DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

La oposición se une ante los derribos en La Casería, “un problema de todos los isleños”, y exige “trabajo y transparencia” a la alcaldesa

Inusual estampa en el Ayuntamiento de San Fernando: la oposición al completo, desde la izquierda a la extrema derecha, ha elevado una moción conjunta solicitando la convocatoria urgente de la Junta de Portavoces en la que el Gobierno local informe de los trámites realizados para la declaración de interés público de La Casería –solicitada el pasado diciembre-, que trataría de salvar los establecimientos e instalaciones ilegales ubicadas en la playa, amenazados por el derribo. PP, AxSí, Podemos y Vox coinciden en que se trata de “un atractivo turístico y una seña de identidad” de La Isla, y acusan a la alcaldesa socialista de ser “parte del problema”.

La oposición en el Ayuntamiento de San Fernando, desde la izquierda a la extrema derecha, se ha puesto de acuerdo para registrar una moción conjunta al pleno de mayo solicitando la convocatoria urgente de la Junta de Portavoces en la que el Gobierno local de PSOE y Ciudadanos informe de los trámites realizados para la declaración de interés público de La Casería así como la situación actual del expediente remitido, en ese sentido, a la Dirección General de Costas.

El pasado pleno municipal de noviembre aprobó poner en marcha este procedimiento para la protección pública del entorno y el mantenimiento de las instalaciones que dotan a este espacio de una especial singularidad, “por lo que la representación unánime de la ciudadanía isleña respaldó estas gestiones que ya en el mes de diciembre comunicamos de forma oficial a las administraciones implicadas, y de las que aún seguimos esperando una respuesta”, reconocía impotente la propia alcaldesa, Patricia Cavada, semanas atrás.

El controvertido proceso administrativo iniciado en el último trimestre de 2020 parece imparable, culminando el pretendido desalojo y demolición de las instalaciones en zona de dominio público marítimo terrestre (DPMT), ante un futuro desarrollo del proyecto de recuperación y regeneración del entorno que lleva años en un cajón; eso sí, reclamado a la Demarcación de Costas en Andalucía-Atlántico por los sucesivos gobiernos locales (de PP, PA –hoy AxSí- y PSOE- cuyos partidos Ecologistas en Acción ya tachaba meses atrás de “populistas e incoherentes”). Parece que es irremediable la desaparición de las pintorescas casetas y otras ocupaciones de este singular rincón de La Isla. Sólo quedaría en pie El Bartolo, señero establecimiento hostelero que ha podido demostrar que cuenta con una concesión de Medio Ambiente.

CULPANDO A CAVADA MIENTRAS SE LLAMA A LA “UNIDAD”

Con esta exigencia de la convocatoria de la Junta de Portavoces, PP, AxSí, Podemos y Vox dicen querer mostrar su “compromiso” con los afectados por la decisión de proceder al derribo de las casetas de los pescadores y los establecimientos hosteleros afincados en la playa de La Casería, según se ha trasladado a DIARIO Bahía de Cádiz.

En una reciente comparecencia conjunta de los cuatro portavoces de los partidos de la oposición, la vocera de la formación morada, Ana Rojas, incidía en que el derrumbe de las casetas va más allá de la pérdida de puestos de trabajo, que ya en sí supone un problema importante “porque San Fernando no puede permitirse perder ningún empleo más teniendo un índice de desempleo de más del 30%”, sino también la pérdida de “un enclave singular de la ciudad que es tan nuestro”. También ha reiterado que esta situación se arrastra desde gobiernos anteriores que “no han atajado el problema cuando tuvieron ocasión” y que aún no hay ningún proyecto para la zona, a pesar de las prisas de Costas por empezar los derrumbes.

Rojas además sigue esperando que el Gobierno central de PSOE y Unidas Podemos responda a las preguntas que elevó una de las partes del mismo Ejecutivo (Unidas Podemos) sobre el futuro de La Casería, al tiempo que pide a la Junta de Andalucía celeridad en la resolución de la declaración de interés público, y a la alcaldesa, “que comparte color político con Costas”, que exija “recapacitar” sobre esta situación “que afecta a toda la ciudad”.

Por su parte, el portavoz municipal de Vox, Carlos Zambrano celebra esta unanimidad entre los partidos de la oposición, ya que en su opinión, “es un problema de todos los isleños”, al tiempo que ha agradecido al resto de fuerzas políticas que hayan adoptado “la postura que nos une, olvidando lo que los separa”. “Si perdiésemos el encanto de la playa de La Casería, perderíamos una parte de nosotros mismos. Hay que mejorar nuestra Casería; no destruirla”, opinan desde la franquicia de la ultraderecha en La Isla.

A su vez, el portavoz municipal AxSí, Fran Romero, ha reflexionado que los isleños “están cansados de enfrentamientos políticos, lo que quieren es que se aporten soluciones a sus problemas. Lo que quieren es que las administraciones se entiendan y que Cavada abandone su enfrentamiento con Costas. La irresponsable y negligente actitud del Gobierno local con respecto a La Casería ha provocado que los grupos de la oposición hayamos dejado a un lado nuestras diferencias y nos unamos en bloque para salvar la Casería”, ha insistido quien durante el pasado mandato era el que sustentaba el Ejecutivo de la alcaldesa socialista, a quien ahora critica y cuestiona sin frenos.

Para este concejal andalucista, Patricia Cavada “no engaña a nadie con unos gestos de cara a la galería que llegan ahora cuando siente la presión ciudadana y de los vecinos de la zona. Era conocedora de los planes de Costas desde el principio y en su día incluso celebró la notificación a los afectados de los derribos. De esta forma, Cavada, y con ello el PSOE y Cs, han sido cómplices desde el primer momento de una actuación que atenta contra la identidad de la zona”.

Y desde el principal partido de la oposición, el PP, su portavoz y exalcalde José Loaiza también ha resaltado esa “unidad” que la decisión sobre el derribo de La Casería ha provocado en los partidos políticos municipales, “con la triste excepción de PSOE y Ciudadanos”. Este político conservador aprovechaba para recordarle a la actual primera edil que “ya que ha sido parte del problema, ahora lo sea de la solución”, y se sume así, “con trabajo y transparencia a la batalla que todos tenemos por delante para salvar, no unas meras casetas de pescadores, sino el sustento de muchas familias, un atractivo turístico y una seña de identidad de San Fernando”.

La moción firmada por los cuatro partidos de la oposición (que no suman mayoría) recoge, igualmente, la solicitud a Costas de la paralización de todas las acciones encaminadas al derribo de las construcciones, y tanto al Gobierno central y su Ministerio correspondiente como a la Junta la emisión de informes favorables a esa pretendida declaración de interés público de La Casería.

Los comentarios están cerrados.