DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

La Isla recuerda ‘su’ decreto de libertad de imprenta: “la información local será siempre un valor seguro como vertebrador de la sociedad”

San Fernando recordó, 207 años después, la promulgación del Decreto de 10 de noviembre de 1810 que, en teoría, permitió por primera vez en este país la libertad de imprenta. El Ayuntamiento promovió un acto en el Real Teatro de las Cortes que estuvo protagonizado por la entrega del III Premio a la Libertad de Expresión, concedido a Diario de Cádiz, coincidiendo además con su 150 cumpleaños. Un rato para reflexionar sobre el periodismo con mucha teoría idealizada y poca práctica y realismo, y para indagar en la nostalgia que evoca la cabecera reconocida.

San Fernando recordó en la tarde del pasado viernes, 207 años después, la promulgación del Decreto de 10 de noviembre de 1810 que, en teoría, permitió por primera vez en este país la libertad de imprenta.

El Ayuntamiento promovió un acto en el Real Teatro de las Cortes que estuvo protagonizado por la entrega del III Premio a la Libertad de Expresión (después de que hace dos años este mismo galardón se concediera a semanario francés Charlie Hebdo y se le retirara antes de su entrega). Un reconocimiento que ha recaído en Diario de Cádiz, coincidiendo además que a lo largo de este 2017 está celebrando los 150 años de su fundación, precisamente por un isleño, Federico Joly Velasco allá por 1867.

Al acto acudieron diferentes personalidades, representantes institucionales y ciudadanos y profesionales de los medios de comunicación. La alcaldesa, Patricia Cavada, entregó la distinción a José Joly Martínez de Salazar, presidente del grupo Joly -editor de Diario de Cádiz y otras cabeceras andaluzas-, ante la presencia en la mesa presidencial del consejero de Innovación y Conocimiento de la Junta de Andalucía, Antonio Ramírez de Arellano, la presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (Fape), Elsa González Díaz de Ponga, y del primer teniente de alcalde, Fran Romero.

La estatuilla entregada a Diario de Cádiz es una réplica del monumento erigido en homenaje a la Libertad de Expresión ubicado en la entrada de la ciudad, frente al castillo de San Romualdo, obras del escultor isleño e Hijo Predilecto de la Ciudad Alfonso Berraquero.

El acto –curiosamente precedido un día antes por otro partidista en la sede del PP en el que este partido convocó a algunos plumillas locales- estuvo conducido por la periodista Socorro López, quien subrayó que el medio de comunicación premiado lleva 150 años “contándonos la historia y haciendo historia”. Además, tuvo un recuerdo para con los muchos periodistas en paro por la crisis-estafa de los últimos años, y los que trabajan en condiciones más que precarias, y con los medios que han tenido que cerrar; y leyó una declaración relativa a la efeméride. La profesional de Canal Sur cerraba su introducción con un deseo: “que sigan leyendo la prensa, eso nos hará a todos un poco más libres”.

“LA INFORMACIÓN ES CARA Y LA DE CALIDAD MÁS”

En el momento de los discursos –‘adobados’ con música, a cargo del cuarteto Manuel de Falla, de la Diputación-, el primer teniente de alcalde, Fran Romero, aludió a sus recuerdos con este rotativo, incidiendo en que “forma parte de nuestra memoria sentimental”. “Quién ha unido más a la provincia y a la Bahía que las portadas del Diario”, terminaba preguntándose el andalucista Fran Romero. Por su parte, el consejero de Innovación recordaba a Chaves Nogales y su ‘ir, mirar y contar lo que se ve’, como máximas del periodismo, desde el respeto a la verdad y la honestidad.

Por su lado, Elsa González, como presidenta de la Fape, que “representa a un colectivo de 20.000 profesionales, de 20.000 problemas”, centró su perorata en la situación de la prensa: “en la última época se ha transformado el periodismo, es una de las profesiones más permeables”, consideró, y por ello mismo, ante el boom de las redes sociales apuntó que “alguno podrá pensar que ya no somos necesarios como intermediarios”, pero “precisamente entre tanta infoxicación, es más que nunca imprescindible la figura del periodista, que también debe tener dosis de conciencia. Y debemos seguir siendo incómodos para el poder”. “Vivimos tiempos de precariedad, es la denuncia que lanzo desde aquí: la ciudadanía debe valorar el periodismo, la información es cara y la de calidad más. Queremos que la ciudadanía demande periodismo, buen periodismo, ayudando a defender la libertad de expresión”, sentenciaba quien precisamente fue elegida en el cargo en una asamblea celebrada en 2010 en Cádiz.

El presidente del grupo Joly, José Joly, agradeció, como no podía ser menos, el premio, “un reconocimiento cargado de simbolismo”, y destacó la “relación especial” que entiende este rotativo siempre ha mantenido con San Fernando, empezando por su fundador. A decir de José Joly, Diario de Cádiz nació bajo los principios de hacer un periodismo “libre e independiente” que “hoy son más necesarios que nunca”. “La jungla sin regla en la que se está convirtiendo el mundo de la comunicación necesita más que nunca los periódicos; y rigor, seriedad, compromiso… aportan confianza en el sistema”. Y en este contexto, “la información local será siempre un valor seguro, se constituye en un servicio público y un vertebrador de la sociedad”.

REIVINDICANDO “LA LIBERTAD DE IMPRENTA Y DEL SENTIDO CRÍTICO”

Cerró el acto por el 10-N la alcaldesa, quien evocó que hace 207 años los diputados reunidos en este mismo edificio “dieron el paso definitivo para el nacimiento del periodismo moderno y la libertad de expresión política en España” con la aprobación del Decreto de Libertad de Imprenta.

Sobre Diario de Cádiz remarcó que “mantener un periódico en vida durante tantas generaciones de lectores es un logro sólo alcanzable para quienes han sabido poner en práctica una fórmula magistral: la que nos ofrece el trabajo de los profesionales de la información, los periodistas de vocación y los analistas que nos permiten reflexionar sobre lo que sucede a nuestro alrededor. Tenemos que estar orgullosos de este periódico; siempre bajo la consigna de la independencia sin ser absorbidos desde fuera”.

Asimismo, la primera edil socialista quiso hacer extensivo este reconocimiento a los profesionales de la comunicación en general “en unos momentos convulsos en los que la creciente escalada de tensión en determinadas situaciones que estamos viviendo en nuestro país, también repercute en los periodistas que nos ofrecen información y sus legítimas opiniones sobre conflictos como el que envuelve a Catalunya. Hoy más que nunca es necesario no sólo recordar y reivindicar la libertad de imprenta, sino también rescatar y defender la libertad del sentido crítico como una de las piedras angulares del periodismo y trasladarla a la ciudadanía para su implicación en la construcción de una sociedad de hombres y mujeres libres”, dejó apuntado, apostillando en los conceptos de libertad de prensa y de pensamiento: “todos y todos debemos seguir trabajando haciendo uso de ellas y defendiéndolas”.

UNA TERCERA EDICIÓN DEL PREMIO, QUE PUDO SER LA CUARTA

Hace 207 años, las Cortes de Cádiz reunidas todavía en La Isla de León reconocieron por vez primera en la historia la libertad de imprenta mediante el Decreto IX de 10 de noviembre de 1810. Dicen que fue la primera ley de libertad de prensa del mundo, dictada 16 meses antes de la Constitución de 1812, y contenía, en sus veinte artículos, una modernísima normativa legal que daba derecho de impresión a cualquier ciudadano.

En este contexto, el Ayuntamiento de San Fernando ha decidido conceder su Premio a la Libertad de Expresión a Diario de Cádiz. Este reconocimiento se basa en el “crucial papel” que el rotativo viene desempeñando desde su fundación, en 1867, y en un momento en el que precisamente cumple un siglo y medio.

Efectivamente, el grupo Joly está celebrando este 2017 los 150 años de su cabecera matriz, aunque en medio de esta ‘fiesta’ trate de ocultar otras noticias –y las esconda entre sus páginas-. Si en pleno verano decidió cerrar Ingrasa, su planta de impresión en Puerto Real, y subcontratar estas labores a una empresa en Sevilla -dejando en la calle a una treintena de personas-, hace apenas unas semanas se conocía por la denuncia de asociaciones de la prensa y del Colegio de Periodistas que el grupo ha recortado un poco más sus plantillas en varios de sus periódicos de la región: en concreto, en Cádiz ha despedido a once profesionales, ocho en Europa Sur y tres de la empresa Federico Joly que presta servicios a Diario de Cádiz y al resto de cabeceras. En su mayoría son periodistas, pero también comerciales, administrativos y otros puestos.

El Premio a la Libertad de Expresión que, de manera bienal concede el Consistorio isleño, dice rendir tributo a instituciones o personalidades que han contribuido al desarrollo de la libertad de expresión y opinión y al derecho a la información.

El Premio se instauraba alrededor del Bicentenario de las Cortes de 1810. Ya lo tienen el reportero gráfico jerezano Emilio Morenatti (2010) y el periodista isleño José Oneto (2013). Y en 2015 se concedió al semanario francés Charlie Hebdo, tras los atentados sufridos, pero meses después ante la presión de la derecha, se le retiró el mismo por la publicación de un chiste desafortunado: toda una paradoja en el contexto de un premio llamado “a la libertad de expresión”. Dany Rodway DIARIO Bahía de Cádiz

Los comentarios están cerrados.