DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

La promoción protegida de la calle Alsedo 51 debería estar entregada en otoño de 2022; el Gobierno isleño celebra su política de vivienda

El próximo septiembre está previsto que se ponga la primera piedra de la promoción de 15 viviendas protegidas en la calle Alsedo 51, en San Fernando. Una actuación promovida por Esisa con la que se rompe su “parálisis”, en cuanto a construcción, de los últimos 14 años. La alcaldesa no duda de que esta actuación promovida por el Ayuntamiento supone iniciar “un nuevo tiempo” en cuanto a políticas de vivienda pública en la ciudad.

El próximo mes de septiembre está previsto que se ponga la primera piedra de una promoción de 15 viviendas protegidas en régimen de alquiler en la calle Alsedo 51, en San Fernando. Una actuación promovida por la Empresa de Suelo Isleña (Esisa) con la que se rompe su “parálisis”, en cuanto a construcción, de los últimos 14 años.

Desde octubre de 2019, el Ayuntamiento isleño viene ‘vendiendo’ cada paso de este “hito”, cofinanciado con fondos estatales y autonómicos. Y en esta ocasión ha tocado ofrecer detalles del proyecto, cuya obra se ha adjudicado recientemente a Herysan por unos 981.000 euros y 12 meses de plazo de ejecución (salió a licitación por más de 1 millón y 18 meses).

“Ya actuamos con agilidad para el realojo de las seis familias que habitaban esta finca, así como para la demolición de la anterior edificación, por lo que una vez que se firme el contrato en estos días podremos estar listos para comenzar las obras a primeros de septiembre”, ha subrayado la concejala de Desarrollo Urbano y presidenta de Esisa, Claudia Márquez, que ha insistido en que “estamos cumpliendo nuestro compromiso y los plazos que nos habíamos marcado para poder iniciar esta promoción”.
Si no hay contratiempos, según se señala en la nota remitida a DIARIO Bahía de Cádiz es que en el otoño de 2022 se pueda hacer efectiva la entrega de llaves de esta promoción pública que se levantará en un solar de 473 metros cuadrados entre la calle Alsedo y calle Onofre.

Será un edificio de tres plantas, con viviendas de uno, dos y tres dormitorios en cada una, y con ascensor. Todas las casas estarán dotadas de cocina (solo a falta de electrodomésticos), “para evitar a los futuros ocupantes el coste de uno de los elementos más gravosos de un hogar”. Además, el nuevo edificio que se va a construir va a conservar el patio central que daba su esencia a la antigua finca.

En esta rueda de prensa, tanto Márquez como la alcaldesa Patricia Cavada han querido felicitar al personal de Desarrollo Urbano y de Esisa, representados en la comparecencia por el gerente de la empresa municipal de vivienda, Juan Ferrer, y por el arquitecto de licencias y disciplinas, Carmelo Maura.

“INICIAMOS UN NUEVO TIEMPO”

En palabras de la primera edil socialista, “esta primera piedra que vamos a poner en septiembre supone un esfuerzo para revertir la situación que me encontré al llegar al Gobierno municipal: con una deuda de Esisa de más de 6 millones de euros, con imposibilidad de afrontar créditos, con la crisis del ladrillo, sin planes de vivienda estatal o autonómicos”.

En este sentido, asegura que la tarea se ha centrado estos años en dar orden reduciendo la deuda, recomponiendo la relación y las dinámicas de trabajo entre el Ayuntamiento y la empresa pública (suelos, fiscalidad, financiación, colaboración, etc.) para alcanzar una gestión integrada de ambos entes y así poder iniciar los trámites, muchas veces complejos, que ahora “están ya permitiendo ir en cadena a una operación tras otra”.

“Iniciamos este nuevo tiempo gracias a todo el trabajo realizado antes, a los pasos administrativos que hemos dado estos años y al esfuerzo para poder desarrollar políticas y operaciones de vivienda pública que den respuesta a la necesidad de la ciudadanía”, ha insistido, resaltando que “hemos hecho mucho y en muchos ámbitos en este tiempo”.

Así, Cavada ha avanzado que desde ahora y hasta principios de 2022 se va a movilizar la construcción de unas 100 viviendas públicas promovidas por el Ayuntamiento, que suman en total una inversión de cerca de 10 millones de euros. Y es que a la promoción de Alsedo se suma la de Ronda del Estero, con 81 viviendas en régimen de alquiler y una financiación de más de 7 millones (de los cuales 3 proceden de una subvención obtenida de la consejería de Fomento de la Junta). “Y ya estamos trabajando la documentación para nuevas convocatorias en régimen de alquiler en otros suelos”, ha apostillado.

Por otro lado, se está ultimando el pliego para la compraventa de vivienda construida con fines sociales, para que se licite antes de final de año; y se han mantenido conversaciones con empresas para la puesta en marcha de promociones privadas con modelos innovadores “para que, con inversión privada, se pueda construir vivienda pública en San Fernando”.

En este balance triunfalista, la primera edil del PSOE tampoco ha olvidado mencionar la rehabilitación de vivienda, como la que se va a realizar en varios de los bloques de la veterana Barriada Bazán gracias a fondos europeos de la ITI de Cádiz gestionados por la Junta, que ha destinado a esta actuación 3,7 millones.

En la misma línea, ha detallado la operación “innovadora” que “puede situar a San Fernando como referente” para construir viviendas en régimen de cooperativa (un total de 162). Con este proyecto se atiende la necesidad de ese segmento de la población que no es tan vulnerable ni tiene tan escasos recursos, pero que sí tiene dificultades para acceder al mercado libre.

Por último, ha puesto de relieve que en un momento coyuntural muy complicado por la pandemia, el Ayuntamiento y Esisa fueron capaces de poner en marcha unas ayudas al alquiler dotadas con 100.000 euros. En total, se han recibido 263 que están en fase de análisis y evaluación.

Los comentarios están cerrados.