DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

“Cuando la población más lo necesita, las instituciones no están”; 80 escolares puertorrealeños siguen comiendo gracias a la solidaridad

CGT ha vuelto a denunciar que el cierre de los comedores escolares, por el estado de alarma, “está dejando sin comer” a cerca de 80 alumnos de Puerto Real. “¿Qué trámite o excusa burocrática puede justificar que esté pasando esto en un contexto tan duro como el que estamos viviendo?”, se pregunta. Desde hace semanas, una red solidaria de voluntarios está auxiliando a estas familias.

“Si las instituciones que nos gobiernan están tan burocratizadas y ajenas a los problemas de la gente, cabe preguntarse ¿para qué están? Y si sólo son maquinarias de márketing político y nichos de poder, pero en los momentos difíciles no son útiles para lo que realmente importa ¿para qué las queremos?”. Son reflexiones que se hace CGT Enseñanza Cádiz, exponiendo de nuevo que el cierre de los comedores escolares, por el estado de alarma ante la crisis sanitaria del coronavirus, “está dejando sin comer” a cerca de 80 alumnos de Puerto Real que tenían becado este servicio. Desde hace semanas, una red solidaria de voluntarios está auxiliando a estas familias.

La alcaldesa, Elena Amaya, ya denunciaba la situación a principios de mayo, lamentando que el Ayuntamiento se haya quedado fuera del programa de refuerzo de alimentación infantil activado por la Junta de Andalucía en plena pandemia, y demandaba que se reabriera la convocatoria.

La consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación dio traslado a finales de marzo al Consistorio puertorrealeño (como al resto de ayuntamientos de Andalucía) de un comunicado en el que se solicitaba a los servicios sociales comunitarios la elaboración de una relación del alumnado que, debido a los efectos del estado de alarma y la paralización de la actividad, ha entrado en situación de vulnerabilidad cumpliendo así los requisitos para ser incluido beneficiario del plan Syga. Una vez recabados los datos por parte municipal, el problema llegó a la hora de incluir a esos escolares en el sistema de información Séneca dado que la administración autonómica lo cerró el día 6 de abril y los datos referentes a Puerto Real se obtuvieron dos días después, “con lo que estos niños se quedaron fuera del servicio de alimentación”.

Ante esto, a CGT le surgen “muchas preguntas”: “¿qué trámite o excusa burocrática puede justificar que esté pasando esto en un contexto tan duro como el que estamos viviendo? ¿Qué clase de prioridades han marcado las instituciones que nos gobiernan como para que unos plazos o un trámite burocrático no realizado, deje sin comida a 80 niños en Puerto Real, entre otras localidades?”. Para este sindicato, “esto nos muestra una vez más que, cuando la población más lo necesita, las instituciones no están ni se las espera”.

Además, en el comunicado remitido a DIARIO Bahía de Cádiz, CGT alude al “silencio” con que el Ayuntamiento está observando la situación, “tratándose de la institución más cercana a la ciudadanía, la que más palpa la realidad y, sin embargo, la menos útil de todas para encontrar soluciones”. Y al tiempo se tacha de “indignante” que la Junta “simplemente se lave las manos ante el problema, no responda, no recule y abandone a su suerte a quienes lo están pasando mal, como si no fuera su problema”.

Adelante Puerto Real ya mostró días atrás su “perplejidad” al conocer “a través de la prensa” que esos 80 menores en riesgo de exclusión no están acogidos al programa de la Junta “por una negligencia de las administraciones”.

RED SOLIDARIA

“Una vez más, son las iniciativas solidarias las que salen al rescate, el pueblo salvando al pueblo”, se resalta. Y es que desde hace un mes, vecinos y comerciantes han puesto en marcha una red solidaria para atender a estos 80 escolares cada día. La iniciativa arrancó en el restaurante Amura el día 29 de abril; el 12 de mayo se trasladaron al colegio Reyes Católicos, y desde entonces, cada mañana, cocineros voluntarios acuden a la cocina de este centro público y preparan menús para estos niños de familias vulnerables. “A día de hoy, nadie sabe aún si se dará una solución a este tema ni cuándo”, se agrega.

“No hay excusa, estas familias deben ser atendidas y no hay razón válida para lo que está ocurriendo. Esto es lo que piensan los voluntarios que cada día entran en la cocina del Reyes Católicos para cocinar más de 80 menús diarios y repartirlos a quienes los necesitan, todos los días, cada mañana desde que empezó la cuarentena”, se insiste.

CGT exige una “solución inmediata, que se atienda esta situación por las autoridades competentes y, si no, que asuman su incompetencia y dimitan de sus cargos”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.