DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

publicidad

Comparsa: ‘La gaditaníssima’

PASE DE LA GRAN FINAL

Y bingo, parecía que no llegaría este momento, pero sí: la ultimimíssssima ya camino del alba, aguja de oro para el canalsú y premio copas, digo, coplas para Andalucía de la Junta y la Sociación de Autores. ‘La gaditaníssima’ del Juancarlo: evocadme aquel remate de ‘Araka la kana’ de 2007, chavaleh…, “yo quisiera cantar la más bella canción que ningún trovador te cantará jamás… que si el mundo es un desastre, Cádiz resiste… y tú resistirás llena de juventud, llena de carnaval, mientras seas la cuna de la libertad, y tú resistiráaaaaaas”. El drama de la inmigración y muertes en el Mediterráneo, mientras Europa mira a otro lado, para un pasodoble, apelando a las conciencias… “en el mar Mediterráneo está Neptuno a saciar su hambre voraz de hombres negros, no le importan sus huesos, sus vientres, ni el crujir de los dientes con sus últimos besos… pobre del pobre que espera que nuestras fronteras se abran a ellos, que están con el agua al cuello, porque la tierra es el reino del primero que llegó, y como yo llegué primero pues en el reino de los cielos, que allí te recoja dios… y aunque resulta elegante que tu corazón se ablande con la solidaridad, cuando llega la verdad un caraho así de grande… que nacer sólo es decisión del destino, pero luego tú decides si las puertas abrimos o la seguimos cerrando por seguridad, aunque nos llamen asesinos”. Y la alegría como el motor de Cádi… “en la Tacita de Plata se desata cada día, una marea que es un temporal que inunda de sal la Bahía, la gente la llama la alegría en presente y en plural… es un séptimo sentido que tiene prohibido el gemido y el llanto, que colorea el espanto de la lastima a la pena, la pobreza y el dolor, enterrada con arena, y en sus calles sólo suenan la sirena del humor… y aunque el mundo tiene poca, aquí brota un manantial… por eso en esta ciudad la gente se vuelve loca, la alegría es la reina de nuestra Tacita… y no hay otro gobierno porque al ser infinita ni los malditos dineros ni el reino de dios, en Cádiz no se necesitan”. Sonríe, fiscal, sonríe… En un cupletillo, el propio cabesa se ríe de si mismo, “Juan Carlos llegó el otro día pidiendo dinero con la excusa de que necesitaría, inspirarse en un país como Turquía… déjate el pelo largo, así no se te nota, el peaso de babushaso que te has llevado con la chirigota”, jeje; y toquetaso a Podemos, mirando al Kichi y las municipales, “que mejor que con el PSOE, que pacte con Bienvenido”. No tengo bandera ni tengo balcón, ni tengo vergüenza ni tengo perdón, pero tengo los carnavales pa que no se pare mi corazón. “Y no es patrimonio de la humanidad… ay mi libertad, que ningún gobierno mierda me la va a quitar…”. Na, na que el popurrinaso gaditanísssssimo ya te lo sabes, asín que, ¡que bonito está mi Cádi, que bonita mi ciudad!…

(extracto de la crónica de la gran final del COAC 2019, AQUÍ)


PASE DE SEMIFINAL

Momento salao, humedo y gaditanísimo, que empalma, nunca mejón dicho, con la torre de preferencia de La gaditaníssima. Iguá iguá que los Chele Vara, pero en modo cursi-comparsa arlequinada, con retales de carteles de carnavales pasados… “si el mundo es un desastre, Cádiz resiste… tú resistirás llena de juventud, llena de carnaval, mientras seas la cuuuna de la libertad, y tú resistiraaaaaaás”. Cádi se lleva otro piropo superlativo, ayy… “cuando nace un gaditano, nace un claro de la luna, que se bautiza con agua del mar, bendita de sal y de espuma, Tacita de Plata es su cuna, y su nana carnaval…  cuando nace un gaditano estalla el milagro de la primavera, sea la estación que sea, y los astros se alinean deteniendo el temporal, para que el mundo florezca y cada día parezca sábado de carnaval… cuando una gaditana agiganta su vientre, le corona su alma tal estrella de oriente, que hasta los dioses quisieran volver a nacer, y ser de Cádiz para siempre”. Potito. Y ya escucho al fiscal entre dientes con aquello de “cuando nace un gaditano bajan los dioses romanos a la Caleta”, del Luis Rivero. Entre gaditanos anda el juego. Y ¿un poco de yesterday?, ouuu yeaah, veinte años después, todo a peor… “cuando en su lecho de muerte el siglo XX se marchaba, vino a cantarle su critico adiós un hippie… con su manera de hablar, su libertad y su canto, hizo con el carnaval que alguien siguiera soñando… ay si hubiera sabido aquella chirigota, que la nueva derrota venía en camino, esta globalización que en el nombre del mercado, ha convertido en esclavo a toda una generación… y se marchó el siglo XX pero llegó el XXI, con el hambre, la matanza y el progreso hecho venganza contra tanta humanidad… lástima de escuchar aquellos pasodobles, veinte años más tarde, veinte veces más pobre, y que me siga valiendo aquel mismo final, me da vergüenza ser un hombre”. Bastinaso de autohomenaje, aunque sea con la pena de que el futuro ya presente no es mejor que pasado. Cupleses juancarlistas… “yo tengo un bareto en mi barrio y vino Chicote… si aquí quieres comer algo sin caducar, cómeme el cipote”; y un facha en el segundo en el mismo El Ejido, “tanta marihuana no me cabía en la jardinera”. No tengo bandera ni tengo balcón, ni tengo vergüenza ni tengo perdón, pero tengo los carnavales pa que no se pare mi corazón. El popurrinaso ya te lo sabes, primo, ajín que… “y no es patrimonio de la humanidad… que levante la mano la guitarra… es gaditanísima la mala educación del levante, el librarnos del mal llorando por los rincones mientras cantamos nuestras canciones de carna…. gaditanísima”. ¿La gaviota lleva un cangrejo moro en el pico? El fiscal, y su mundo interior, si dijera lo que piensa…

(extracto de la crónica diaria de la 3ª semifinal del COAC 2019, AQUÍ)


PASE DE CUARTOS DE FINAL

De la Caleta a la Alameda. Amanecen estos pierrots del Juancarlo, a cantarte poco a poco, Cádi… “yo quisiera cantar, dándote el corazón, y en tus calles antiguas echarlo a rodar… que si el mundo es un desastre, Cádiz resiste… y si algún día la alegría te abandona y los otros pueblos lloran, Cádiz resiste, si el dinero no vuelve, si dios juega al despiste, aquí se puede, Cádiz resiste… y tú que de la pena inventaste una canción interminable… tú resistirás llena de juventud, llena de carnaval, mientras seas la cuna de la libertaaaaad”. Todo masticaíto. Que no te implosione la cabesa. Que lo digieras a la primera. También me vale. Enorme grito de sensatez contra la imbecilidad posmoderna en ese primer pasodoble… “no me sale de los huevos que los nuevos puritanos, se asusten de lo que van a escuchar en el carnaval gaditano, quizá se les haya olvidado que esto es el carnaval, la voz de mi pueblo, explosión de pasión y veneno, que se pone de frente y canta de pie, sin permiso de usted… son los verdugos primeros que me quieren fusilar… a los nuevos fascistas del mundo moderno, que quieren callar al pueblo, a ver si sacan a Franco de su panteón y allí se entierran ellos”. No caben todos, me da a mi. Y sobrevolando el asunto de las polémicas corbetas para Arabia Saudí en la otra letrilla que exculpa al currante que sólo buscan sobrevivir… “mientras nadan los Borbones en millones con turbantes y se forran los fabricantes de la bomba nacional… mientras que la gente sabe que los jeques compran sus muertos, no le digas a un obrero que sus barcos que son el pan de cada día, se pagan con bombardeos o se cierra la Bahía… que a un obrero quieran cargar su conciencia… ustedes no tienen vergüenza”. Un cuplé cuplé fumao viendo fúrbol en su pantallón LG… “mi mujer es de las que pasa por delante…”; y “según dice el New York Times, la ciudad es una delicia para el visitante, ojalá que vengan con levante…”, jeje. Y como no cambia el mundo, hago del mundo mi patria… no tengo bandera ni tengo balcón, ni tengo vergüenza y ni tengo perdón…. pero tengo mis carnavales pa que no se pare mi corazón. Y ese popurrí engullible, de Cádiz para Cádiz, para que lo entonen también los Chele Vara durante su campaña chirigotera, o no… Repasando claroscuros del carnaval y la gaditanía, con su chorreón de crítica sociá… “y no es patrimonio de la humanidad, el artista se muere por ganar en el Falla, el canalla canta por carnavales preso por libertades…; mánchame mis manos con las tuyas, con tu cara dura y con tu canción, que las mías todavía no son tan carnavaleramente pura… parecemos plañideras, cantando sólo por fama y dinero, vestidos con lentejuelas…; ay mi libertad, ningún gobierno mierda me la va a quitar… para que en la calle suene como si fuera un cañón, hace falta una canción que apunte clara a las sienes, de gobiernos que gobiernen sin escuchar nuestra voz… hace falta que la unión sea más grande que el tirano…; que levante la mano la guitarra…; y es tan gaditanísima la mala educación del levante, la forma nuestra de no tener nada y tirar palante, la diaria aventura de ir a la playa, la caballa y el fideo juntos, la puesta de sol en la Caleta cual si se acabara el mundo, la fea costumbre de dejar cerradas las Puertas de Tierra, la manera de librarnos del mal llorando por los rincones, mientras cantamos nuestras canciones de carnaaaaaa”. El cantar, una manera de sobrevivir, de luchar, de ser, de estar. Fiscal, ¡resiste! No te tires todavía…

(extracto de la crónica diaria de la 5ª cuartos de final del COAC 2019, AQUÍ)


PASE DE PRELIMINARES

Y echando el ancla de la sesión, la esperada: los de Juancarlo, en semicírculo desde la Caleta a la Alameda, pasando por la Viña y el Falla, en ese holaquéhay… “para empezar a cantarte, a decirte, que si el mundo es un desastre, Cádiz resiste… y si algún día la alegría te abandona, y el odio otra vez anda libre, si los otros pueblos lloran, es la hora, Cádiz resiste… aquí se puede, Cádiz resiste… y tú que de la pena inventaste una canción interminable como tu gadinatísima faena, cuando suena se convierte en libertades que en otras ciudades del mundo ya no existen, pero aquí caminan juntas por la calles… resistirás llena de juventud, llena de carnaval, mientras seas la cuna de la libertad…”. Uaaaaaa. Saben presentarse estos gashones trovadores arlequinados y apierrotados. Fantasía gaditana al canto, con letra y música de Juan Carlos Aragón y dirección del Javi Bohórquez. Los mafiosos vienen un poco más básicos, soltando incluso la primera típica letrilla estándar entre piropo y representación… “necesitaba empezar un año ya mis coplillas con esta tradicional primera letra sencilla, que dijera que vuelvo, ni siquiera que fui, que acabara algo así y a morir por febrero… y si en el Falla no suenan las cosas de esta ciudad cuando la gente nos mira, perdóname que te diga, pa que quiero carnaval… y con las mismas ganas de reconquistarte, ojalá mi comparsa siga siendo tu amante, que desde que esta ciudad a mí me enamoró, yo a mí ya no puedo curarme”. Potito. Y ojanoso el otro pasodoble con el pregonero, con el Sabina… “cuando supe que venías no sabía si cantarte como al artista que va a pregonar, porque el carnaval ya es bastante, y no le hace falta cantantes más que los de su ciudad… o recibirte por fin como Joaquín el poeta, aquel que vino hasta mi cuando la vida despierta y hace falta un gamberro que te invite a vivirla… la doctrina impertinente de un bohemio universal.. y escuche a quienes decían qué sabrás tú de carnavales, cuando aquí los carnavales son música y poesía y el derecho del canalla a pasarse de la raya como forma de vivir… que es tan nuestra y tan de aquí que ya ni cabe en el Falla…”. Con guasa en los cupletillos, que los poetas de Cádi se inspiran en las musas… pero también “el camello tienen su importancia” para enrevesar, y hasta ayer, el Aragón… “con el mismo camello al que le compraba Martínez Ares”; y gracieta con la gente que trata a los perros como humanos… No tengo bandera ni tengo balcón, ni tengo vergüenza ni tengo perdón, pero tengo los carnavales pa que no se pare mi corazón. Metacarnavalero y metagadita por todos sus poros el popurrí, con sus pullitas y compromiso, aro aro, que dan ganas de pintarse dos coloretes y a cantar para seguir resistiendo… “la ciudad se divide entre artistas y canallas, el artista se muere por ganar en el Falla, el canalla canta por carnavales preso de libertades de su propia batalla, regalando la palabra por la calle, y no es patrimonio de la Humanidad…; mánchame con tus manos, tus manos tan callejeras, que en vez de carnavaleros parecemos plañideras…; hay mi libertad que ningún gobierno me la va a quitar…; que levante la mano la guitarra…; es gaditanísima la mala educación del levante, y la forma nuestra de no tener nada y tirar palante, la puesta de sol en la Caleta cual si se acabara el mundo, la fea costumbre de dejar cerrada las Puertas de Tierra…”. Musicalidad, pincel y brocha gorda… Cádiz. El fiscal pita penalti. ¿Tú qué vas a desí, si eres de Burgos? DIARIO Bahía de Cádiz

(extracto de la crónica diaria de la 11ª clasificatoria del COAC 2019, AQUÍ)


FICHA DE LA AGRUPACIÓN

Comparsa: La gaditaníssima

Localidad: Cádiz
Autoría Letra: Juan Carlos Aragón Becerra
Autoría Música: Juan Carlos Aragón Becerra
Dirección: Javier Bohórquez Gutiérrez
Representante Legal: Javier Bohórquez Gutiérrez


Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.