DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

La UCA, que impulsó en 2018 unas 70 actividades de emprendimiento entre su comunidad, admite que “hay que apostar por otro discurso”

La Universidad de Cádiz ha detallado la memoria de actividades de emprendimiento en el año 2018, con más de 70 desarrolladas entre los miembros de la comunidad universitaria; actividades, cursos y eventos con un alcance total de más de 2.500 personas. Con todo, se reconoce que es fundamental cambiar la actitud hacia el emprendimiento, “huyendo del relato del emprendedor por necesidad”.

El director General de Empleo y Emprendimiento de la Universidad de Cádiz, Luis López, ha presentado la memoria de actividades de emprendimiento en la UCA en el año 2018, con más de 70 desarrolladas entre los miembros de la comunidad universitaria.

Concretamente, se ha realizado actividades, cursos y eventos con un alcance total de más de 2.500 personas, o lo que es lo mismo, casi dos actividades por semana a lo largo de todo el calendario académico universitario. “Toda esta energía y esfuerzo gira en torno a cuatro líneas estratégicas básicas: fomento del emprendimiento, formación, apoyo a las iniciativas y la transferencia de conocimiento e intraemprendimiento”, ha apostillado López.

En relación al fomento del emprendimiento, se han llevado a cabo 40 acciones en las que han participado 1.960 personas. Entre las que destacan especialmente aquellas que se pusieron en marcha durante la Semana Global del Emprendimiento, del 13 al 22 de noviembre, y que concentró más de 20 actividades directamente organizadas y promovidas por la Dirección General de Emprendimiento de la UCA.

Por otro lado, ha citado también las 32 sesiones formativas para 547 estudiantes y otros colectivos de la comunidad universitaria. Se trata de una formación básica en competencias emprendedoras, cuyo objetivo es desarrollar el potencial emprendedor de sus participantes y la adquisición de habilidades y competencias necesarias para transformar las ideas en actos. Resaltan, en este sentido, las de la Cátedra Andalucía Emprende, el Curso atrEBT! y el Programa Campus Emprende de Algeciras.

Asimismo, otra línea dentro de esta memoria es el apoyo a las personas emprendedoras de la comunidad universitaria a través del Servicio de Apoyo al Emprendimiento, donde se han atendido 147 proyectos impulsados por 189 emprendedores y emprendedoras universitarios. De esta forma, se ha facilitado y colaborado en el inicio de nueve iniciativas empresariales en el desarrollo web, Big data, agroalimentario, veterinario y ocio/entretenimiento.

Por último, Luis López ha recordado que este trabajo se ha desarrollado, como viene siendo habitual, “en colaboración y cooperación con otras entidades públicas y privadas de nuestro ecosistema”, con las que la Dirección General de Emprendimiento comparte objetivos comunes. “Continuar tejiendo las necesarias redes de confianza ha sido un año más una de las prioridades”, ha puntualizado. En total, se ha colaborado durante este año con 75 entidades públicas y privadas diferentes.

“ES FUNDAMENTAL CAMBIAR LA ACTITUD HACIA EL EMPRENDIMIENTO”

Andalucía, según los datos facilitados por los expertos en esta materia en los informes GEM (Global Entrepreneuship Monitor) y GUESSS UCA (Observatorio Internacional de Actividad Emprendedora en las Universidades), tiene una “escasa capacidad de consolidar las iniciativas emprendedoras que surgen con una tasa que se sitúa en el 4,5%, la más baja de España y cuya media es del 7%”. Y además, sólo el 10,2% declaran un uso medio o alto de nuevas tecnologías (activos en sectores tecnológicos), lo que representa “el carácter escasamente innovador de nuestras iniciativas”.

Por lo tanto, los retos futuros de la Dirección General de Emprendimiento de la Universidad de Cádiz continúan centrados “en la generación de un emprendimiento de alto potencial con iniciativas innovadoras y equipos de trabajo suficientemente capacitados”.

Para ello, desde la UCA se reconoce que es fundamental cambiar la actitud hacia el emprendimiento en la comunidad universitaria, “potenciando la imagen acerca de la conveniencia en términos profesionales y vitales que para los individuos puede tener la actividad emprendedora, huyendo del relato del emprendedor por necesidad”. En definitiva, se entiende que hay que apostar por un nuevo discurso sobre el emprendimiento, que incida en la imagen de la función empresarial para buscar la aprobación social de las personas emprendedoras que refuerce la intención de los emprendedores potenciales.

Y por último, se continuará con la consolidación de un conjunto de acciones formativas en todos los campus con una doble finalidad. Por un lado, mejorar la capacitación de su capital humano a la hora de transformar ideas en actos transformando la enseñanza del emprendimiento en una competencia transversal para todas las ramas del conocimiento. Y por otro, potenciar “la percepción de la capacidad para organizar y ejecutar proyectos de forma exitosa por parte de comunidad universitaria, ya que éste es un elemento crítico en el proceso emprendedor”. Es decir, la percepción sobre la capacidad para emprender es clave para aumentar el número de emprendedores.

Otras noticias...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.