DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Carta a Pedro Sánchez

Sr. presidente, la corrupción no es solamente robar dinero público, sino dar la espalda a los intereses públicos, trabajar para los intereses de algunos adinerados que no han sido elegidos por el pueblo en unas elecciones libres. Corrupción es lo que ha llevado a Rajoy y al PP a una situación de humillación política ganada a pulso y sin precedentes, pero corrupción -en estado puro- también son todas las guerras, como la guerra de Siria respecto a la que Europa no ha hecho ni por ponerle fin ni por paliar siquiera sus horribles efectos. Suponemos que usted sabe que desde la base de Rota se ha bombardeado Siria con buques adscritos al escudo antimisiles. Esto es corrupción estructural.

Conocemos bien la trayectoria pro OTAN del PSOE y cómo su partido, desde aquella tosca mentira de “de entrada, OTAN no” de 1986, puso en marcha, prácticamente al mismo tiempo, una incoherente “alianza de las civilizaciones” y un abrazo suicida, vía escudo antimisiles y ampliación de la base de Morón, al poder militar de EEUU. La gran herencia del franquismo, las bases con capacidad nuclear y la tutela norteamericana de nuestra Defensa y Política Exterior, ha sido para el PSOE una letanía sumisamente recitada desde 1975 hasta el día de hoy. En este sentido, la humillación de España, una y otra vez, modificando el convenio de Defensa con EEUU siempre a favor de la VI Flota, ha sido, en estrecha unión con el PP, su único rumbo.

Conocemos bien la trayectoria pro OTAN del PSOE, y sin embargo le dirigimos a Vd. esta carta para intentar hacerle reflexionar sobre los peligros de ese indigno entreguismo y sobre la necesidad de Paz y Cooperación entre los pueblos que hoy, más que nunca, está sobre la mesa.

En estos momentos, sorprende la diferencia, tan elocuente, entre las multimillonarias inversiones militares y las actuaciones, mal preparadas, casi sin medios, desorganizadas, que permitirían rescatar con vida a las personas que se ven obligadas, debido entre otras cosas a la fortificación de la frontera Sur, a atravesar el Estrecho de Gibraltar o el mar de Alborán en pateras. El gesto de acoger al Aquarius en Valencia está bien, haber generado una colosal deuda militar suscribiendo planes absurdos de compra de armamento ya no está tan bien. Tener gestos mediáticos mínimamente humanos no logra ocultar políticas militares de contención de la emigración Sur/Norte (que la UE y la OTAN llevan a cabo).

Parece ser que usted va a asumir las líneas maestras del presupuesto ideado por el PP en la anterior legislatura, básicamente, y en lo que se refiere a Defensa, obedecer las directrices del Pentágono y la UE de elevar progresivamente el gasto militar lo más cercanamente posible al 2% del PIB español. En una carta enviada por Rajoy a Stoltenberg se hablaba de, en unos 7 años, ascender el presupuesto militar español a la brutalidad de unos 18.000 millones de euros anuales. Pero usted debe saber que los despilfarradores planes militares de la UE y de la OTAN no solo provocan directamente una degradación de los Derechos Humanos en todo el Mediterráneo, sino también lo que se dice una hecatombe sobre el presupuesto del estado español, que ya sufre con mucha severidad los efectos de la multimillonaria deuda de los PEAs (programas de inversión en armamentos). Sin literatura: los gastos de Defensa son una fúnebre losa sobre las necesidades más perentorias de la sociedad española… y la mentira de que hay que protegerse de los ciberataques y el terrorismo intergaláctico ya no cuela más ante la opinión pública (siempre bombardeada con continuas mentiras apocalípticas que, entre otras cosas, dan asco y vergüenza ajena).

Sr. Sánchez, quizás el quid de la cuestión del peligroso fenómeno de la corrupción es que la clase política ya no puede seguir engañando más a la ciudadanía, la cual se ha hecho mucho más consciente de las realidades sociales. Es decir, la gente sabe, por ejemplo, que el discurso militarista (Malí, Irak, cazabombarderos españoles en los países bálticos, etc.) no está justificado sino por y para los intereses de las grandes industrias de armas (Navantia, Airbus, Indra, etc.). La gente ha aprendido mucho, y de manera muy sustancial, sobre lo que significa construir barcos de guerra para un país en dictadura y en guerra como Arabia Saudí… En definitiva la gente ve, y compara, cómo se sufre aquí el desempleo y todo tipo de precariedades justamente al mismo tiempo que el estado español se embarca en todas y cada una de las aventuras militares que la OTAN viene ordenando desde la caída del muro de Berlín hasta el día de hoy: como la nueva base de la operación Atalanta en la base de Rota.

Puede que sus nuevos ministros no vayan a Málaga a cantarle al Cristo de la Buena Muerte el himno de La Legión, como sí han hecho los surrealistas ministros del PP. Pero esto, se lo aseguro, no será un gesto cara a la galería que logre, en las duras circunstancias sociales por las que atravesamos, convencer a la ciudadanía de que usted ha comprendido las necesidades de Paz y Solidaridad que se tienen, que se exigen, en el mundo mediterráneo.

En Andalucía, particularmente, seguimos viendo el espectáculo de cómo se humilla, un día sí y otro también, a los trabajadores españoles de las bases norteamericanas de Rota y Morón con despidos o con determinadas aplicaciones del convenio colectivo más que duras. Además, vemos un rosario de submarinos nucleares transitando, a veces averiados, por la base de Gibraltar. Señor, estas tres bases deben ser desmanteladas porque son como un avispero de ponzoña para la Paz, la Seguridad y la Solidaridad Internacional en el Mediterráneo. Estas tres bases no es que sean símbolos de la injusticia y el sometimiento de los pueblos, es que de hecho son herramientas concretas a través de las cuales, como es obvio, se están produciendo violaciones del derecho internacional [caso del “apoyo” militar de EE.UU. a Israel y a Egipto] que tienen como consecuencia la implicación directa de España en conflictos como los que sufren Libia, Siria, Irak, etc., haciéndonos cómplices de un crónico intervencionismo militar que es todo lo opuesto a la defensa de la democracia y los derechos humanos.

Le hacemos un sencillo y fácilmente comprensible llamamiento a la Paz y a la Solidaridad Internacional: aléjese de la corrupción estructural que suponen las guerras, el militarismo, el rearme, las actitudes agresivas que ya conocemos en los nuevos frentes de guerra de la OTAN (por ejemplo, la región báltica). No caiga en la tentación que los poderosos le tienden: facilitarle su estancia en La Moncloa a cambio de un aumento de los gastos militares y silencio ante la OTAN. Porque esto sería como tirar el gato (Rajoy) por la ventana, y dejar que el tigre (la OTAN) entre por la puerta con todos los honores.

Por favor, trabaje por la Paz y la Solidaridad Internacional y aléjese de la corrupción estructural del militarismo. Cuente con nosotros si este es el camino a seguir.

ARTÍCULO DE: Plataforma andaluza contra las bases militares (*)

* integrada por los siguientes colectivos y organizaciones políticas: AAMOC-Elaia; Asamblea de Andalucía (AdA); Asociación ALWADI-IRA; Asociación Bartolomé de las Casas; Casa de la Paz; CGT; Ecologistas en Acción; IU; Podemos; Jaedilla-grupo verde; Jaleo; Mareas vivas del sur; PCE-PCA; PCPE-PCPA; Plataforma contra la guerra-Sevilla; SAT (Sanlúcar y Jerez); UJCE; Ustea; y Verdes Andalucía

Otras noticias...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.