DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

publicidad

publicidad

Grandeur, desconcierto e incomodidad


CRÍTICA. El Teatro Villamarta es amplio, grande; no solo por su envergadura, también por la programación de la sala –programación dubitativa entre las grandes apuestas y el menudeo- que aporta no pocas alegrías al público. En la representación de Cuando deje de llover, la alegría se quedó a medias; un contento a medio camino, pero que pudo ser mucho mayor si se hubiera atendido pequeños detalles en la performance.

Por supuesto, se cubrieron las expectativas para esta creación del escritor australiano Andrew Bowel; especialmente en el aspecto más destacado, la escenografía –de paso: no vendría mal una renovación y/o ampliación de los recursos luminotécnicos de la sala-. El premio Max al mejor espectáculo teatral 2015 está  justificado, desde luego; sobre todo por la inteligencia y buen gusto para resolver situaciones escénicas que el libreto dispone como un reto para el director escénico, y por el impacto visual de momentos específicos, como la simulación de un accidente de tráfico, los acantilados de Australia y la aparente e inquietante apertura de la obra, un incierto bullir de personas bajo la lluvia con reminiscencias cinematográficas.

La obertura y las imágenes tienen mucho con el tema central de la obra. La grisácea repetición e incomodidad de la lluvia permea el ambiente y enmarca el desarrollo, aunque el hilo conductor de la pieza sea la (falta de) comunicación en el ámbito familiar, que se va mostrando en escenas independientes, claves para que la historia tenga sentido y cuya comprensión se desvela casi al final de la función. Por otro lado, el autor despliega en la obra su propio vocabulario visual para completar la narrativa, que requiere una ambientación flexible, variable y extrema: desde la intimidad de una salita de estar en una casa de Londres, hasta los espacios abiertos de los paisajes naturales de Australia.

En resumen, Cuando deje de llover relata una saga familiar que va desde 1959 hasta 2039, un período amplio que afecta a varias generaciones y mueve constantemente el foco temporal entre el pasado y el futuro. Tras el impacto visual del baile de paraguas, se abre el continuum emocional con otro golpe teatral: Australia, año 2039. Un pez cae del cielo y aterriza a los pies de Gabriel York. Todavía huele a mar. Ha estado lloviendo durante días y Gabriel sabe que algo va mal. Ochenta años antes, su abuelo Henry Law predijo que en 2039 los peces caerían del cielo y esto anunciaría una gran inundación que destruiría la raza humana. Además de un pez llovido del cielo, su hijo, con el que está distanciado, anuncia que va a verle. Un hijo que sabe va a querer entender el pasado. Entonces comienza la taracea narrativa de las historias interconectadas entre cuatro generaciones, donde Gabriel Law vuelve sobre los pasos de su padre Henry, en un intento de resolver el misterio de su desaparición.

Cuando deje de llover requiere un esfuerzo perseverante e intenso del espectador para hilvanar las claves visuales y, sobre todo, textuales. Para el público del Villamarta tuvo un ingrediente de incomodidad añadido. El Teatro Villamarta es amplio y grande –ya lo dije más arriba-, grandeur ganada a pulso; aunque el espacioso foro es preciso requiere que la declamación actoral sea dinámicamente intensa para que el público no termine agotado en el esfuerzo de oír, comprender y disfrutar esta enorme pieza teatral. DIARIO Bahía de Cádiz


FICHA DEL ESPECTÁCULO:

‘Cuando deje de llover’ de Andrew Bovell.
Producción Teatro Español. Producción Teatro Español. Julián Fuentes Reta, dirección. Jorge Muriel, traducción.  Jorge Muriel (Gabriel Law), Pilar Gómez (Elizabeth joven), Susana Hernández (Elizabeth adulta), Pepe Ocio (Henry Law), Susi Sánchez (Gabriela adulta), Ángela Villar (Gabriela joven), Felipe G. Vélez (Joe Ryan), Francisco Olmo (Gabriel York), Borja Maestre (Andrew Price). Jesús Almedro, diseño de iluminación. Iñaki Rubio, música original. Iván Arroyo, diseño de escenografía y video.  Berta Gasset, diseño de vestuario y atrezzo.
Lugar y día: Teatro Villamarta de Jerez, 1 de abril de 2016. Asistencia: lleno.


(puedes comentar esta información más abajo)

Otras noticias...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.