DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

La Paquera de Jerez es homenajeada en el Día del Flamenco por la Diputación: “embajadora de Cádiz donde actuaba, en el mundo entero”

La Diputación de Cádiz se ha sumado al Día Internacional del Flamenco con un acto en el que se ha reivindicado el valor de este arte reconocido en 2010 por la Unesco; a la vez que ha servido como homenaje a uno de los grandes nombres de la historia del flamenco, La Paquera de Jerez: familiares de la artista han podido recoger la Placa de Oro de la Provincia que le fue concedida hace casi dos décadas.

La Diputación de Cádiz ha celebrado este martes el Día Internacional del Flamenco con un acto en el que se ha reivindicado el valor de este arte, tan propio como universal, a nivel cultural, social y económico; a la vez que ha servido como homenaje a uno de los grandes nombres de la historia del flamenco: La Paquera de Jerez. Cita coincidiendo con la fecha en la que el flamenco fue reconocido como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, en el año 2010.

La presidenta Irene García ha presidido la conmemoración en el Salón Regio del Palacio Provincial acompañada por los diputados provinciales Antonio González Mellado, Jaime Armario, Carmen Collado, Manuel Ángel Chacón, Lucía Trujillo, Lorena Garrón y Estefanía Brazo, además de la alcaldesa de Jerez, Mamen Sánchez, y representantes del mundo del flamenco, desde artistas a responsables de las peñas y colectivos que velan por su conservación y difusión. Especial protagonismo han tenido los familiares de Francisca Méndez Garrido, La Paquera de Jerez.

Fue en el año 2002 cuando la Diputación de Cádiz reconocía la trayectoria de esta artista jerezana con la concesión de la Placa de Oro de la Provincia. Un premio que entonces no pudo recoger debido a su delicado estado de salud y que, tras su muerte, en 2004, no llegó a ser entregado. Esta deuda pendiente se ha saldado este 16 de noviembre de 2021, casi dos décadas después.

De este modo, se ha hecho entrega de este reconocimiento a Paqui Méndez, sobrina de La Paquera. Otro de los sobrinos de la desaparecida artista, Manuel Méndez, ha agradecido el gesto, recordando que su tía “ejerció de embajadora de esta tierra allí donde actuaba, en el mundo entero. Ella siempre tuvo claro de dónde era y cuáles eran sus raíces”. En ese sentido, ha destacado la importancia de un premio que, junto con la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes (a título póstumo), ha ofrecido a la alcaldesa de Jerez para que formen parte del espacio que se dedique a La Paquera en el futuro Museo del Flamenco que próximamente se construirá en la ciudad (con fondos europeos de la ITI gestionados por la Junta de Andalucía).

Por su lado, la presidenta de la Diputación ha alabado la figura de La Paquera de Jerez, una mujer que “sin saberlo fue ejemplo para muchas mujeres que buscaban su hueco en el mundo del flamenco en una época muy complicada”. Con este acto, ha dicho, se trata de hacer justicia a uno de los grandes nombres del arte de Cádiz, siendo capaz de llevar el nombre de la provincia y del arte flamenco a lo más alto, pero sin perder nunca su humildad.

La socialista Irene García ha referenciado a la provincia como cuna del flamenco y de grandes artistas: “pocos elementos son capaces de expresar tan adecuadamente nuestros sentimientos, nuestras emociones, nuestra historia, nuestro patrimonio como el flamenco”. Por todo esto, ha subrayado que “el cuidado y la difusión de este arte son objetivos prioritarios” para la Diputación. Al respecto, ha aplaudido el papel de la Fundación Provincial de Cultura, con el diputado Antonio González Mellado al frente, considerando que “nunca antes en la historia de esta Diputación se ha apoyado tanto al mundo del flamenco”. En esta labor, ha explicado, está resultando fundamental la colaboración con entidades como la Federación de Peñas Flamencas de la provincia de Cádiz, cuyo presidente, Nicolás Sosa, también ha estado presente en el acto.

También ha puesto de manifiesto el apoyo que la institución provincial está dando al Ayuntamiento jerezano para que la ciudad pueda conseguir la designación como Capital Cultural Europea en el año 2031, “un reconocimiento que tendría al flamenco como una de sus piedras angulares”. Y al mismo tiempo se está colaborando con múltiples festivales flamencos que se celebran a lo largo y ancho de la provincia, teniendo claro su potencial como elementos dinamizadores a nivel cultural y turístico.

La conmemoración de Día del Flamenco, entre diferentes actos promovidos por toda la provincia, en concreto en Jerez continuaba por la tarde en los Claustros de Santo Domingo con la lectura del manifiesto ‘El Flamenco Patrimonio Inmaterial de la Humanidad’, a cargo del investigador, escritor y crítico Manuel Martín Martín, y la entrega del III Premio a la Afición Flamenca de Jerez, a Antonio García ‘El Platero’.

“LA PAQUERA ALCANZÓ LA GLORIA, EL RECONOCIMIENTO DEL PÚBLICO”

Según se ha informado a DIARIO Bahía de Cádiz, durante el acto en la Diputación se ha proyectado un vídeo realizado en homenaje a La Paquera de Jerez, a la que también se ha recordado con la actuación de su sobrina Paqui Méndez y de Jesús Ruiz Cabello, ‘Jesús Méndez’, acompañados a la guitarra por Miguel Ángel Salado Muñoz y por Carlos Grilo y Diego Fuentes a las palmas.

Pepe Marín, amigo de La Paquera de Jerez, ha glosado su figura como persona y artista, recordando sus inicios, “siendo una niña” hasta que alcanzó la gloria, “que para el artista es el aplauso, el reconocimiento del público”.

La Paquera, estandarte del Jerez más flamenco, nació en el barrio de San Miguel en 1934. A pesar de las muchas dificultades de la época que le tocó vivir y unas duras circunstancias familiares, se hizo un nombre propio en el panorama artístico español, grabando su primer disco en 1953. Al no saber leer, aprendía las letras repitiéndolas. Gozó de una enorme popularidad, siendo considerada “reina de la bulería”. Cantó junto a artistas como Camarón de La Isla, La Perla de Cádiz, Lola Flores, Manolo Caracol o Rafael Farina; y le acompañaron guitarrista de la altura de Juan Morao, Manolo Sanlúcar o Paco Cepero.

En el año 2002 pudo visitar Japón, país en el que el flamenco es altamente apreciado, donde fue recibida como una figura de primer nivel.

Hasta su fallecimiento, en el año 2004, fue acumulando reconocimientos como el Premio Nacional del Cante, en 1980, la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes o la Placa de Oro de la Provincia de Cádiz, recogida ahora por sus familiares.

Los comentarios están cerrados.