DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Las inminentes catas y prospecciones determinarán el estado la ermita del Cerro y la envergadura y coste de su rehabilitación

La rehabilitación de la ermita del Cerro, en San Fernando, da un primer pasito. A lo largo de este mes de mayo van a dar comienzo las catas para ver el estado de la cimentación, que aportarán una visión más clara de por dónde debe ir el proyecto, inicialmente presupuestado en unos 125.000 euros. Estos primeros trabajos los costea con 5.000 euros la Fundación Cajasol, que quiere ejercer de elemento tractor “para que se sumen otras organizaciones a esta causa”.

La Fundación Cajasol se va a implicar en la rehabilitación y recuperación de la ermita del Cerro de los Mártires, en San Fernando; donde se rinde culto a los copatronos de la ciudad, San Servando y San Germán.

Fue en mayo de 2019 cuando la comisión pro-restauración de la ermita del Cerro presentó oficialmente su proyecto para intervenir y rehabilitar el inmueble, así como los costes necesarios para ello. Cuantifica en principio la rehabilitación de esta pequeña iglesia en unos 125.000 euros. Las obras de reparación a realizar se dividen en tres capítulos principales: reparación de la cimentación, reparación de las grietas de los paramentos verticales y de la bóveda de cubierta, y reparación de la cubierta, además de los repasos finales.

La ermita actual se comenzó a construir en 1943, siguiendo el modelo del edificio precedente (cuya primera piedra se colocó en 1878) que tuvo que ser demolido por el estado de ruina que presentaba a principios de los años 40 del siglo XX, en plena postguerra. Además, fue ya rehabilitada en 1982. Desde hace unos años ha dejado de utilizarse debido a que presenta un cierto grado de deterioro (existencia de grietas en muros, la cubierta y en el mismo suelo paralelas al muro sur).

A finales de la semana pasada, la alcaldesa Patricia Cavada recibía en el Ayuntamiento al presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido, y varios representantes de la comisión pro-restauración. En el marco del encuentro, la primera edil socialista tenía la oportunidad de trasladar su satisfacción por el hecho de que los contactos propiciados por el Gobierno municipal entre ambas partes hayan sido fructíferos y hayan permitido que el banco catalán (Cajasol está en manos de LaCaixa) se convierta en la primera entidad en contribuir económicamente a la recuperación del templo, con 5.000 euros.

“Quiero agradecer a Antonio Pulido que la Fundación Cajasol haya sido la primera en comprometerse y decir públicamente que se suma a este esfuerzo colectivo”, repite la primera edil socialista en una nota remitida a DIARIO Bahía de Cádiz, incidiendo en que “este apoyo es fundamental no solo porque se trata de una aportación económica que permitirá iniciar las actuaciones, sino porque estoy convencida de que este gesto va a ser imitado por otras entidades y por la ciudadanía”.

Por su lado, Pulido afirmaba que “la Fundación Cajasol nació hace 185 años en la provincia de Cádiz, y con este territorio y ciudades como San Fernando mantenemos un firme compromiso social, cultural y formativo”. “Desde que la propia alcaldesa me pidió tomar en consideración este asunto y ayudar a la comisión lo vimos con buenos ojos. Y es que esta iniciativa arraiga con el ADN de esta entidad y engarza con nuestra esencia y con nuestra actividad para la rehabilitación y la apuesta por la tradición cultural”, entiende el presidente de esta fundación bancaria.

Además, ha resaltado que “si somos los primeros y podemos ejercer de elemento tractor para que se sumen otras organizaciones a esta causa, estamos encantados de dar este ejemplo”. Igualmente, se ha comprometido a, con cargo a siguientes presupuestos de la entidad, seguir colaborando en siguientes etapas de esta rehabilitación de la ermita.

EN BREVE, LAS PRIMERAS PROSPECCIONES

El párroco de la Ermita, el padre Silvio Bueno, ha sido el encargado de agradecer en nombre de la comisión que se estén pudiendo dar por fin estos primeros pasos de la rehabilitación de “este símbolo de la ciudad que estaba deteriorándose”.

Y ha detallado que la Fundación Cajasol va a aportar los primeros 5.000 euros que van a permitir realizar las catas y prospecciones que van a determinar el estado del templo y la envergadura de la actuación que habrá que desarrollar. “Este trabajo inicial nos dirá si solo hay que restaurar o si hay que ejecutar algo más en profundidad que necesite construcción”, ha afirmado.

Este mes de mayo, una vez finalizado el periodo de lluvias, van a dar comienzo las catas para ver el estado de la cimentación, que podría haberse diluido por las escorrentías, y que darán la visión más clara de por dónde debe ir el proyecto.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.