DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

La Policía Local isleña se queja de que en plena pandemia se difunda solo su “imagen sancionadora” frente a sus “funciones humanitarias”

Los comunicados del Ayuntamiento haciendo balance semanal de las multas impuestas por la Policía Local de San Fernando por incumplimientos de la normativa específica para hacer frente a la pandemia de coronavirus, están generando “un gran malestar” en la plantilla, según el sindicato SPLI-UPLBA, que entiende que “se está potenciando únicamente la imagen sancionadora” y no sus labores de “ayuda, colaboración y prestación de auxilio”.

La Policía Local de San Fernando interpuso durante la pasada semana un total de 40 multas relacionadas con los incumplimientos de la normativa específica aprobada para hacer frente a la pandemia (no llevar mascarilla, el toque de queda, el confinamiento perimetral…).

Este tipo de información divulgada regularmente desde el Ayuntamiento no le ha sentando nada bien al sindicato SPLI-UPLBA, que le replica al concejal de Seguridad Ciudadana y Protección Civil, Jaime Armario, que “cuando se hace una propuesta de sanción siempre se procede a la identificación de un ciudadano por razones objetivas, dispuestas en las instrucciones y procedimientos establecidos en la normativa vigente, nunca por motivos subjetivos, como pretende informar el delegado con esos comunicados que confunde a la ciudadanía, potenciando únicamente la imagen sancionadora de la Policía Local”.

En este sentido este sindicato policial anima a Armario a hacer público también “las labores de ayuda, colaboración y prestación de auxilio” realizadas por la Policía Local en la forma prevista en las leyes, “ante la falta de ambulancias, atención médica y desesperación de la ciudadanía, en los accidentes de tráfico, requerimientos de los vecinos con familiares enfermos, personas caídas en sus domicilios o en la vía pública, o por las llamadas recibidas de la empresa pública del 112, que obliga a los policías en el desempeño de sus funciones humanitarias, a extremar las precauciones para evitar el contagio por el coronavirus, poniendo en riesgo su salud”.

En la nota remitida por SPLI-UPLBA también señala que si el concejal responsable “asumiera su responsabilidad por conocer cada puesto de trabajo desempeñado en la Policía Local y las carencias profesionales reclamadas”, podría informar “de las innumerables llamadas telefónicas recibidas en la Sala del 092, atendidas por un único policía, a veces sin relevo y sin poder moverse de su puesto, suponiendo un aumento en la carga psicofísica, cuando además de atender las llamadas cotidianas o urgentes, se atienden llamadas solicitando información sobre las medidas anunciadas en cada momento, restricciones, horarios, cierre perimetral, etc., o colaborando para denunciar reuniones de grupo de personas, locales abiertos fuera horario, conflictos privados, etc., que hace imposible atender todas las llamadas”.

En definitiva, la mera divulgación de las multas impuestas por la Policía Local a los vecinos que incumplen las normas anti-coronavirus ha generado “un gran malestar” en la plantilla: “demuestra la falta de atención y negociación colectiva de la coalición de gobierno PSOE-Ciudadanos con la Policía Local, y la mala gestión de su responsable de Seguridad Ciudadana, Jaime Armario, y confirma el desconocimiento sobre las competencias y funciones de este cuerpo, que son las de garantizar la seguridad ciudadana y servicio público a todos y cada uno de los ciudadanos, y no ser utilizados para fines propios de los partidos del Gobierno municipal”, sentencia este sindicato.

Al SPLI-UPLBA parece que no le basta con que el socialista Jaime Armario reitere en cada comunicado su agradecimiento a la labor de los agentes de en estas complicadas circunstancias, “especialmente cuando hay varios agentes de baja por contagios del virus”.

Los comentarios están cerrados.