DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

¿Vale la pena reparar tu teléfono móvil?

Cuando nuestro teléfono móvil sufre algún tipo de desperfecto, siempre nos preguntamos si vale la pena invertir un poco más en él y repararlo o simplemente comprar un móvil nuevo.  Bajo mi propia experiencia, yo te aconsejo que lo repares, ya que si el fallo no es muy grave, para qué añadir un gasto extra en tu presupuesto. Te recomiendo comprar un móvil nuevo si se da el caso de que la reparación tenga que ser muy profunda y no te den ningún tipo de garantía de que se vaya a quedar en perfectas condiciones.

¿Cuáles son los daños más comunes en los teléfonos móviles?

No todas las averías son sencillas de reparar, pero las más comunes, por lo general tienen una solución relativamente fácil y rápida.

Todo dependerá del tipo de móvil que uses, y el precio de la reparación puede salir bastante económico si el seguro del teléfono cubre los gastos.

Las averías más comunes están relacionadas con:

Problemas en la pantalla o el táctil del teléfono

Esta es una de las reparaciones más comunes, y que a la vez, puede ser la más cara. Todo dependerá de cómo esté sea la pantalla de tu teléfono y de lo delicada que sea. Así que si necesitas cambiar pantalla de BQ Aquaris U, no dudes en ponerte en contacto con un experto, pues te ofrecerá los mejores descuentos, la mejor garantía y la atención de verdaderos profesionales.

No te preocupes, ya que vale la pena que inviertas en la pantalla de tu BQ Aquaris, porque este es un móvil bastante bueno. Así que no entres en pánico, vive la situación con tranquilidad y fíjate siempre en las recomendaciones que te dá cada uno de los profesionales que se dedica a este tipo de reparación, para que de esa forma elijas al que se adapte mejor a tus necesidades.

Lo mismo pasa si quieres arreglar la pantalla de un Huawei P8 Lite, este es un gran teléfono, por lo tanto vale la pena que inviertas un poco más en su reparación. Y al igual que con el caso anterior, lo importante es que busques la ayuda de un profesional reconocido, para que la reparación sea todo un éxito y tu teléfono funcione adecuadamente depués de la reparación.

El conector de los auriculares

Esta es otra de las piezas que se rompen con frecuencia. Básicamente porque esta está sometida a constante manipulación. Y si no se usa correctamente, el conector se puede desconectar de los contactos con la placa. Por eso, en el momento en el que quieres conectar los auriculares, simplemente no funciona.

Pero a diferencia de la pantalla, esta es una pieza fácil de cambiar y económica. La mayor dificultad que tendrá el técnico es abrir el teléfono, puesto que unos son más compactos que otros.

Pero en sí, cambiar este conector es muy sencillo, porque generalmente se trata de una pieza suelta que está unida directamente con la placa base del teléfono. Aunque en algunos casos está dentro del altavoz del móvil, por eso es importante que contrates los servicios de un especialista, porque éste conoce las características del teléfono y sabrá la ubicación exacta de la pieza.

Los botones atascados o sueltos

Los botones, son las piezas que más se manipulan en un teléfono móvil. Por eso es tan común que se rompan. Pero así como pasa con el conector del auricular, estos botones también son muy fáciles de cambiar. El único obstáculo del técnico es la apertura del teléfono.

Este tipo de repuesto se consigue muy fácilmente. Sin embargo, siempre debes contar con la asesoría de un experto, porque estos botones están conectados a una serie de cables que suelen ser delicados, y aunque su reemplazo es sencillo, puedes romper algo más si no tienes los conocimientos necesarios. Y de ser un problema de hardware, puedes pasar a tener un serio problema de Software.

La cámara del móvil

Aunque este no es un daño muy frecuente, sí que suele suceder alguna que otra vez, y no es que se rompa la cámara por completo, sino que lo que se rompe es el cristal de esta, pero como este cristal no se suele cambiar sólo. En la mayoría de los casos debe reemplazar la pieza completa.

Y al igual que las dos piezas anteriores, también es una reparación relativamente sencilla. La complicación dependerá del tipo de teléfono y de lo complicado que sea abrirlo.

A diferencia de los botones, está siempre está conectada a un solo cable y muchas personas no cambian la pieza completa, sino que reemplazan el cristal para no tener que desconectar la cámara de la placa base.

Todas estas reparaciones son relativamente sencillas, pero como te he dicho a lo largo del post, siempre es necesario contar con técnicos expertos en la materia, ya que estos te indicarán lo que tienes que hacer de ahora en adelante para evitar futuras reparaciones. En la gran mayoría de los casos te ofrecerán repuestos a un precio bastante accesible. DIARIO Bahía de Cádiz

Otras noticias...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.