÍ
· Todas las crónicas del COAC 2018, AQUÍ
· Las FOTOS del COAC 2018, AQUÍ
· El ORDEN DE ACTUACIÓN de las semifinales, AQUÍ
· También estamos en FACEBOOK y TWITTER, ¿te sumas?






Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.