DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004
banner mantenimiento

El Gobierno puertorrealeño insta a “recapacitar” a los trabajadores municipales que protestan defendiendo “una subida de salarios ilegal”

En las últimas semanas son diarias las protestas de trabajadores municipales frente al Ayuntamiento de Puerto Real contra la suspensión cautelar del “perfecto encuadramiento”; que en la práctica ha supuesto una reducción salarial para muchos de los empleados públicos. Frente a esta incómoda situación, la concejala de Recursos Humanos ha pedido a los sindicatos que entiendan que la administración debe acatar sentencia y no puede cometer fraude de ley. Dicha subida fue acordada hace más de una década “de manera camuflada” y “ha sido tumbada por los tribunales”.

Desde hace ya semanas, son diarias frente al Ayuntamiento de Puerto Real las protestas de trabajadores municipales contra la suspensión cautelar del “perfecto encuadramiento”; que en la práctica ha supuesto una reducción salarial para muchos de los empleados públicos. Exigen la puesta en marcha de una nueva Relación de Puestos de Trabajo (RPT), que pondría solución al problema.

Ante ello, la concejala de Recursos Humanos y Relaciones Laborales, Carmen Silva, ha salido públicamente este martes solicitando a los sindicatos convocantes de estas movilizaciones que “recapaciten, rebajen tensión ante el resto de compañeros y favorezcan la vuelta a la normalidad” en las dependencias municipales, “para garantizar el buen servicio que la ciudadanía puertorrealeña se merece”.

En una nota remitida a DIARIO Bahía de Cádiz, esta edil del PSOE considera que estas protestas sindicales “persiguen mantener una subida de salarios que ha sido declarada ilegal y discriminatoria”. La subida fue acordada en 2008 “de manera camuflada” y “ha sido tumbada por los tribunales”.

En este sentido, Silva recuerda que “el actual equipo de Gobierno no fue partícipe de la negociación que dio lugar a esta subida de salarios encubierta, pero sí los mismos sindicatos que ahora pretenden mantenerla”. “Tampoco estábamos aquí cuando en 2016 una sentencia declaró ilegal la medida e instaba al Ayuntamiento a normalizar la situación y, sin embargo, es este Gobierno el que está actuando con responsabilidad, no sólo ante la Justicia, sino ante el resto de empleados municipales y ante el conjunto de la ciudadanía”, apostilla.

Entiende esta representante del actual bipartito de socialistas y andalucistas que “lo fácil habría sido hacer lo que hicieron los anteriores equipos de Gobierno, tirar la pelota hacia delante y esperar a que venga alguien a solucionar el problema. Pero nosotros asumimos nuestro compromiso con todas las consecuencias. Si cumplir las sentencias judiciales y los requerimientos del Cámara de Cuentas significa tener protestas diarias en la puerta del Ayuntamiento e interrupciones en el pleno, las aguantaremos, pero decisiones legales como la que hemos tomado son las que hacen falta para evitar que nuestro Ayuntamiento se vaya a pique”.

“ESTAMOS INTENTANDO SOLUCIONAR ACUERDOS SALIDOS DE SINDICALISMOS CORTIJEROS”

En opinión de Carmen Silva, “acuerdos justos” e “igualitarios”, como la regularización del complemento de productividad acordada en el pleno de este mes o la nueva RPT municipal “cuya redacción se está terminando”, son los que permitirán a la plantilla municipal “afrontar su modernización de forma transparente y mejorar el clima laboral”. Está claro, agrega, que “acuerdos laborales arbitrarios y salidos de sindicalismos cortijeros han tenido como resultado las nefastas consecuencias que este Gobierno está intentando solucionar ahora”.

Además, la responsable de Recursos Humanos del Consistorio se pregunta “por qué no se convocaron protestas cuando se acordaron medidas arbitrarias que beneficiaban a unos pocos frente al resto de la plantilla municipal; o cuando en 2016 llegó la sentencia que ya ponía de manifiesto la ilegalidad de esta retribución; por qué no han exigido una nueva RPT en estos casi veinte años”.

“No es agradable; es una situación que nos hemos encontrado porque quienes estuvieron antes que nosotros no tuvieron la valentía de hacer frente al problema. La única solución es cumplir la ley. Y si hay un sindicato o un grupo de trabajadores que pretende que no cumplamos la ley, lo sentimos, lo vamos a hacer. Vamos a hacer cumplir la ley, a defender el interés general y no vamos a ceder ante las presiones. Los sindicatos deben comprender que la administración debe acatar sentencia y no puede cometer fraude de ley”, repite Silva.

LA HISTORIA DEL “PERFECTO ENCUADRAMIENTO”

El llamado “perfecto encuadramiento” es un concepto retributivo acordado mediante una serie de acuerdos y actos aprobados por el pleno en los años 2008 y 2009, entonces con José Antonio Barroso (IU) de alcalde.

En virtud de estos, se equipararon las retribuciones básicas y complementarias de los puestos pertenecientes a la categoría de Agrupación Profesional (AP) con las del grupo C2, y las de éste con las del grupo C1. En la práctica, implicaba el ascenso a nivel salarial de las citadas categorías, de modo que, aun manteniendo las funciones de su categoría, operarios pasaban a cobrar como auxiliares administrativos y éstos como administrativos, sin que esa especie de ascenso laboral se ajustara a los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad requeridos para la función pública.

En 2016, se notifica al Ayuntamiento una sentencia judicial que advierte de la posibilidad de dar testimonio a los juzgados de instrucción por si aquellas actuaciones municipales pudieran incurrir en delito. Notificada la sentencia, la Secretaría General insta a acordar su suspensión “dada la existencia del grave daño para el interés público”.

Sin embargo, no fue hasta agosto de 2019 cuando el actual bipartito con Elena Amaya de alcaldesa inició un procedimiento de revisión de oficio. En junio de 2021, el Ayuntamiento recibía además informe de la Cámara de Cuentas de Andalucía en la que se advierte que el mantenimiento del pago de las retribuciones que derivan de los acuerdos analizados desde que se notificó la sentencia y a la vista de los varios informes emitidos, que apremiaban a una inmediata revisión de oficio con la adopción de la medida cautelar de suspensión para evitar perjuicios económicos a la Hacienda Pública, constituye un supuesto de responsabilidad contable de acuerdo con la normativa y jurisprudencia de aplicación. Como consecuencia, la concejalía de Recursos Humanos procedió ya el pasado agosto a la suspensión cautelar del pago de ese “perfecto encuadramiento”.

Los comentarios están cerrados.