DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Punto de vista


En este mundo de nuestras culpas que no está tocando vivir, se aprecia en algunos sectores de la sociedad una desenfrenada carrerilla por el culto a las veleidades, a las diversiones frívolas, a lo superfluo y a veces al ocio desenfrenado. Por ende se observa también una desorbitada tendencia a disputar y a protestar por todo.

Cierto es que los seres humanos son libres en sus manifestaciones y dueños de sus propias conductas y actuaciones, aunque en ocasiones se olvidan del límite de sus responsabilidades de las que son únicos deudores y responsables.

Igualmente es cierto que hay cosas que no funcionan bien y es bueno denunciarlas para que mejoren, pero siempre dentro de la compostura debida, el respeto digno, el fundamento necesario, el talante y el estilo adecuado que, sin duda, es la fórmula más correcta y la mejor manera de acometerlas.

Medar, destruir y descalificar resulta infinitamente más cómodo y fácil que proyectar, construir o edificar. Esto siempre ha sido así, pero hoy más que nunca se polemiza y se critica por lo más insignificante y lo  peor es que cada cual se cree posesionado de su razón y no de la razón, que intenta demostrar: utilizando todos los medios posibles a su alcance, tanto los válidos y los que no.

Sin embargo la vehemencia empleada en la forma en que se suele abordar estas cuestiones, lamentablemente y con demasiada frecuencia carecen de la cordura y de la reflexión suficiente; sin detenerse siquiera a pensar en ‘’el punto de vista’’  de los demás y sin tener las ideas claras y la conciencia plena y objetiva del tema interpelado y/o del interpelante.

Estas curiosas disputas, siempre me recuerdan una simpática anécdota de un viejo profesor de psicología que tuve la suerte de tener, referente a un examen de la zoología sobre el comportamiento de las hormigas.

Decía que éstas divide al mundo animal en dos grupos: los mansos o insumisos como el león, el tigre y la hiena y los feroces como la gallina, el pato y las avecillas.

Como se ve todo en la vida es relativo; todo es según el punto de vista y depende mucho del color del cristal con que se mira. DIARIO Bahía de Cádiz

paraOPINIONmasarticulosjoemariavieytes

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.