DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Romero deja Adelante: “siempre entendí la organización como herramienta de empoderamiento popular, hoy apenas queda nada”

“No tiene sentido continuar como concejal de un grupo municipal cuando no comparto la obediencia que profesa la mayoría de mi grupo a las direcciones estatales y andaluzas de Podemos e IU y defienden el proyecto de Unidas Podemos”. Con su habitual “honestidad”, el que fuera alcalde de Puerto Real entre 2015 y 2019, actualmente portavoz de Adelante en la oposición, ha decidido dejar su acta de concejal (y en la Diputación), paso que también dan sus compañeros Fátima Pontones y Mario García. Todos muestran decepción con la deriva de la formación morada: “no tiene nada que ver con lo pusimos en pie en 2014 ni con Adelante Andalucía”.

Antonio Romero, alcalde de Puerto Real entre 2015 y 2019 y durante el presente mandato liderando la oposición como portavoz de Adelante Puerto Real además de diputado de Adelante Cádiz en la Diputación, acaba de anunciar que abandona la política institucional; deja su acta de concejal en el Consistorio, lo que automáticamente, supone su baja también en la Diputación (aquí será relevado por el concejal de Adelante El Puerto Alejandro Gutiérrez).

Lo ha comunicado este lunes en una rueda de prensa, en la que ha estado acompañado por sus compañeros Fátima Pontones y Mario García, que también han dimitido como ediles de Adelante (la confluencia conformada de cara a las pasadas elecciones municipales entre Podemos e IU). “Lo hemos hecho de forma conjunta porque, aunque con matices diferentes, las razones que nos llevan a ello son comunes”, ha comenzado a explicar Romero.

“Esto no es un adiós, no es un hasta luego –ha precisado el exalcalde-, voy a seguir compartiendo espacios, militancia y lucha con mis compañeros de Adelante Andalucía a nivel andaluz, provincial y local, y voy a participar en el proceso de debate Andalucía no se rinde, al mismo tiempo que voy a construir en asociaciones y movimientos sociales, que, al fin y al cabo, es de donde vengo y lo que me trajo hasta aquí”.

Antonio Romero ha reconocido en esta despedida que su “honestidad” en la rendición de cuentas ante los medios a veces ha sido contraproducente -“me ha faltado más picardía”, ha reconocido- pero, en cualquier caso, “desde el primer día, siempre he dicho que a mí el sillón me quema y ha llegado una situación, en que lo que mejor puedo hacer es dejar lo institucional para ser más útil en la construcción desde lo social. Para mí no tiene sentido continuar como concejal de un grupo municipal cuando no comparto la obediencia que profesa la mayoría de mi grupo a las direcciones estatales y andaluzas de Podemos e IU y defienden el proyecto de Unidas Podemos”. “Es totalmente respetable, pero no es lo que me hizo venir aquí. Nada tienen que ver ya desde mi punto de vista, con la organización que pusimos en pie en el año 2014 ni con el proyecto que siempre ha sido Adelante Andalucía”, argumenta.

A colación, ha recordado que su inicio en la política comenzó en 2014 con un proyecto que era “más un movimiento impugnador que un partido político como tal. Nunca nos importaron de hecho las siglas y siempre entendimos la organización como una herramienta de empoderamiento popular y de participación de la ciudadanía”. Sin embargo, “esa situación ha ido cambiando y decreciendo año tras año, y hoy en día apenas queda nada de ese espíritu, por lo que me resulta cada día más difícil identificar a quién estoy representando en la institución”.

En esta trayectoria, el ya exconcejal ha identificado 2018 como el momento de la generación del espacio que denominaron Adelante Andalucía y que “a algunos de nosotros nos supuso un revulsivo y generó una nueva ilusión”. Sin embargo, “la decisión de expulsar a mis compañeras del Parlamento andaluz (los afines a Teresa Rodríguez), decapitando cualquier muestra de pluralidad y de diferencia de opiniones, para mí ha supuesto la gota que colma el vaso en este proceso. Me parece un ataque en todo regla a la democracia, a la representatividad salida de las urnas, un ardid, una treta de partidos para conservar sus privilegios y tapar la vergüenza de pactar con quien haga falta y renunciar a lo que vinimos a ser: la verdadera alternativa al Régimen, al bipartidismo, a no ser muleta del PSOE y, menos en Andalucía”.

En este sentido, ha manifestado “todo mi apoyo a los diputados y diputadas expulsadas en el Parlamento” al tiempo que ha dejado claro que “voy a seguir construyendo proyecto político con ellos y con ellas y con lo que representan”.

A nivel local, ha lamentado “lo poco útil que encuentro mi participación en nuestra labor de oposición en el Ayuntamiento de Puerto Real, debido al nulo talante negociador del actual equipo de Gobierno (de PSOE y AxSí) que, con su mayoría absoluta, no sólo aplasta cualquier intento de colaboración, sino que critica, cuando no humilla, la mínima iniciativa que se proponga”.

Así, ha recordado “las propuestas que le hicimos durante el confinamiento y que no han llevado a la práctica ninguna, los ruegos en esta última convocatoria de fondos europeos Next Generation, o las retiradas de puntos del orden del día con la promesa de convocatorias a mesas y reuniones que nunca se producen”.

Finalmente, el que fuera alcaldable de Adelante Puerto Real en 2019 y ganara las elecciones ha expresado su “admiración” por “los compañeros que se quedan, que asumen la responsabilidad de seguir defendiendo en las instituciones todo aquello por lo que dimos el paso a la política: transformar la vida de la gente. Me tendrán apoyándolos en su tarea”. También ha querido a agradecer “a toda la gente que me ha acompañado en estos años, a mis compañeros de Puerto Real, pero también de toda la provincia con los que he podido trabajar en multitud de temas y que me han permitido conocer mucho mejor esta provincia y a su gente”.

“HAY QUE RECUPERAR EL ENTUSIASMO”

Por su parte, según se informa a DIARIO Bahía de Cádiz, Fátima Pontones y Mario García también han explicado los motivos por los que dejan su acta de concejal. Para Pontones, “nuestra renuncia al acta se basa en muchos motivos, pero el principal es lo poco se parece la actual situación a lo que se pretendía aquel 15 de marzo de 2011 en las plazas de todos los pueblos y ciudades. Con ese espíritu entramos en 2015 en las instituciones, en forma de candidatura ciudadana, con el enorme peso de la responsabilidad que asumíamos, pero con la ilusión de cambiar el sistema perverso de cortijos, sueldazos y pelotazos”, ha recordado.

La todavía edil ha criticado duramente “el centralismo, personalismo y el aparato político en el que se ha convertido la esperanza de la gente humilde, currante y cansada, que el 15-M dijo basta, y que ahora arrolla y aniquila a quien discrepa de este aparato”. Como ejemplo, ha descrito cómo, “los que seguimos pensando que el PSOE es un gran enemigo de la gente de abajo, que sistemáticamente ha traicionado a los trabajadores de este país, sentimos constantemente acechando sobre nosotros la espada de Damocles” o “lo que ha sucedido en Parlamento andaluz, precisamente para allanar el camino a un futuro pacto con el peor PSOE posible”.

Por su lado, Mario García ha recordado que “hace un año y medio prometimos mirar adelante y yo lo hice por mi ‘puertorrealeñismo’ y ante la brújula de la dignidad”. Sin embargo, “pasado este tiempo, nos hemos encontrado de frente con la soberbia y el rodillo, la cerrazón y la incompetencia del equipo de Gobierno y con coordenadas distintas de las organizaciones a nivel estatal”.

Ambos han mostrado su ilusión por “recuperar las bases, la calle, la gente, reorganizarnos desde abajo que es desde donde se consiguieron los verdaderos logros, y recuperar el entusiasmo”.

PODEMOS “COMPRENDE PERFECTAMENTE LOS MOTIVOS”

Por su lado, el Círculo de Podemos Puerto Real asegura que “comprende perfectamente” los motivos expresados por los concejales salientes Antonio Romero, Fátima Pontones y Mario García, sobre sus dimisiones, que, “al ser de carácter personal, son totalmente comprendidos y aceptados”. Y públicamente se les agradece la labor realizada.

“En Puerto Real, en todo momento, Podemos ha apostado siempre por el entendimiento y el dialogo con las distintas fuerzas políticas de izquierdas, incluidas las de nueva aparición. Desgraciadamente no ha podido ser así, por mucho que se ha intentado desde nuestra formación. Lo cual lamentamos profundamente, porque estábamos seguros de que aquí se podían hacer las cosas diferentes ha como se han sucedido en otras instancias”, añaden desde formación morada.

Asimismo, esta formación muestra su apoyo a los concejales que van a permanecer en el Consistorio, agradeciéndoles también su trabajo y unidad de equipo con sus compañeros de Izquierda Unida, “que hasta el momento han demostrado que el trabajo del grupo municipal funciona coordinadamente en una misma dirección y con los mismos objetivos”. Adelante Puerto Real cuenta con ocho representantes actualmente, siendo el principal partido de la oposición.

“SI ALGUIEN TENÍA OTRO PROYECTO, DEBIÓ HABERLO DICHO ANTES”, PARA IU

IU, la otra parte de la confluencia Adelante Puerto Real, también ha valorado la dimisión de los tres concejales del grupo, respetando de entrada las decisiones: “la implicación o intervención en política y la forma de intervenir en política, así como el tiempo que cada cual le dedica es una decisión personal con dimensión política; el qué, el cuándo y el cómo”.

Entiende la coalición izquierdistas que Romero, Pontones y García deben dar explicaciones sobre todo a sus compañeros de Podemos; no obstante, “está claro que la salida de unas personas afecta de alguna manera al conjunto, pero a veces los hechos resultan clarificadores de que no todos ponían sobre la mesa las mismas expectativas”.

“Aquí hicimos una alianza entre gente de Podemos y gente de Izquierda Unida como punto de referencia política social y municipal para mucha gente. Si alguien tenía otro proyecto, debió haberlo dicho antes porque la gente que nos votó tiene derecho a saber quién es quién”, dejan caer desde la asamblea local de IU.

Y se añade que su formación está “en el mismo lugar, en la misma posición que estábamos cuando nos presentamos a las elecciones con el proyecto de Adelante Puerto Real, entramos llamándonos IU y aquí seguimos como IU, con toda la claridad de la verdad desnuda, sin artificios”.

“No nos desanimamos porque sabemos que cada paso cuesta trabajo, dedicación y, con cierta frecuencia, incomprensión. Que en política no se trata de llegar y besar el santo o llegar y quedarse con el santo y la peana. Construir un mundo mejor, una ciudad mejor, un Puerto Real mejor es una tarea colectiva, no un sprint final, sino una carrera de fondo”, se apostilla, sentenciando -parece que mirando de reojo al exalcalde- que “aquí no estamos para ganar brillo personal, ni para demostrar que somos más listos que nadie, sino para mejorar la vida de la gente trabajadora. Y esto vale tanto para la política que se hace en las instituciones públicas como para las asociaciones más modestas que trabajan con una visión social”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.