DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Los análisis apuntan a la falta de higiene y mala manipulación de las tortillas del bar Grimaldi como causas de la intoxicación masiva


La Junta ha hecho público el resultado de las analíticas realizadas a partir de la intoxicación alimentaria detectada el pasado fin de semana en Cádiz, el primer sábado de Carnaval, que ha afectado a más 100 por haber consumido tortilla en un bar de los alrededores del mercado central. Se descarta que el problema hayan sido los huevos, y se señala a la mala praxis del establecimiento en cuanto a la manipulación e higiene. “El nivel de salmonela era altísimo”, se subraya y es que hay enfermos por apenas dar un bocado.

La Junta de Andalucía ya ha hecho público el resultado provisional de las analíticas realizadas a partir de la intoxicación alimentaria detectada el pasado fin de semana en Cádiz, el primer sábado de Carnaval, que ha afectado a más 100 personas (114 es el balance del viernes, la mayoría en la provincia gaditana, 75; pero también hay enfermos de otros puntos de la región) por haber consumido en un bar de los alrededores del mercado central, que desde el domingo está clausurado. Tristemente, uno de los afectados, un joven con patologías previas, falleció pocas horas después.

El delegado territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta en Cádiz, Manuel Herrera, ha confirmado que el origen de esta intoxicación es la tortilla “altamente contaminada por su manipulación e higiene” que vendía este establecimiento, el ya famoso restaurante Grimaldi, bien en bocadillos o en tapas.

Al mismo tiempo, Herrera ha dejado claro que el problema no han sido los huevos, “no estabas contaminados”, sino que se achaca el origen de la salmonelosis a la mala praxis del bar. “El nivel de salmonela era altísimo”, se ha subrayado, agregando que hay personas han caído enfermas con sólo un bocado de esas tortillas, que se interpreta que estuvieron horas a una temperatura no adecuada.

Desde la Junta se insiste en que todos los afectados, con prácticamente los mismos síntomas –y que están estabilizados-, ingirieron esos bocatas de tortilla o pinchos en el mismo establecimiento, y se lamentan los bulos que están creando cierta alarma social a través de las redes sociales. Con todo, este último fin de semana de Carnaval se van a intensificar las inspecciones en el sector junto con el Ayuntamiento.

Del mismo modo se sigue a la espera de conocer el resultado de la autopsia del joven fallecido tras comer también en dicho bar ese sábado; esta persona estaba aquejada de otras patologías previas.

EL ALCALDE APOYA A LA HOSTELERÍA

Por su lado, el alcalde de Cádiz, José María González ‘Kichi’, en estos días duros para la hostelería local, tras este incidente concreto, ha querido transmitir públicamente su apoyo al sector, al tiempo que destaca su “alta calidad”.

En este sentido, en una nota remitida a DIARIO Bahía de Cádiz, sostiene que “un hecho aislado y puntual” como el de la intoxicación alimenticia del pasado fin de semana “no debe empañar la buena imagen que se ha labrado a pulso y durante muchos años la hostelería gaditana”.

Al hilo, el primer edil de Por Cádiz sí se puede defiende que el sector hostelero de la ciudad “cuenta con grandes profesionales que han logrado situar a la gastronomía gaditana entre las mejores de España”. Así, González quiere efectuar este reconocimiento público de la calidad de la hostelería gaditana en un momento “duro y complicado” para ella, ya que se ha visto salpicada –y en plenos carnavales- por un caso que “bajo ningún concepto debe servir para sembrar dudas sobre las garantías que ofrece la hostelería y el nivel de sus profesionales”.

SE INVESTIGA SI HAY DELITO CONTRA LA SALUD PÚBLICA

Mientras, el juez del Juzgado de Instrucción número 2 de Cádiz ha solicitado durante la semana a la inspección policial que le faciliten los resultados obtenidos de la investigación que se está llevando a cabo por esta intoxicación alimentaria de un numero importante de personas.

El juez, que todavía no cuenta con el informe de la autopsia de la persona fallecida, recibirá asimismo la analítica realizada por la Junta al establecimiento, así como el contenido de las declaraciones realizadas ya ante la Policía Nacional por el propietario del bar y, en los días sucesivos, las que realicen los afectados.

Estas diligencias están encaminadas a conocer si se ha podido cometer un presunto delito contra la salud pública.

DIFERENTES REACCIONES ANTE LA INTOXICACIÓN MASIVA

El Colegio de Veterinarios de Cádiz ha emitido un manifiesto apelando a la “profesionalidad, la responsabilidad y la transparencia”, en el que remarca que “la formación en Seguridad Alimentaria es necesaria para toda la población, pero para el profesional de las empresas alimentarias ha de ser un requisito sin el cual no debería permitirse el ejercicio de tal actividad”.

Por su parte, el Colegio de Médicos provincial ha insistido en recomendar a la población que “únicamente se atienda a las informaciones y recomendaciones que se vienen ofreciendo desde fuentes sanitarias autorizadas”. Del mismo modo incide en que “la alarma puede llegar a generar un inadecuado uso de los servicios sanitarios” y en esta línea “vuelve a ser particularmente oportuno hacer un llamamiento a la responsabilidad de todos para evitar que se propaguen o alienten falsas informaciones que solo contribuyen a encender y avivar esa alarma a la que la población es especialmente sensible cuando se trata de la salud”.

Y CSIF ha aprovechado para reclamar la reapertura del laboratorio de Salud Pública de Andalucía en Cádiz, tras saberse que las muestras que se están analizando tras la intoxicación se están enviando al laboratorio de Jaén. Este sindicato recuerda que la Junta cerró este laboratorio, situado en las Bóvedas de Santa Elena de Cádiz, a finales de 2014, “en teoría de forma provisional, hasta que se considerara oportuna la necesidad de reabrirlo”. Sin embargo, ha pasado más de año y medio y ya han sucedido dos casos graves en la capital gaditana (el agua potable de Loreto y ahora con las intoxicaciones supuestamente por salmonella) de riesgo para la salud pública, “retrasando los resultados al trasladar las muestras a otra provincia andaluza, cuando ante situaciones de peligro para la salud pública hay que responder con rapidez”.

El PP en el Ayuntamiento también reclama la  reapertura del laboratorio: “lo llevamos a pleno en octubre de 2014 porque sabíamos que, cuando llegan este tipo de casos, es primordial la labor de este laboratorio. Por algo la normativa en vigor estipula que todas las provincias deben mantener un laboratorio de Salud Pública, dependiente de la consejería, porque entre otras cosas tienen en su encomienda el análisis de alimentos, agua y otras sustancias que puedan afectar a la población y poner en riesgo su salud”.

“No se trata de buscar ahora responsables porque la intoxicación alimentaria que se ha producido es un hecho puntual y lamentable en el que no vamos a hacer política, evidentemente, pero sí es cierto que advertimos que el laboratorio provincial del SAS era clave en esta materia, y desgraciadamente es en estos momentos cuando se evidencia que llevábamos razón”, defienden desde la derecha local.

Facua Cádiz considera que este caso de intoxicación por consumo de alimentos en mal estado acaecido en Cádiz, durante estas fiestas, “son consecuencia de la falta de controles por parte de la administración y de la insuficiencia de la actual normativa, fundamentada en el autocontrol por parte de los empresarios”.

Y en el caso de la Unión de Consumidores de Cádiz, al margen de las actuaciones que va a realizar ante las diferentes administraciones con competencia en la materia y ante los propios causantes del asunto una vez que se clarifique la responsabilidad sobre quién recae, ha pedido su personación como asociación de consumidores en la causa abierta en los juzgados.


(puedes comentar esta información más abajo)

Otras noticias...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.