DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

La empresa que gestiona el aeropuerto de la Base de Rota prevé despidos y recortes salariales en plena negociación del convenio


Louis Berger Aircraft Services ha iniciado negociaciones con el comité de empresa de su centro de Rota para “adaptar” la plantilla y sus condiciones laborales al contrato recién renovado con EEUU de operaciones de terminal aérea de la Base Naval. O lo que es lo mismo, anuncia posibles despidos, admitiendo que estas medidas de ajuste “no son populares”, pero “son vitales para el contrato sea viable”. El alcalde, y su Gobierno local, ya han mostrado el apoyo a la plantilla en una reciente reunión con sus representantes.

Louis Berger Aircraft Services (LBAS) ha iniciado negociaciones con el comité de empresa de su centro de Rota para “adaptar” la plantilla y sus condiciones laborales al contrato recién renovado con la Armada de EEUU de operaciones de terminal aérea de la Base Naval. O lo que es lo mismo, anuncia posibles despidos, admitiendo que estas medidas de ajuste “no son populares”, pero “son vitales para el contrato sea viable”.

Al respecto, el alcalde de Rota, Javier Ruiz Arana, junto con el primer teniente de alcalde, Daniel Manrique, ya se ha reunido con representantes de los trabajadores de esta empresa, para mostrarles su apoyo.

En este encuentro, en la que también estuvieron presentes el presidente del comité de empresa de la Base, Manuel Urbina, y por parte de CCOO Juan Pavón, el equipo de Gobierno municipal PSOE-IU ha puesto de manifiesto su rechazo a la propuesta que la empresa ha planteado a los trabajadores, “ya que se trata de una propuesta que implica una serie de despidos importantes y una reducción también muy considerable de las condiciones laborales que perjudica a la plantilla”.

El bipartito entiende en un comunicado remitido a DIARIO Bahía de Cádiz que “no existe motivo” para este tipo de planteamientos cuando ambas partes están inmersas en el marco de un nuevo convenio colectivo. Por ello, se pide a la empresa que se siente a negociar con los representantes de los trabajadores, y que deje aparcado el tema de los despidos, cuestión que hasta ahora no se había planteado.

Por otro lado, también se le pide al Gobierno central, como responsable de las relaciones entre España y los Estados Unidos, que apoye a los trabajadores de la empresa que gestiona el servicio de aeropuerto de la Base.

Con todo, el alcalde ha insistido en la necesidad de que Louis Berger Aircraft Services se vuelva a sentar con los trabajadores, ya que “lo que estos empleados han iniciado es una negociación del convenio, y no procede que a mitad de negociación se planteen cuestiones tan perjudiciales como despidos masivos y merma en las condiciones laborales”.

El Gobierno local ha avanzado en este contexto que tiene previsto elevar una moción al pleno del Ayuntamiento en apoyo a los trabajadores, reivindicando la reanudación del diálogo e instando a la participación activa del Gobierno central, con la intención de buscar el consenso de todas las partes.

“HACER EL NUEVO CONTRATO ECONÓMICA Y OPERATIVAMENTE VIABLE”

Por su parte, desde la empresa se recuerda que este servicio –de operaciones de terminal aérea de la Base militar-, que se ha llevado a cabo por distintos contratistas desde hace más de 30 años, le fue adjudicado recientemente para un segundo período que empezó este agosto. No obstante, se afirma que este nuevo contrato “reduce sensiblemente el alcance de los servicios prestados”. Adicionalmente, “ha sido sometido a un proceso de adjudicación muy competitivo, incluyendo solicitudes de rebaja del precio inicialmente ofertado por LBAS”. Como resultado, lo adjudicado “fue significativamente menor al contrato anterior”.

Debido a esta situación, LBAS dice verse en la “obligación” de adaptar la plantilla y las condiciones laborales de la misma  “para que el contrato sea económica y operativamente viable”. Con carácter previo a la puesta en marcha de “las necesarias decisiones de reducción de costes”, la empresa señala que pretende llevar a cabo “una negociación abierta y de buena fe con los sindicatos que permita llegar a una solución de mutuo acuerdo”.

La compañía ha encargado dos estudios independientes. Uno es un análisis económico del nuevo contrato, incluyendo un estudio comparativo con los salarios del sector de handling en España. El segundo estudio es de eficiencia operativa y ha determinado la plantilla óptima para cumplir el contrato.


(puedes comentar esta información más abajo)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.