DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Alumnado del colegio Reyes Católicos de Puerto Real lanza al Atlántico una ‘botella’, tras recibirla de una escuela de New Jersey

Alumnos del colegio Reyes Católicos de Puerto Real, con el apoyo del CEI•Mar y la UCA, participan por primera vez en un proyecto internacional educativo para conocer el mundo marino-marítimo desde un viaje en barco por el Atlántico. El ‘Crimson Voyager’, un mini-velero preparado por ellos, tras salir de Nueva Jersey (EEUU) hace meses y acabar en aguas gaditanas, ha iniciado ahora una nueva aventura desde la isla de Madeira, cargado con “mensajes e ilusiones” de estos chavales.

Alumnado del colegio Reyes Católicos de Puerto Real, con el apoyo del Campus de Excelencia Internacional del Mar (CEI•Mar) y la Universidad de Cádiz, participa por primera vez en un proyecto internacional educativo (Educational Passages) para conocer el mundo marino-marítimo desde un viaje en barco por el Atlántico. Esta misma semana, el ‘Crimson Voyager’, un mini-velero preparado por ellos ha iniciado su aventura desde la isla de Madeira.

En la Navidad de 2015, escolares de Primaria de la Escuela de Morristown-Beard, de Nueva Jersey, en la costa atlántica estadounidense a unos 100 kilómetros al sur de Nueva York, botaron en aguas atlánticas al ‘Crimson Voyager’. Su lanzamiento se enmarca en la misión Educational Passages (Pasajes Educativos), un proyecto americano que persigue proporcionar experiencias prácticas de aprendizaje multidisciplinares e interculturales a estudiantes de todas las edades en auténticas clases transoceánicas.

Los mini-veleros son “el mensaje en la botella del siglo XXI”. El mensaje se aloja en el interior del casco de estos pequeños barcos, con metro y medio de largo, que son lanzados en el océano completamente a la suerte de los vientos y las corrientes. Los escolares preparan y realizan un seguimiento de sus pequeños barcos con objeto de aprender sobre los vientos, las corrientes o el clima. Cuando el azar lleva a estos veleros a un nuevo destino, “se abre la puerta a la interacción y la amistad entre jóvenes de diferentes culturas que comparten un mini-velero y un sueño”, relatan desde la UCA en una nota remitida a DIARIO Bahía de Cádiz.

Cada velero dispone de un equipo GPS y un transmisor por satélite conectado a un sistema de la agencia estadounidense NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration). De este modo, los participantes pueden acompañar diariamente en el recorrido a su barquito.

Después de cuatro meses y medio, y de recorrer una distancia de más de 10.000 kilómetros (a una velocidad promedio de unos 100 cm/s, sobre dos nudos), el destino llevó al ‘Crimson Voyager’ botado desde EEUU frente a las costas de Cádiz, donde fue rescatado por el Instituto de Ciencias Marinas (INMAR) de la UCA.

Este ‘Crimson Voyager’, cargado de regalos simbólicos y mensajes en su interior, fue adoptado por alumnado de sexto de Primaria del colegio puertorrealeño Reyes Católicos. A lo largo del curso, lo han reparado, pintado y cargado con mensajes e ilusiones, y el 13 de noviembre era de nuevo botado al Atlántico a merced de los vientos “en busca de un nuevo destino”.

Gracias a la ayuda y coordinación del CEI•Mar, la UCA y del proyecto Leva Portugal ao Mundo, de la Dirección General de Política del Mar de Portugal, el reacondicionado ‘Crimson Voyager’ ha sido lanzado junto a otros dos mini-veleros, trabajados por estudiantes portugueses, escoceses y estadounidenses, desde la isla de Madeira.

Se han realizado ya 85 lanzamientos de mini-veleros como estos en todo el mundo, conectando a 14 países, pero esta vez era la primera que se realizaba un lanzamiento simultáneo de tres barquitos. Junto al ‘Crimson Voyager’ ahora gaditano, participan los mini-veleros ‘West’ y ‘Nada’.

Ahora, el reto de estas tres modernas ‘carabelas’ es aprovechar el gran giro oceánico del Atlántico Norte para alcanzar el nuevo continente, o quién sabe dónde, una aventura que puede ser seguida día a día AQUÍ.

Otras noticias...