DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

La respuesta del Gobierno local a la protesta del Río “nos ha cabreado aún más”; exigen la dimisión de Amaya por “enfrentar a los barrios”

Vecinos del Río San Pedro, en Puerto Real, celebraban días atrás una concentración a las puertas del Ayuntamiento para “seguir reclamando nuestros derechos y la atención que se nos debe, ante los muchos problemas que sufrimos durante décadas”. Una protesta que ha tensado más si cabe las relaciones entre el Gobierno local y sobre todo la Plataforma Vecinal, que lamenta la estrategia de los socialistas de “querer enfrentar al resto de puertorrealeños con el Río”. Podemos e IU, directamente, piden la dimisión de la alcaldesa por su tono “soberbio y dictatorial” en este asunto.

Bajo el lema ‘hartos de estar hartos’, vecinos de la populosa barriada del Río San Pedro, en Puerto Real (con más de 6.000 habitantes), celebraron el pasado viernes a mediodía una concentración a las puertas del Ayuntamiento, de la Plaza de Jesús, para “seguir reclamando nuestros derechos y la atención que se nos debe”. La convocatoria surgía tras seis asambleas abiertas del barrio previas en las cuales se ha decidido tratar de intentar cambiar el rumbo de las administraciones, “y sobre todo de nuestro Ayuntamiento, ante los muchos problemas que sufrimos”.

Una concentración, en la que se leyó un manifiesto exigiendo que se apruebe un plan de choque “que saque a la barriada de la marginación institucional y se pongan en marcha los acuerdos necesarios para poner punto y final a problemas que se llevan años, incluso décadas, sufriendo”, que ha tensado más si cabe las relaciones entre el Gobierno local del PSOE y AxSí y estos vecinos, ante la reacción de los primeros.

Durante la protesta, ningún representante del bipartito se acercó a los alrededor de 70 personas en la calle, “queriendo que fuésemos nosotros los que entráramos al Ayuntamiento para hablar. ¿Pero el qué? ¿Qué más tenemos que explicar? ¿Qué más le tenemos que decir al Ayuntamiento que no le hayamos dicho ya? Pues por eso no se entró. Eran ellos, nuestras autoridades electas, las que debieron dar los 20 pasos que hay desde el patio a la calle, y no quisieron”, lamentan desde una de las entidades convocantes y más activas desde su refundación, la Plataforma Vecinal Río San Pedro.

En una nota remitida a DIARIO Bahía de Cádiz, esta entidad vecinal ha afeado al concejal socialista Carlos Salguero sus declaraciones de réplica a la televisión local “que han cabreado aún más si cabe al vecindario”, al “acusarnos de estar desinformados”, algo “totalmente incierto”, ya que esta plataforma “lleva un año estudiando caso por caso, problema por problema, llegando muchas veces a estar mejor informados y documentados que los propios técnicos municipales, concejales o la propia alcaldesa”.

“No se puede pretender responder a una manifestación con gestos que nos resultan propagandísticos, facilitando datos parciales cocinados para dar una imagen de cálculos de población y de inversión que no se corresponde con la realidad al ser parcial, y además con la intención de querer satisfacer con ellos a los que, por vivir en el Río, ya sabemos bastante de la situación de carencias que venimos padeciendo”, se le contesta a Salguero.

Y por otro lado, se cuestiona el “tono proponente” de la primera edil, Elena Amaya, a través de las redes sociales, “llegando a discusiones propias de barra de bar, además de utilizar en sus argumentos un chovinismo provinciano que está provocando que se cree un sentimiento de incomprensión y recelo entre el resto de ciudadanos de Puerto Real contra los vecinos del Río; argumentos más propio de los populismos que están proliferando en la política española y que tanto dice repudiar el PSOE”.

Además, este colectivo lamenta que Amaya ve en la plataforma “fantasmas de supuestos enemigos políticos y se inventa un contubernio contra ella por la presencia entre los miembros del colectivo de simpatizantes y militantes de distintos partidos, algo que es totalmente falso ya que la plataforma se declara apolítica y apartidista; si bien es cierto que hay vecinos de distinta tendencia política y, por supuesto, neutrales o apolíticos, esto no debería ser para la alcaldesa un arma arrojadiza, puesto que la opción del voto individual no deslegitimiza el asociacionismo vecinal ni la protesta ciudadana colectiva”.

“SABEMOS QUE EL AYUNTAMIENTO NO TIENE COMPETENCIAS EN LOS PRINCIPALES PROBLEMAS”

La Plataforma Vecinal Río San Pedro reconoce que, sobre los tres problemas más graves y persistentes de la barriada (cables de alta tensión “nocivas para la salud” cruzando la zona, descargas de graneles “tóxicos” en el Bajo de La Cabezuela y transporte público “nefasto y tercermundista”), “sabemos que el Ayuntamiento no tiene competencias, salvo su cuota en el Consorcio de Transportes, y sabemos que no está en su mano solucionarlos, aunque sí pelearlos, que es realmente lo que se echa de menos”.

Así, “exigimos que de una vez por todas, desde el Consistorio se deje de pedir a otras instituciones que solucionen los problemas y se lidere las reivindicaciones, trabajando decididamente por solucionar los problemas históricos”.

A ello se suma que el Río “sufre un factor periferia que nos afecta negativamente en todo”. En la limpieza, que sí es competencia de la administración local, “resulta llamativo -expone este colectivo- que la empresa municipal GEN encargada nos suministre un informe con las tareas que se van a realizar en el barrio y se incumpla sistemáticamente”. Y entre otros problemas eternizados están: calles “abandonadas y sin casi mantenimiento”, mala iluminación por las noches, zonas verdes descuidadas y sucias “que son colonia de ratas”, o la existencia de instalaciones sanitarias, deportivas y sociales cerradas.

La indignación de residentes en esta barriada puertorrealeña ha crecido en las últimas semanas a consecuencia de un socavón en la avenida Argentina y su problemático y demorado arreglo, “la gota que ha colmado el vaso”.

PODEMOS E IU EXIGEN LA DIMISIÓN DE LA ALCALDESA

En el marco de este rifirrafe entre Amaya y, sobre todo, dicha plataforma, el principal grupo de la oposición conformado por Podemos e IU (originalmente Adelante Puerto Real) ha exigido la dimisión de la alcaldesa del PSOE por mandar públicamente a un vecino a empadronarse en Cádiz “por discrepar con su gestión de la ciudad y en concreto con la gestión de los servicios municipales en el Río San Pedro”.

Así, ambas formaciones izquierdistas han afeado el tono “soberbio y dictatorial” y “discursos propios de la ultraderecha” de la primera edil, que “vuelve a montar un nuevo espectáculo impropio de una alcaldesa para ocultar su gestión”, que, tras dos años de mandato ya cumplidos, “sigue sin ser la más positiva para Puerto Real y deja mucho que desear”.

Además, IU y Podemos subrayan que las deficiencias municipales que desde distintos colectivos del Río se denuncian “se pueden encontrar en otros puntos y barrios de la ciudad y es por eso por lo que debe trabajar la alcaldesa y su partido al igual que su socio de gobierno, AxSí, que sigue respaldando a una alcaldesa en todos sus disparates y que en vez de querer enamorar a los vecinos y aumentar la población, quiere expulsarlos”.

“Que Elena Amaya pretenda convertir cualquier discusión en parámetros de dónde eres o te gustaría ser no es nada serio”, sentencian ambos partidos, que le recomiendan reflexionar sobre su actitud y presentar su dimisión porque “la máxima responsable del gobierno municipal no puede enfrentar unos barrios con otros”.

‘NOCHES DE VERANO’

Y entre tanto, este mismo miércoles se ha visto a la alcaldesa por la barriada, junto a su concejal de Cultura y Fiestas, Alfredo Fernández, para presentar el cartel del programa de actividades ‘Noches de verano en Río San Pedro’.

Una especie de festival musical de dos jornadas (este viernes 20 y sábado 21) en el que se desarrollarán diferentes actuaciones con entrada gratuita en el parque Agnes Rexton; y que suple de algún modo la ausencia de la tradicional Velada, debido a la pandemia. El Consistorio asegura que invierte en la actividad unos 7.500 euros.

Los comentarios están cerrados.