DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Con derecho a… diversión


CRÍTICA. El Castillo de Santa Catalina fue el marco del concierto de Rozalén en Cádiz, que muchos días antes ya había vendido todas las localidades. La compositora cantó con su característica voz rasgada los temas de su único disco publicado hasta el momento y titulado ‘Con derecho a…’ ante un público de todas las edades y absolutamente entregado, pues tuvo una cariñosa acogida nada más comenzar.

Quien asiste a un concierto de la cantante manchega Rozalén, es prácticamente imposible que salga sin una sonrisa y una dosis de optimismo por sus canciones, compuestas por ella misma y con cuyos temas es fácil sentirse identificado, y por su continuo y divertido diálogo con el público explicando cada canción, cada vivencia que ha inspirado las mismas o cada suceso del propio concierto, en los que la cantante derrocha simpatía, naturalidad y sobre todo, buen humor.

El concierto comenzó con ‘80 veces’ y ‘Susurros de papel’. Los músicos que acompañan a Rozalén en el escenario son Samuel Vidal, Ismael Guijarro (también productor del disco), y Álvaro Gandul. También actúa Beatriz Romero, intérprete al lenguaje de signos de cada palabra de Rozalén. ‘La Bea’, como Rozalén se refiere a ella, forma junto con la cantante un tándem perfecto que hace que no se pueda quitar los ojos del escenario. Actúa sentada, pero su expresividad es tal que sus gestos apostillan cada verso de sus canciones. Beatriz traduce a lengua de signos absolutamente todo: música, acotaciones y coreografía en las partes que la música es meramente instrumental.

Una de las sorpresas de este concierto del 8 de agosto llegó con el tercer tema en el que la compositora sacó al escenario a cuantos niños y niñas quisieron (en este caso seis) para cantar junto a ella ‘Las hadas existen’.

A continuación ‘Para los dos’, canción de amor por excelencia del disco según su compositora, porque “lo fácil es aceptar lo bueno pero lo difícil amar los defectos”. La canción de corte intimista y el marco inigualable del Castillo de Santa Catalina tenía al público extasiado, de manera que hasta la cantante afirmaba: “es la primera vez que vengo a Cádiz y no armáis jarana”.

La siguiente canción fue la socarrona ‘Me arrepiento’, que no está incluida en el álbum y que habla de despecho. Para interpretarla María Rozalén afirmó “nos hacemos las dolías”, provocando las risas del público los gestos de la cantante y Beatriz durante la interpretación

Otra de las sorpresas de la velada fue ‘Eye in the sky’, tema que popularizó la cantante israelí Noa, seguida de la actuación del artista gaditano invitado Antonio Martínez Ares, que cantó ‘Soy músico’, haciéndole Rozalén la segunda voz. ‘Ahora’, canción inédita que saldrá en el próximo trabajo fue el siguiente tema sorpresa, que sale del marco del disco.

‘Alivio’, inspirada en los versos del poeta catalán Alberto Álvarez, ‘Levántate’, ‘Comiéndote a besos’ y ‘Bajar del mundo’, fueron los últimas temas del disco, poniendo la enérgica ‘Saltan chispas’, el supuesto final a la noche.

En los bises, María Rozalén interpretó uno de sus temas inéditos, en el que habla de la gente a la que se admira e idealiza tocando ella misma la guitarra, acompañada solo de Beatriz Romero. El pianista Jesús Lavilla fue el último artista invitado, acompañando a Rozalén, que en este tema tocaba la bandurria en el tema ‘Cal y Arena’.

Tras dos años de gira y doscientos conciertos a sus espaldas, formuló un deseo con su último tema elegido: ‘Volver’, de Carlos Gardel. La albaceteña juega con varias cartas a su favor para que así sea: una voz rasgada muy personal, temas cercanos, y un divertido monólogo durante sus conciertos.

Técnicamente el concierto tuvo una gran calidad de sonido, destacando la faceta interpretativa de la artista y sin grandes demostraciones instrumentales por parte de los músicos que componen la banda. Sólo señalar un pero a la propia organización de la cantante, en absoluto dispuesta a dar facilidades, sino todo lo contrario, a los fotógrafos, que no se merecían las limitaciones impuestas para realizar el breve reportaje fotográfico autorizado. DIARIO Bahía de Cádiz

Rozalén derrocha simpatía, naturalidad y sobre todo, buen humor
Rozalén derrocha simpatía, naturalidad y sobre todo, buen humor
Rozalén derrocha simpatía, naturalidad y sobre todo, buen humor
Rozalén derrocha simpatía, naturalidad y sobre todo, buen humor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.