DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

El Gobierno isleño sostiene con estadísticas el “éxito” de la Policía de Barrio “de ocho a tres”; el resto de agentes se sienten “ninguneados”

La Policía de Barrio en San Fernando, en marcha desde finales de 2015, realizó cerca de 6.500 actuaciones el pasado año. Para el equipo de Gobierno, los números evidencian el “importante trabajo diario” que desarrollan estos agentes en contacto directo con los vecinos. Un balance que no ha sentado bien en el seno del SPLI-UPLBA, que considera que se “ningunea la labor de la mayoría del colectivo policial”, que no trabaja solo de ocho a tres de lunes a viernes como estos 11 policías.

La llamada Policía de Barrio en San Fernando realizó un total de 6.418 actuaciones a lo largo de 2017, según se recoge en la memoria estadística realizada por esta unidad dentro de la Policía Local. El número de incidencias ha crecido a tenor de las cifras de los dos años anteriores; en 2016 se contabilizaron 5.002 incidencias y de octubre a diciembre de 2015 (primeros meses de funcionamiento) el número fue de 624 incidencias.

En una nota remitida a DIARIO Bahía de Cádiz, el concejal de Seguridad Ciudadana, Ignacio Bermejo, ha valorado el “importante trabajo diario” que desarrolla esta unidad, “un servicio directo con la ciudadanía, cuya puesta en marcha era una reivindicación histórica de los vecinos con la que ha cumplido el Gobierno municipal”.

La experiencia piloto comenzó avanzado el año 2015 en las barriadas de Puerto Palos, Cayetano Roldán, Madariaga y Naval San Carlos, “teniendo nada más comenzar muy buena aceptación entre la ciudadanía por su cercanía, al hacerse visible la presencia policial de una manera cercana y efectiva”. Paulatinamente, el servicio se ha ido expandiendo a otras zonas de la ciudad, cubriéndose así todos los sectores del municipio.

Este modelo policial basado en el acercamiento al ciudadano, según el bipartito PSOE-PA, “se ha ido consolidando año tras año”, y esto se refleja en las más de 2.500 actuaciones que han realizado el pasado 2017 los agentes de la Policía de Barrio relacionadas con ayuda y asistencia a la ciudadanía. También destacan las labores propias de los agentes municipales como regulación del tráfico rodado en los barrios (casi 1.600) y actuaciones en materia de policía administrativa (casi 700).

Asimismo, los agentes adscritos a la Policía de Barrio celebraron durante el pasado ejercicio “numerosas” reuniones con asociaciones de vecinos para conocer sus demandas, estuvieron también mediando en conflictos privados y asistieron a actos públicos representando al cuerpo policial. Igualmente, esta unidad viene también realizando un acercamiento a los jóvenes y niños de los barrios participando en actuaciones organizadas por los centros escolares, destacando sobre todo los programas relacionados con la educación vial.

La memoria anual de la Policía de Barrio en La Isla refleja también que cuando más actividad tienen estos agentes es fundamentalmente durante el curso escolar, registrándose una clara disminución en el número de incidencias en los meses de vacaciones, especialmente las de verano. Y es que los agentes “realizan una importante labor regulando el tráfico a la hora de entrada y salida de los colegios y realizando labores de control y seguridad en las proximidades de los centros docentes”, se explica.

La Policía de Barrio ha incrementado también respecto a otros años el trabajo administrativo al haberse asignado específicamente a esta unidad un número mayor de tareas tales como notificaciones, comprobaciones de cumplimiento de sentencias de localización permanente, comprobaciones solicitadas por otras áreas municipales y otros requerimientos similares.

Entre sus funciones, realizan asimismo un seguimiento de las incidencias generadas, especialmente de aquellos casos que requieren una actuación ulterior por parte de un servicio externo a la Jefatura, tanto a nivel de la administración local (servicios de señalización viaria, vías y obras, servicios sociales municipales, etcétera) como por parte de servicios externos a nivel local (los realizados, por ejemplo, por la empresa de servicio de agua) o bien por otras administraciones. Desde febrero de 2016, cuenta con la posibilidad de realizar un control estadístico más preciso y sencillo, a nivel informático, del estado de esas incidencias gracias a un sistema operativo informático al efecto. El año pasado, el 92% de las incidencias que generó esta unidad policial fueron resueltas.

El concejal responsable insiste en destacar el “éxito” de la puesta en marcha de esta unidad policial con la que se persigue un acercamiento entre las fuerzas de seguridad y la ciudadanía: “tras tres años de funcionamiento, el equipo de Gobierno está muy satisfecho del trabajo que realiza a diario esta valiosa unidad de la Policía Local para garantizar la seguridad de los vecinos”.

QUEJAS DEL RESTO DE LA PLANTILLA POLICIAL

Esta difusión triunfalista de la labor que realiza la Policía de Barrio no ha sentado nada bien en el resto del cuerpo municipal. Según el Sindicato de la Policía Local Independiente (SPLI-UPLBA), el Gobierno local con estas declaraciones “ningunea la labor diaria de la mayoría del colectivo policial”, centrándose exclusivamente en estos agentes cuando el resto “realizan esas mismas funciones” y otras: denuncia contra infractores de tráfico, ordenanzas, bandos y demás disposiciones municipales; emplear las emergencias con conducción de urgencia e instruir atestados por accidentes de tráfico; detener conductores por alcoholemia o en intervenciones por requerimientos en conflictos privados; etc.

Este sindicato explica que en los tres últimos años la plantilla de la Policía Local, que ya era corta, ha sufrido “un gran déficit” en los turnos de trabajo, pasando de las 119 plazas en 2015 a los 111 efectivos actuales, “incluidos los 14 mandos policiales”.

Y en este contexto, la Policía de Barrio está compuesta por 11 agentes con un turno de trabajo de servicio mañana, de lunes a viernes, con el horario del resto de los empleados municipales, “mientras el resto de policías locales cumplen, según la Valoración de Puestos de Trabajo, con el cuadrante de servicio que incluye las jornadas de tarde, noches, sábados, domingos y festivos, lo que produce inseguridad por la ausencia de efectivos, supone una carga de trabajo y un agravio comparativo de condiciones laborales de conciliación laboral y familiar, y dificulta el desempeño de un mejor servicio a la ciudadanía”, se denuncia.

Así, SPLI-UPLBA concluye que la prestación del servicio de Policía Local en San Fernando tiene un carácter permanente, las 24 horas del día, “por lo que establecer un servicio policial especial, como la Policía de Barrio, solo de ocho a tres, no cumple con los requerimientos del resto de horario ni da respuestas consecuentes a las necesidades de los ciudadanos”.

Los comentarios están cerrados.