DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Pornografía sin hilos

Mientras la cuestión catalana sigue deshojando margaritas, las mini productoras del porno se ponen las pilas. Es dinero en mano como lo de las empresas catalanas que apoyaron la independencia mientras fue útil, pero que ahora cogen los cacharros y botan hacia otros lares. No es nada personal sino que si el barco se hunde.

Los que viven de la pornografía explotan los vicios ajenos, como las tabacaleras el alquitrán de los pulmones  o los capos de la droga -en vena- el pinchazo corporativo. Luego los desgraciados son -como todos- los consumidores finales.

El Santander está ganando dinero hasta con el fiasco del Popular que dejó a los accionistas en quiebra, llorando por sus ahorros perdidos. La Caixa está recuperando más capital del que perdió cuando la gente empezó a sacar dinero porque no cambiaba de sede de la problemática Cataluña.

La normalidad es como un polvo de película que satisface a todos, más a los que están detrás de las cámaras y llevan el conteo de los billetes.

Para hacer un video porno en un lugar emblemático -entiéndanme lleno de turistas a rabiar porque debe salir bonito en los canales de pago- hay que levantarse temprano. Hace frío que ya se cuela el invierno por las rendijas de la amanecida.

Luego están los rocíos mañaneros que tampoco estimulan mucho las gónadas hacia el goce del peloteo.

Pero eso no importa, porque lo único valioso en los videos porno es la fantasía de ‘Alicia en el país de las maravillas’ con conejos corredores y tíos con chistera. De eso se trata el invento, de mujeres complacientes que ejecutan saltos magistrales mientras son tan felices que ríen todo el tiempo.

Desde que se inventó la Viagra ya los actores del porno tampoco son lo que eran porque es fácil perpetuar el amor a base de medicamentos, tanto como sonreír como los tiburones cuando te están penetrando el alma.

Si no fuera porque el porno ha asaltado la Bastilla dándonos tetazos en la cara, no sería noticia, ni los de seguridad andarían buscando en el Código Penal articulado para ponerles freno. Tampoco lo tienen muy claro, porque delito no es ponerse en pelotas en la calle sino hacer cilindradas delante de menores o discapacitados.

A mí no me ofenden si es aceptado por todos, con los contratos en regla y los papeles al día. Me da grima que tengamos que ser uso de lascivos y perpetuadores de roles, pero si me aprietan me da mucho más canguelo los que no respetan los límites de velocidad o se ponen al volante a mil de drogas, alcohol o lo que les echen.

La desnudez, los actos sexuales consentidos -sean o no para hacer dinero- se perpetran porque vende igual que la política o la independencia. Si les costara dinero -como nos cuesta a nosotros levantarnos para trabajar- no lo hacían. No sé de qué se asustan cuando muere cada cinco segundos un niño de hambre y nos da la risa. DIARIO Bahía de Cádiz

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.