DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Victoria amarilla para afrontar con confianza el nuevo curso

Tres puntos más que importantes los arañados por el Cádiz de Cervera en el estreno de la temporada 2017/2018 en El Arcángel. Se ganó 1-2 al Córdoba, invicto en verano, tras un gol de Barral en el segundo 40, una notable primera mitad y un Salvi enorme; y saber aguantar y sufrir el empuje local tras el descanso y un Cifuentes acertado. Y pese a las lesiones de José Mari y del sanluqueño. El equipo amarillo mantiene la filosofía que tan buenos frutos le dio la pasada campaña, con aspecto lógicos que limar a estas alturas de agosto, mas con el espíritu y seriedad intactos.

CRÓNICA JORNADA 1. Vuelve a rodar el balón. Tras semanas de pretemporada, altas y bajas (y líos internos entre Vizcaíno y Pina), y con el recuerdo fresco de una última campaña, la del regreso a Segunda, casi perfecta (de hecho, se estuvo a un paso de subir a Primera), toca poner el contador a cero y los pies en el suelo, aunque la ilusión de partida es alta: ahí están los más de 16.000 abonados.

El objetivo del ‘nuevo’ Cádiz CF (a estas alturas con una decena de incorporaciones para que no nos acordemos de Aridane, Ortuño o Atketxe: Traoré, Barral, Marcos Mauro, Perea, Dani Romera, Lucas Bijker, Rober Correa, Álex Fernández, Kecojevic, Villanueva y Yáñez) es atar la permanencia cuanto antes, esos 50 puntos, y a partir de ahí, si se puede soñar otro año… y todo con el sello de Álvaro Cervera: “el bloque es el mismo y la filosofía idéntica”, ha dejado claro estos días, advirtiendo de que “lo del año pasado no sirve ya para nada”.

Y la primera piedra en el camino del curso 2017/2018, una complicada visita con mucho calor al nuevo Arcángel, en la tarde-noche del sábado (y unos 1.000 cadistas en la grada, con 11.500 espectadores), ante un Córdoba que se presentaba invito durante toda la pretemporada estival.

Cifuentes en portería; Carpio, Servando, Marcos Mauro y Lucas Bijker, en defensa; Garrido y José Mari en el centro del campo; Álvaro, Aitor y Salvi arriba y David Barral en la delantera, conformaron el primer once amarillo de la presente temporada.

No pudo empezar mejor el choque para los visitantes: no se había cumplido ni el minuto 1 y una veloz contra desde atrás, con Salvi enorme, la culminaba el delantero isleño, su primer gol como cadista en competición oficial. Un 0-1 tempranero que cogió sin saber cómo reaccionar a los hombres de Luis Carrión.

El equipo de Cervera ofreció durante gran parte del primer tiempo gratas sensaciones de bloque consolidado y con ganas, con su principal arma, el contragolpe, bien engrasada. Y así en el 28 Aitor tuvo casi en boca de gol el segundo, tras otro centro del sanluqueño. En una jugada casi calcada, unos minutos después, Alvarito ya no desperdiciaba la asistencia de Salvi Sánchez, subiendo el 0-2. Los de casa trataron de apretar en la recta final y a punto estuvieron de acortar distancias en el marcador en el 45: Cifuentes evitó el gol en un cabezazo a la salida de un córner de Javi Lara.

La peor noticia del primer tiempo fue la retirada de José Mari del terreno de juego pasada la media hora por molestias. Y de la segunda mitad, la lesión de quien estaba siendo el mejor del encuentro, Salvi, reemplazado por Álex Fernández en el minuto 50.

Y no pasaba casi nada y el guardameta cadista evitaba de nuevo el tanto cordobés con otro paradón ante un cabezazo de Sergi Guardiola, en el 55. El conjunto gaditano comenzaba a dar muestras de cansanción, reculaba, y el rival iba, por lógica, hacia arriba. Pinillos y Sergi Guardiola, disponían de varias ocasiones para intranquilidad del cadismo.

A diez minutos del final, con los tres cambios hechos, el Cádiz se quedaba con un hombre menos momentáneamente mientras Barral era atendido en la banda con problemas en el tobillo izquierdo. Y en el último suspiro, ya en el descuento, Markovic de cabeza aprovechaba un córner para anotar el 1-2. Con todo, la victoria cadista era inamovible. Ya sólo quedan 47 puntos… DIARIO Bahía de Cádiz

Los comentarios están cerrados.