DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

La futura ordenanza de Tráfico de San Fernando da respuesta a la “convivencia” del peatón con coches, bicis, patinetes y el tranvía

San Fernando espera contar en la próxima primavera con una nueva ordenanza de Tráfico que actualice la existente, ya obsoleta: salvo algunas modificaciones, data de los años 70. Dicha normativa municipal incluye como novedades la regulación del uso de los patinetes eléctricos, de las bicis, limita la velocidad en calles de plataforma única y ordena un poco la calle Real ante el paso del tranvía, aunque esta vía tendrá su propia ordenanza.

San Fernando espera contar en la próxima primavera, si los trámites avanzan sin contratiempos, con una nueva ordenanza de Tráfico que actualice la existente, ya obsoleta: salvo algunas modificaciones, data de los años 70 del siglo pasado.

Este miércoles se ha presentado el borrador ante el Consejo Asesor de Tráfico, conformado por el concejal de Movilidad y Transporte, Francis Posada, y representantes de los distintos partidos, Policía Local, autoescuelas, taxi, transporte urbano, Consorcio de Transportes Bahía de Cádiz, Federación de AAVV Isla de León, Protección Civil y concejalía de Desarrollo Sostenible.

La nueva normativa, a decir de la alcaldesa Patricia Cavada, es fundamental “para el desarrollo social y económico” de La Isla, al tiempo que viene a dar respuestas a las nuevas necesidades de movilidad y convivencia entre la ciudadanía, los distintos tipos de vehículos que circulan actualmente y los que deben venir como el tranvía metropolitano.

“Es una normativa trabajada, estudiada y consensuada -sobre todo ha sido fundamental el trabajo coordinado con la Policía Local- que viene a ofrecer más seguridad para el peatón, una regulación clara y específica de los nuevos vehículos de movilidad personal y un modelo de movilidad sostenible y accesible acorde a nuestra ciudad”, ha subrayado la primera edil socialista en la presentación del documento ante los medios. “Con la nueva ordenanza –opina-, nuestra ciudad será más accesible, transversal y mejor comunicada. Con una movilidad real y sostenible que permita la convivencia de todos y de todas”.

La alcaldesa resume que es una ordenanza “acorde con la realidad, que apuesta por el futuro, que abre las puertas de nuevos usos turísticos y de desarrollo de todo tipo de transporte sostenible, y que es una de las primeras en dar este paso de una forma tan completa y analizada”.

CONVIVENCIA ENTRE PEATÓN Y VEHÍCULOS

Las actualizaciones más importantes de esta normativa por aprobar son, por un lado, aquellas que tienen que ver con la seguridad del ciudadano en las zonas peatonales y el desarrollo de la ciudad, y por otro con la introducción de nuevos vehículos de movilidad (principalmente, los patinetes eléctricos) y la convivencia entre este tipo de transporte, el tradicional, el peatón y el paso del tranvía a lo largo de la calle Real.

Esta reglamentación es un marco general que regula específicamente la convivencia. Así, en la semipeatonalizada Real siempre tendrá preferencia el tranvía, y las bicicletas y VMP podrán circular por la plataforma tranviaria, mientras que los peatones lo harán por los márgenes de esta. Con todo, esta vía tendrá su propia ordenanza, mucho más exhaustiva, se remarca en la nota remitida a DIARIO Bahía de Cádiz.

La flamante ordenanza municipal también introduce las conocidas como zonas 20 y 30, en las que los vehículos circularán a menor velocidad de lo habitual. Todas las calles de plataforma única, sin desniveles entre la calzada y aceras, son genéricamente zonas 30. De esta manera, se limitará la velocidad “para que la ciudad sea más segura y sostenible” ya que recientes estudios demuestran que este tipo de medidas provoca que la tasa de contaminación sea menos elevada.

Otro elemento importante incluido es la regulación de esos vehículos de movilidad personal (VMP). En este punto se ha primado la seguridad y será obligatorio el uso del casco en los menores de 16 años, no se podrá utilizar el teléfono móvil o cualquier otro dispositivo incompatible con la atención permanente a la conducción, como norma general no se podrá llevar pasajeros y deberán obtener el certificado para la circulación emitido por el fabricante o importador del vehículo.

Estos patinetes podrán circular por ciclocalles, carriles bicis, por la calzada de calles integradas dentro de zonas señalizadas 20 y 30, por las plataformas únicas, sean compartidas o no, respetando la prioridad de los peatones y por las calles en los que todos sus carriles la velocidad máxima de circulación sea igual o inferior a 30 km/h. Estos vehículos podrán estacionar en las zonas destinadas a las bicicletas o en los espacios especialmente habilitados por el Ayuntamiento. Además, la ordenanza también abre la puerta al uso comercial de los VMP.

En esta normativa también se regula el uso de la bici y se permite su circulación por los parques públicos, siempre que se adecue la velocidad a las personas usuarias, la velocidad sea por debajo de los 10 kms/h y no se realicen maniobras que afecten a las personas que transitan a pie. Cuando circulen por las zonas 20 y 30 los ciclistas respetarán las preferencias establecidas para esta clase de vías y en el caso en el que en una vía compartida haya aglomeración del viandante el conductor de la bicicleta deberá descender de la misma y ceder el paso al peatón. Además, estará prohibido el uso de la bicicleta por las calles peatonales.

Asimismo, este proyecto de ordenanza está armonizado con la Ley General de Tráfico, con todas las actualizaciones de las normativas de tráfico de la Junta de Andalucía, con las normativas de accesibilidad, con los contenidos de la Agenda Urbana e incluso con los recientes decretos aprobados por el Gobierno central el pasado 10 de noviembre que afectan al reglamento general de circulación y modifican el reglamento general de conductores.

La intención del bipartito de PSOE y Cs (que tiene mayoría y no necesitará de la oposición para sacarla adelante) es que esta ordenanza pueda entrar en vigor la próxima primavera. Para ello, en breve se publicará 15 días en la web municipal para recabar sugerencias de la ciudadanía y colectivos. Posteriormente, “añadidas esas sugerencias”, se llevará pleno para una aprobación inicial. Acto seguido, se publicará en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) y se abrirá un periodo de 30 días para presentar alegaciones. Finalmente, después de todo ese proceso, se volverá a llevar a pleno para su aprobación definitiva y su entrada en vigor.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.