DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004
Navegación de la etiqueta

Ana Isabel Espinosa

Millones de espermatozoides

Si lo piensan bien, siempre se sintieron especiales. Todos lo somos por la selección genética que hay en el proceso de confeccionarnos. Un ginecólogo gaditano me dijo un día que la concepción era una de las cosas que podríamos afirmar como “milagrosa”, por lo que un embarazo era poco menos que algo…

El tablero

No tiene fecha marcada en rojo en el calendario porque es instantáneo y punzante como una daga. Llega cuando menos lo esperas y ahí se queda. No sé cuándo fue el primero, pero sí cómo son… invasivos, incapacitantes y destructores. En mi caso, vengo de una madre a la que todo le afectaba y que, sin embargo,…

La dama de Cádiz

La tierra que pisamos se allana con nuestras lágrimas, jamás con nuestros sueños. La tristeza se nos clava en los tuétanos, sin dejarnos a veces ni respirar. No nos acostumbramos a ella porque pesa como losa de mármol de féretro. Como su féretro.  Quizás tintado por las modas, hoy huérfano, nos mira desde la…

Tética

Quieren que se eliminen a las palomas de forma ética, pero no sé si saben lo que significa y tampoco qué ética puede haber en la muerte no consentida. Ese es el principal problema de nuestra sociedad, la estulticia o la bobería por decírselo con atenuantes. No tienen más que ver ‘First date’ para notar que el…

Lo que todos callan

Recuerdo cuando parí al primero… el sol estaba pleno, iluminándolo todo. El niño olía a gloria y el taxista iba cuadriculado. Así que quién iba a pensar lo mal que lo pasaría -cuando 18 años llegando estas fechas de junio- me viera a las puertas de la UCA esperando al retoño. No suelo acompañarlos a estas…

¿Ellas o nosotras?

Desde que las chicas de fútbol lo petaron hasta mi padre ha entrado en razón de que las mujeres existimos. En días aciagos donde se retiran carteles de igualdad, bien nos vendría creer que existimos porque respiramos, estamos y pensamos. Pero ya ven en baloncesto, no. Esas impresionantes mujeres que…

El Puerto

No me extraña que los comerciantes del mercado de abastos se manifiesten porque da penita verlo, tan bonito como era, ahora desfloradito y dejado. Es lástima caminar por el casco antiguo de El Puerto  y verlo envejecido en población, con ladrillería en vez de visillos en edificios y comercios cerrados. Es…

El clítoris de las delfines

Definitivamente, el mundo ha cambiado. Desde que la Pantoja entró en Supervivientes, se nos quebró el invento. Ahora se habla de todo, a la vez que se esconden grandes secretos. O tenemos más ignorantes que nunca con los mayores medios para no serlo. El sexo es cotidiano pero seguimos queriendo ese Amor de…

El rey de Tailandia y yo

Han descubierto una nueva demencia que antes se consideraba Alzheimer. Es la vida que no sabe cómo librarse de nosotros y nos manda plagas que escupimos en su chepa. Somos indestructibles como especie, nocivos incluso para nosotros mismos. Ya no les digo con el Planeta. El que será coronado en breve como…

Madres en guardia

Tenemos cuidado con nuestros hijos rondando la paranoia, pero luego un mal día la niña pequeña se nos queda ciega en el colegio y nos llaman sin que sepamos qué ha ocurrido. De esta manera tan terrible, una madre separada vio como de la noche a la mañana su mundo se desmoronaba, porque sus hijas habían sido…

La felicidad, jaja ja jajá

Carlos López-Otín cree que podemos precisar la felicidad como hacemos con la talla de calzado. Claro que para él, el ADN, no es más que producto clasificable en un microscopio. Fue uno de los primeros científicos en desmenuzarlo y decir por qué éste sí y aquel no. Aún no han llegado a saber quién enfermará y…

Verte morir

Cuando una enfermedad terminal entra en una casa, cambia a toda la familia. Se cuela por grietas y rincones, anida en el pelo, en la ropa y en las ventanas. Quita el brillo a la luz del sol y hace que las conversaciones solo giren en torno a ella, porque se vuelve codiciosa y posesiva a medida que va…

El palillero

Los octogenarios se nos están subiendo a las barbas. Si no me creen, no tienen más que saber que en Vigo dos ochentones hacen trastadas al amparo de la noche. No son gamberradas de niños “tocapelotas”,  sino 84 denuncias interpuestas en los juzgados por más de mil rayaduras en coches aparcados. “El…

Resacas

Hemos convertido la paternidad responsable en un día de fiesta. Así nos va. Los niños se nos desbordan como ríos sedientos de destrucción sin límites, ni presas. No ha sido de un día para otro, sino que hemos pasado del control exhaustivo de mi generación al síndrome del emperador de los coetáneos a mis…

Sin capa de guardar

Los súper héroes nunca se hacen viejos, porque la invisibilidad es un poder muy devaluado. Ellos tienen suerte (eso creemos) y se mueren en un asalto final con el villano de turno. Pero la épica no subsiste en la vida real, porque en ésta te ves con 100 años cabalgándote dos sinvergüenzas en tu miseria…

Grietas en la conciencia

Los malos encuentran grietas. De eso no les quepa ninguna duda. Siempre estuvieron ahí y -lo que es peor- posiblemente siempre estarán. El lobo de Caperucita, la bruja malvada, el bosque perdido o esos niños inocentes a los que acechaban no eran sino señales en la noche,  avisándonos de las inclemencias…

Colombine

Entiendo que las asociaciones profesionales son los antiguos gremios que te protegían para protegerse ellos mismos. Lo que no entiendo es que excluyan. Porque los antiguos gremios no lo hacían y eso los engrandecía. Camba que tiene nombre propio en el periodismo nunca fue periodista de título, sino de…

Pensar, mata

No hay como hacer porta gayola a la actualidad para encogérsete el pecho. No hay silicona que empitone la esperanza en esta humanidad que aceptaría como salida de emergencia la venida de un meteoro. ¿Se imaginan a los dinosaurios mirando al cielo, mientras les apedreaban?  Nosotros miramos internet, ese…

Sopita para entrar en calor

Si nos parasemos a pensar lo rápida que se va la vida, nos tumbaríamos a esperar la muerte. O meteríamos la cabeza en un hoyo como vulgar avestruz. Pero miramos al cielo y nos quemamos la retina porque un día nos creímos hijos de dioses, todos nosotros. Un hombre nos dio alas para soñar que hasta el hijo de…

Fregonazos en patinete

Con los patinetes pasa igual que con las solares, que se quieren hacer cosas para las que las legislaciones no están preparadas. Todo lo que es bueno, práctico y barato parece que hace la puñeta a alguien -en el caso de las solares, a las compañías eléctricas- que empieza a fustigar hasta que vuelven a ganar…

Sexo a contrarreloj

En un cortijo de Vícar mantenían a mujeres emigrantes bajo llave. Eran preciosa reliquia de la España más cañí, cambiando sexo forzado por minutos de placer cobrado. Gracias a la valentía de una testigo protegida, han detenido a los integrantes de una banda que se dedicaba a reclutar a desesperadas por…

No hay más que una

A Mariana le han machacado la cabeza a golpetazos. Ha sido quien más quería, que volvía ebrio de vida y le quitó la suya porque los jóvenes no saben apreciar cómo aman las madres de verdad. Hilarión Eslava fue reclamado por la Iglesia cuando -bañándose con sus amigos en el río Arga- lo vio el director del…

Si llegáramos a saber

Mi padre se ha operado de cataratas. Por lo privado. Es lo normal, si no quieres pasar por las listas de esperas. Mi marido pasó por ellas y -en ese tiempo- la enfermedad siguió su curso y se lo llevó a la tumba. La gente dice que era “su día”, pero no creo en banalidades y si en hechos y estos son que si te…

Visillos fuera

No sé si saben que a partir del siglo XV, los balcones se echaron para afuera. No era moda, sino modo de hacerse con la vida de los demás por montera. Desde entonces nos han llovido los adelantos y el Internet hace que nos metamos más y más en honduras y que graben a un desgraciado, tirándolo desde un…