DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Casi a punto los flamantes cañones nebulizadores de agua para minimizar el impacto de la carga y descarga en La Cabezuela

La dársena de La Cabezuela, en Puerto Real, sigue sumando medidas para minimizar el impacto de la carga y descarga de graneles sólidos, que sufren las barriadas cercanas. A las nuevas pantallas de protección ya operativas se une la instalación de cañones nebulizadores de agua. Ya se está formando al personal para su uso cuando las condiciones del viento lo requiera.

La dársena de La Cabezuela, en Puerto Real, sigue sumando medidas para minimizar el impacto de la carga y descarga de graneles sólidos, que sufren principalmente los vecinos del Río San Pedro, y en la otra orilla, residentes en la Barriada de La Paz de la capital.

A las nuevas pantallas de protección operativas desde febrero, que cuentan con un diseño más eficiente que mejorará la sostenibilidad de las operaciones, se une la instalación de cañones nebulizadores de agua. Precisamente, en los últimos días se ha realizado la formación de los operadores para la puesta en marcha próximamente de estos elementos.

Se trata de cuatro cañones de nebulización de agua direccionables, de 50 metros de alcance y más de 6.000 metros cuadrados de área de nebulización. Disponen de turbina silenciosa y bomba de 20 bares de presión, con arranque progresivo de ambos elementos, que serán de baja emisión acústica.

Según detallan desde la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz (APBC), cada cañón está dotado de movimiento de barrido automático de amplio recorrido (hasta 350º), con ajuste eléctrico de inclinación (-18º a +40º desde horizontal) y cuenta con un número de 30 boquillas cerámicas en el cabezal (con al menos dos rangos de trabajo). El consumo de agua estará entre 16 y 120 l/min, según la disposición de trabajo seleccionada y disponen de un filtro de agua de acero inoxidable.

Cuentan con panel de control mediante pantalla de LCD y mando de control inalámbrico. Opcionalmente puede implementarse un control centralizado de todas las unidades vía wifi y por cable.

Cada cañón está montado sobre un bastidor móvil, dotado de ruedas industriales y gancho de remolque, de forma que se puede cambiar de posición si es necesario y pueden ser desplazados, por tanto, a la zona en que sean necesarios su empleo. Cada una de estas zonas está predefinida y contará con un punto de conexión eléctrica y de agua para su funcionamiento.

Complementariamente se está ultimando la instalación de un sistema de alerta por viento, que permitirá avisar mediante señales visuales y mediante el envío automatizado de correos electrónicos al personal responsable y operadores, de la necesidad de conectar los cañones nebulizadores, restringir la operativa, o incluso plantear la parada de la actividad.

OTRAS MEDIDAS

Además, desde el pasado febrero están operativas las nuevas pantallas de protección para la manipulación de graneles. Se han colocado a 72 metros del cantil con alineación en forma de corchete ([). La barrera está formada por 58 módulos de pantallas de 4 metros de longitud, de las que 42 se ubican paralelas al muelle y 16, perpendiculares a él, en dos alineaciones de 8 módulos cada una. La parte superior tiene una inclinación de 42º para mejorar su eficiencia. La zona protegida alcanza los 233 metros lineales y la altura de las pantallas asciende a los 14 metros.

Ambas medidas forman parte de un proyecto más amplio en el que se encuentra también la pavimentación en la zona para evitar la acumulación de material en oquedades y facilitar la limpieza de los muelles, ya ejecutado, se remarca en la nota remitida a DIARIO Bahía de Cádiz.

Con el objetivo de maximizar la ordenación del tráfico de vehículos pesados y controlar de forma más eficiente la limpieza de las zonas de circulación de dichos vehículos, se ha procedido también a mejorar la señalización de los viales de conexión interior del puerto, fundamentalmente entre la zona de carga y descarga y acopio en muelle, y el acceso portuario.

La empresa Gestión y Ejecución de Obra Civil se adjudicó por algo más de 1,5 millones de euros la ejecución de toda esta batería de medidas medioambientales.

La APBC ha puesto en marcha también recientemente un Sistema de Gestión Ambiental que permite controlar y mejorar la emisiones en La Cabezuela, entre otros objetivos, y gracias también a la instalación de dos estaciones de medición de última generación en colaboración con la Junta de Andalucía, se está controlando ya la eficacia de las mejoras ambientales implementadas, además de conocer al detalle las emisiones en ambas zonas en tiempo real y seguir tomando medidas que mejoren la sostenibilidad del puerto.

Los comentarios están cerrados.