DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004
FOTO: DIARIO Bahía de Cádiz

“Este pueblo está pidiendo a gritos regresar años atrás”

Pese al empacho de coplas ya a estas alturas, interesante la sexta función de cuartos del COAC 2019, con letras de nivel: la chirigota del Bizcocho ‘Los jarabe de palo’ dio fuerte, con repertorio y novedades, pero Manolito Santander y ‘La maldición de la lapa negra’ tampoco se quedó atrás. Además, tres de las comparsas del menú no defraudaron, ni Subiela, ni Obdc ni la de Nono Galán e Iván Romero. Sin olvidar el buen pase del coro de los niños.

DÍA 26 (6ª CUARTOS DE FINAL).

Ya. Ya no hay vuelta atrás, prima. Están levantado el tablao en San Antonio. El carnaval de la calle, se acerca… aunque quedan todavía horas de enclaustramiento en el Falla. De momento, la penúltima función de los alargados cuartos de final del Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas de Cádiz (el COAC 2019). La sexta de siete…

Noche interesante de viernes, con coplas de nivel: la chirigota del Bizcocho ‘Los jarabe de palo’ dio fuerte, con repertorio y novedades, pero Manolito Santander y ‘La maldición de la lapa negra’ tampoco se quedó atrás. Además, tres de las comparsas del menú no defraudaron, ni Subiela, ni Obdc ni la de Nono Galán e Iván Romero. Sin olvidar el buen pase del coro de los niños.

Y ¿alguien sabe algo del Sabina? Mandarle un waspa o argo, que allí sigue el palco del pregonero en el teatro con su silla reservada, por estrenar. Gratis y todavía no se le ha visto… Joaquín, tú no ereh de Cádi. El fiscal, nuestro colao pofesional, tampoco… pero esas costumbres las absorbido pronto. Maripili, taconéame, tira de la palanca y que estornude este cronicón en diferido repleto de virus, virus güenagente. Pero antes, un minuto de concienciación: si bebes y te pones patoso, no te rejuntes con el Ayuntamiento de Cádi. Te mira mal. DIARIO Bahía de Cádiz

 

‘Ópera Cádiz’, sol faaaaaa

Las 20.03 horas. Arriba el telón. Pelea de gallitos entre el fisno carnaval italiano que dice ser el antecedente del carnaval gaditano, “aquí le pusimos la copla y la gracia, su ingenio y el arte… que Cádiz le dio en el Falla aquí su templo, eternamenteeeee”. Asoma el coro de los niños, dividido en dos, con su postureo incluido. Un grito a la libertad de expresión carnavalera en el primer tango, y a transgredir la censura social y autocensura dominantes… “no sé cómo hacer las letras para no ofenderte en carnaval, sé que los tiempos van cambiando y el respeto debe imperar… que la gente no se entera de que sólo es carnaval, nadie puede molestarse de ejercer la libertad… libertad pal que escriba, pa evitar que el concurso sirva de excusa pa los fascistas”. “Tú eres todo pa mi, yo te adoro y te amo, y por eso ahora te corto el cuello pa demostrarlo”, sentencia la segunda letra que contiene las dos caras de un maltratador. Sol miii, sol faaaaaa. Un cupletillo al tipo del coro, de alta costura… “pero de Cádiz también llevamos algo exquisito, los calcetines y calzoncillos de las rebajas del piojito”. Y alusión al súper yate atracado por temporadas en el muelle, que el jeque se ha pillao de una gaditana madurita… “y ahora en el puerto manda la Teo”. ¿Emmm? Cuando Cádiz canta no hace falta más, que aquí nos partimos el pecho cuando llega carnavaaaaal. Ese popu de soniquetes reconocibles enfrenta las diferencias entre la ópera y el carnaval, entre Italia y la Tacita… “en Cádiz canta mi pueblo, pero con el corazón…; mi coro es mi tierra, mi guerra, mi tierraaaa”. Sonando sin fisuras, sin contrabajo ni trompetas… ni cañonaso de papelillos. Sí hay platillaso. El fiscal es feliz con cada platillaso. ¿Frío ambiental, no?

‘Los de la cantera’, chirigotitita

Un pasodoble ex profeso contra Manolo Casal, “un periodista que ha demostrado que la cantera ni le viene ni le va…”, para poner al Falla pitoso. Y son críos, ¿sabrán quién es este Manolo?… Que viene, que viene, el futuro, pese a los líos del Canalsú y el Patronato: “para apoyar y fomentar la cantera, además de recompensar el esfuerzo realizado”, esta tarde se cuela entre los mayores a la chirigota de La Isla ‘Los de la cantera’, flamante primer premio de infantiles. Nos deleita con una muestra de sus coplillas picapiedra. Con la firma de Juan Rivero, sí. ¿Letras infantiles? Sus primeros Reyes, un bombo y un disfraz. Hay cantera, mamá. El jurao les agasaja con un pancartón: “esta chirigota me gusta”. ¡Cantera cantera…!

‘Los luceros’, y la luz se hizo

Momento caballati mientras el Subiela, y el Carli, levanta su faro, de pasión… hágase la luz. Barabanbabán… “Cádiz es como un bichito, dando vueltas a una luz, la estrellita para este farero que brilla a contraluz, desde febrero a febrero… deja que te alumbre con la antorcha viva de mi voz, pa que se aclaren tus reflejos…. pídeme mi sangre o lo que quiera, mi vida entera, pero hágase, pero hágase la luuuuzz”. Y la luz se hizo. Iluminando ese primer pasodoble en fotos el triste mañana de esta tierra, tras el voto reaccionario en diciembre… “en la madrugada sepia de las brumas de un espejo, una extraña galería de fotografías pasa en blanco y negro… y habrá quien hoy contemple ese pasado, sin haberse percatado de lo que nos viene encima… bienvenidos al futuro del pasado más oscuro, bienvenidos a Andalucía”. Y tocando la fibra shensible y combativa, un yayoflauta más… “un abuelo guarda el cofre de la calma y del cariño… cada mañana oye un abuelo en el colegio ruido de niños, y al mismo tiempo en las esquelas, tiemblan las velas por sus amigos… porque un abuelo mira a su nieto y ve a su hijo niño otra vez… quien lo tenga que lo quiera, que no hay luz más verdadera que las manos de un abuelo… y aquí está ese abuelo ya cansado, junto a tos sus compañeros, pa luchar con dos cojones defendiendo las pensiones, con la rabia de un guerrero… un abuelo es un valiente, y es el fuego entre la gente, un abuelo es un lucero”. Qué viene la ola… En los cupletillos, implante capilar en Turquía… “ahora que tengo pelo me encajan mejor los cuernos”; y los niños de estos cumparsistas se salen con tanto talento… “fíjarse cómo es la cosa que ha venío uno de punteao”, jeje… Pero el lucero más grande y que tiene más luz, no es el de los faros que tienen los mares, que es el de la mare, me cachi en los mares, que a mi me dio a luz. Al final, me mojo. Palabra de farero en ese popurrí que deslumbra y guía entre tinieblas, con un remate redentor… “abre los ojos, mira la multitud, mira la gente buena y corriente, que nos regala luz… cuántos luceros, cuántos fareros hay a tu alrededor, mira sin miedo, mira su resplandor… son los benditos luceros que iluminan nuestras vidaaaaas”. Bombillaso del García Argüez. El fiscal lo tiene claro: ¡este mundo es de la genteeeee! Gente corriente, con corriente. Pummm…

‘La maldición de la lapa negra’, con escamas

“Vengo pa cantarte, antes que llegue la hora, que mi cuerpo acabe a rodajitas en la freidora…”. Saluda el Manolito Santader, emergiendo de las aguas de la Caleta… “y vive Cádiz, que es una bendicióoooon”. ¡Buenas noches, señores! De cine la primera letrilla, hastiada de que Cádiz siempre sirva para la misma película… “no dudo que mi ciudad sea una ciudad de cine, y que mi provincia parezca un plató natural…”, pero las tramas, los argumentos, “hacen que to lo de Cádiz tenga un tufillo a tercermundismo, y todo eso es una injusticia… el gaditano estudia y trabaja, y sufre la imagen que se le ha colgao… que estamos hartos de ser los malos”. Que sí… Y otro pasodoble que pasa de la ilusión al cabreo por el clasismo de esta sociedad, donde triunfa el enchufado, el corrupto, el que paga… “tan sólo pensaba en ahorrar igual que una hormiguita para que su hijo pisara la universidad, después de tanto estudiar, de tanto luchar, el máster y el doctorado quien lo han ganado son padre e hijo…”, pero en frente están los títulos regalados a políticos y ricachones, y claro, “está to estudiado y manipulado pa que siempre triunfen los mismos, y que los más preparados, y vayan al paro, sean nuestros hijos”. Lamentos con cazón en ambos; o sea, con razón. El poblema de las toallitas y la red de saneamiento encharca un cupletillo, y ahí anda una piba sin bragas que ha dejado de usarlas, “y ahora lleva en el toto un guardabarro de bicicleta”, iiiiim. Y son como hermafroditas, “según el día tengo chochete o tengo pichita… un día yo tengo hueva, el otro yo tengo huevos…”. Pero jamás, jamás jamás jamás, de pescao en blanco en un hospital. El Ángel León hasta hace menudo con los recorte de un flotador… Popu gastronómico, pero en el menú pescao, sólo pescao… que se despide, ¿lo dudabas?, con baño caletero, “donde estallan en sus rocas mis coplas de carnaval… vente conmigo chiquilla, y en la orilla te entrego amores chirigoteros… pa la Caleta voy, bendita maldicióooon”. El fiscal le tiene miedo a tantas espinas. Y a los mascasos. Sal de ahí, que te cae un piñaso, verá.

‘Ozbdc’, miedos, paja, corazón

El remake gaditanizado del Mago de Oz de toda la vida, con Dorito migrante, maleta en mano, llega bajo la pluma fustigadora del Germán Rendón… “yo tuve el bonito sueño de volver a casa… emigrante que regresa a la tierra de sus hijos sin tierra… yo no quiero galaxias enteras si no están tus calles, yo no quiero universos perfectos si no estás conmigo, que yo no quiero carnavales si no es contigo… mi destino eras tú”. ¿Toda la culpa pal reguetón?, no, toda la izquierda para la izquierda en ese primer pasodoble… “cabalgando en un caballo al más puro estilo Franco, ya llegaron los fascistas ante nuevas elecciones, ya retumban los horrores, como fue en Andalucía, y la izquierda empajillada, triste, acomodada, dividida por el ego y el poder, de mil partidos… que no fue un golpe de estado, cuando el payaso entro a caballo es la misma izquierda, tan moderna y muerta, la que a la ultraderecha y a la que Vox, abrió las puertas”. Y la turistificación amenazante, de aviso en ese segundo pasodoblón… “ahora está de moda Cádiz, lo ha contado el New York Times, bienvenido míster Marshall… llenen la ciudad y el centro, de turistas con dinero, borren mis rincones y recuerdos, cierren ya los astilleros, llenen de hoteles enteros, la Venecia tropical… de qué me vale que hablen bien de mis paisanos. si en un futuro inmediato perderán su identidad… yo quiero industria y salarios en dignidad, que es lo que trae el progreso… mientras grita un guía, sea bienvenido a Cádiz, la ciudad sin gaditanos”. El fiscal se va a empadronar, para echar una manita… “Cuánto habrá ganao el Love que ha hecho por lo menos tres mil anuncios”, se pregunta un cupletillo; y el super yate del jeque en el muelle, otra vé… “te hubiera salido más a cuenta comprarte un dúplex en el Palillero”. Que el camino a ser iguales de por vía, no es sólo es tu lucha, también es la míaaaa. Y el entretenido popu recrea “en gaditana versión”, el cuento de Oz, con ese gaditano obligado a buscarse las papas fuera por culpa de la crisis, que ha decidido volver… “el luto es pasado, he comenzado el regreso a mi hogar…”, y ese camino inverso se encuentra con un espantapájaros sin cerebro… “piensa que puedes pensar, piensa y acertarás. piensa y jamás pensarán ser dueños de tu mente…”; un hombre del metal, “angustiado con el gran dilema, trabajar o tragar…”; y un cobarde “porque el miedo te invadió, las cadenas de la mente apresan tu valor, y del miedo has construido tu prisión”; “como esto es un cuento inventado, anunciamos que tiene un feliz final, y regresan todos los que han emigrado… estos gaditanos ya no se marchan más… no pido que lo entendáis, no estoy hablando de un lugar, cuando les hablo de Cádiz, estoy hablando de mi hogar”. Exacto, así termina también aquella peli over the rainbow. El Germán se la ha visto.

‘Los que vienen de etiqueta’, ¡azúca!

¿Una copa? ¡Una coooplaaaa! “Botellón, vente a mi botellón, que no deja resaca y te va a reí un montón… ¿que no?”. Ya bebe la siguiente chirigota. Un consejo, de entrada… “si tu vida es la barra del bar, si te tomas cuatro wiskis y vez una falda, no hagas el indio, que cuando escucha tus llaves, ahí empieza su condena”. Si la coges mortal, no vayas a casa hasta que se te pase el moraso, ¿eso? “Paco no se rinde, mañana otra vez pal puente a las claritas del día, pa que diga un hijoputa, no hay flojos en Andalusía”, apunta la otra letrilla camino de astilleros. Equipados para pedalear por el carril bici y llegar antes al trabajo… “na más que me falta encontrar un trabajo”; y emulando los telediarios en un suspiro del Canalsú desde que empezaron los cuartos del Falla, en esos cupletillos. Qué Prudencia tiene carné. Pupurrí pamplinoso con catorce cubitos de yelo y un deíto de ron… “mami qué será lo que tiene la negra… ¡azúca!… siempre que estás meando se va la luz, cuando viene la luz, se la he escurrido al de al lao…”. El fiscal hoy es abstemio. Aunque no sabe qué significa ese palabro,

‘¿Te lo cuento o te lo canto?’, con mucho cuento

La mezcla de Nono Galán e Iván Romero te lo canta, y te lo cuenta… y con gusto… “es como una religión, el contarlo o cantar… cada año me reinvento, a Cádiz le escribo un cuento y se lo canto en carnavales”. Curioso entra ese primer pasodoble, en honor a tantos trabajadores autónomos que buscan autonomía con fatigas y trabas, y sin demandar nada, comparándolo en el trasfondo con las otras autonomías, las comunidades autónomas y alguna nacionalidad histórica exigente… “tan sólo pedía la ocasión de trabajar… que no soy un empresario ni cobro por cuenta ajena, pero mis obligaciones, cuotas y estimaciones no se las deseo a cualquiera… soy un autónomo más que el gobierno ha abandonao”. Y otro pasodoble XXL el siguiente, con un tema tan trillado ya, pero real como EspÁña misma… “para sacar a Franco de donde está enterrado, de ese enorme monumento de vergüenza nacional… lo tendremos que matar de tantísimos sitios donde sigue presente… no se hizo transición… a quién queréis engañar, si Franco aquí sigue vivo”. Y coleando. Cuplés sin remilgos, los que han votado de Vox “son gili… pollas”; y el gran Arturo Fernández… “una estrella del… teatro, en vez de venir a Cádiz te puedes ir al mismo… caraho”. Arráncame y dame un beso y no me cuentes más cuentos. El cuento cantado, canción contada adorna ese sugerente popu con su denuncia sociá también, que entra solito… “voy a contar, voy a cantar, yo a ti te cuento y te canto con el corazón…; la vida está to llenita de cuentos, y aunque los niños vivan los mejores, ni te digo lo que se encuentran los mayores… donde las perdices siempre son para los malos… que nunca se acaban, que nunca terminan…; la vida se convierte en cuento en el mismo momento que te dan a luz, que nadie te amargue tu cuento… y tendrás un final feliz, en el cuento de tu vidaaaaa”. El fiscal si que tiene cuento, uno para cada día. Comparsón que se sostiene sin aquellas parodias.

‘Los jarabe de palo’, a la carga

“Y como yo me canse, aquí no hay Falla…”. Abrazándose con una manifa de espÁñoles se baja de la lechera la chiri de San José de la Rinconada, con una presentación fresquita fresquita y el caballo, liándola. “Claro que a Vox lo he votado, por su buena propaganda, aunque miro sus medidas y las veo una mijita blandas… este pueblo está pidiendo a gritos regresar años atrás, y no tener ya ni que levantarse para ir a votar”, sentencia ese irónico, o no, primer pasodoble con puntaso encasillando al Ortega Lara. ¡Voy a tener que sacar más la porra!, amenaza el Bizcocho… Y amol entre antidisturbios, ¿igualitario?… “me enamoré de una chiquilla, era más inaccesible que una vasca con la regla… cuando hacemos carga los dos juntitos se vuelve loca… nos compenetramos sin complejos, cada no es como es, y ni yo soy poco hombre ni ella es menos mujer”. De categoría, ambos. Con arte, gracia, sorna, toquetasos gordos, y diciendo cositas… Mi chirigota camina palante, y la gente camina patrás, soy geeeeooo… En los cupletillos, probando las modas de los pibes; y dicen que si gobierna Vox volvería el servicio militar, y está la izquierda alborotá, el Echenique “se libraría por los pies planos”. Si les pongo una sanción, van a tener que pagarla, o también tiene otra opción, también puede usted apelarla, a pelarla. ¡Esta chirigota, te multa! La misión se completa con un consistente popurrí, con alguna perlita novedosa… “me parten de todo, ¿y el frenillo pa cuándo?… solooo, en el muelle de ensamblá, los buques… en Cádiz destinado por febrero, en un fuego cruzado de poesía, anteniendo el desorden en un pueblo que estalla de alegría… ya sabes que soy sevillano, que no estoy enfrente de ti, estoy al lado, juro defender tu esencia, Cádiz, la libertad, la resistenciaaaa”. Pelotaso. Le han dao en to el coco al fiscal… ¿y el frenillo pa cuándo? Me disen que este momento es top en todas las comisarías del país… ¿y el frenillo pa cuándo?

‘La Sagrada Familia’, con culpa

Y echando la baraja de la sesión, misa obrera desde Barbate… “hay tanto por construir, para que haya futuro cuando me vaya de aquí… ya no creo en tu iglesia, sólo creo en mi pueblo, ya no hay más catequesis ni mayor alegría, que entregar a mi pueblo, esta comparsa, la mía”. Cardoso a los altares. La fibromialgia ya estaba pidiendo una letrilla en el Falla… “nadie va a entender lo que le cuento, este tormento, que no es una depresión, que me duele hasta los besos de mis nietos… lo que pido yo es un tratamiento… la silente y feroz fibromialgia, se sufre pero no se ve, te ponen de floja de loca, y entierran en vida a la mujer”. Ese pasodoble duele. Y los niños de los cumparistas protagonizan el siguiente… “a ver si alguno del Vaticano viene y toma nota, que en esta parroquia los niños no se tocan, aquí no los toca ni dios”. La grasia de dios se manifiesta en los cupleses… “a ver si te crees que yo no te veo cuando te encierras en el cuartobaño”; y beben el vino de la misa en vaso de plástico… “ni se te ocurra decir que dios te lo pague”. Yo te confieso que fue por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Pupurrí buenista, evangelizando en comunidad, en Cádi y Barbate… “prefiero dar compañía en los últimos momentos que ungir enfermos… hosanna hey sanna hey hosanna ha”. Podéis daros la paz: eso es cosa del fiscal.

La 1.27 horas. Baja el telón. Fiscal, cierra las persianas, que nos vamos. Y no te olvides que este sábado tenemos cita, más gaditana no la hay: el Campeonato Mundial de Muay Thai, entre el vecino Carlos Coello y Pak Yu Leun, del mismo Hong Kong, a la izquierda. Pero antes de la lucha, una frase célebre para el calentamiento: “El futuro nos tortura, y el pasado nos encadena. He aquí porque se nos escapa el presente”, dicen que dijo el novelista francés Gustave Flaubert. ¡Presente!… se fue.  Dany Rodway


INFORMACIÓN CARNAVALESCA RELACIONADA

· Los PUNTOS del Jurado ‘poco oficiá’, AQUÍ
· Todas las crónicas del COAC 2019, AQUÍ
· Las FOTOS del COAC 2019, AQUÍ
· El ORDEN DE ACTUACIÓN de los cuartos de final, AQUÍ
· También estamos en FACEBOOK y TWITTER, ¿te sumas?






Otras noticias...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.