DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Es mentira


Siempre me repetían de pequeña que no se decía “es mentira”, que era mucho más correcto decir “no es verdad”. Primeras lecciones eufemísticas que intentaban inculcar ese respeto que debe presidir las relaciones sociales. Bienintencionadas lecciones que dejaron el poso debido.

No obstante hoy, y después de leer y escuchar tantas barbaridades esta semana, sólo puedo decirles a ustedes en general, y a la Asociación de la Prensa Gaditana y a la Asociación de la Prensa Deportiva en particular, que todo el culebrón alrededor de la agresión al fotógrafo Kiki es mentira.

Todos los que han vertido insultos y acusaciones en las redes sociales y en los diferentes mentideros jaleándose unos a otros sin conocimiento de causa, han insultado y vilipendiado a una persona que únicamente cumplía con su deber, con su trabajo. Trató de ayudar al fotógrafo y este rehusó su ayuda. Trato de hablar con él después del incidente en un gesto de buena voluntad y se interpretó como una petición de disculpas.

El día de marras llovía a mares y Kiki resbaló. Simple y llanamente. No se puede entrar en el terreno de juego mientras el árbitro permanezca en el mismo. El guardia de seguridad hizo su trabajo. En ningún momento le tocó, sólo puso su cuerpo como barrera. No llegó a tocarle. No hubo ni agresión ni fuerza desmedida ni zarandajas. Nada, absolutamente nada.

Se ha pedido que le despidan, se le ha insultado de todas las formas posibles. Asociaciones respetables han presentado quejas e incluso ha habido recogidas de firmas para que se le suspenda de empleo y sueldo. Una persona buena que cumplía con su trabajo se ha podido ver en la calle. Una familia se puede ver privada de sustento porque nadie se ha tomado la molestia de indagar, preguntar o dar su brazo a torcer.

Imagino lo que habrá supuesto para su familia leer y escuchar las barbaridades que se han dicho estos días. También sé que nadie va a pedirle disculpas ni a rectificar. Desde aquí todo mi apoyo, que es lo único que puedo darle.

Lo más terrible de todo es que el fotógrafo sabe la verdad y no la va a decir. Total que más da si sólo es un segurata gorila de mierda, ¿verdad? ¿Dormirás tranquilo Kiki? DIARIO Bahía de Cádiz

más artículos Susana Suárez

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.