DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Grande-Marlaska, Campo y Vera: ‘sabor’ (casi) gaditano en el recién nacido Gobierno progresista y dialogante de PSOE y Unidas Podemos

Ya tenemos Gobierno en España. El nutrido nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez, de PSOE y Unidas Podemos, conoce sus nombres: son cuatro vicepresidentes y 18 ministros. Un bipartito histórico con cierta presencia (más o menos) gaditana: Fernando Grande-Marlaska y Juan Carlos Campo, ambos en la candidatura del PSOE por Cádiz, serán ministros de Interior y de Justicia, respectivamente. Y la número uno de la formación morada por la provincia, Noelia Vera, asumirá la secretaria de Estado de Igualdad.

El primer Gobierno de coalición en España desde la Segunda República, de PSOE y Unidas Podemos, ya tiene forma y nombres, tras ir filtrándose a cuentagotas en los últimos días: son cuatro vicepresidentes y 18 ministros (cinco designados por los morados y el resto por los socialistas), además del propio presidente Pedro Sánchez, investido en segunda votación el pasado 7 de enero a lo justo, gracias a los apoyos de PNV, BNG, Nueva Canarias, Más País, Compromís y Teruel Existe, y las abstenciones de Esquerra y Bildu.

Un bipartito con cierta presencia (más o menos) gaditana: Fernando Grande-Marlaska y Juan Carlos Campo, ambos en la candidatura del PSOE por Cádiz al Congreso en las elecciones de noviembre, serán ministros de Interior y de Justicia, respectivamente.

Mientras, en la estructura del Gobierno ya se conoce que la portuense Noelia Vera, número uno de Unidas Podemos por la provincia en las últimas generales, será colocada como secretaria de Estado de Igualdad, sumándose al equipo del dicho flamante ministerio, liderado por su compañera Irene Montero. Vera es periodista y vinculada al circulo más cercano a Pablo Iglesias; actualmente la única representante morada en la Cámara Baja por la provincia.

“SERVIR A TODOS LOS ESPAÑOLES”

El presidente del Gobierno ha presentado este domingo oficialmente los nombres de los 22 miembros de este Ejecutivo progresista de coalición. Un Gobierno que atenderá a las “grandes transformaciones” que Sánchez desgranó en su discurso de investidura: el entendimiento territorial, la justicia social, la transformación digital de la economía, la transición ecológica y la plena igualdad de la mujer.

“Es un Gobierno progresista y tan plural como la mayoría progresista que lo apoya, que nace con la vocación de servir a todos los españoles, porque no hay nada más progresista que unir a España. Arranca con el propósito de dialogar para resolver las diferencias, porque no hay nada más progresista que dialogar, y actuará con un espíritu activo y resolutivo porque no hay nada más progresista que avanzar y poner en marcha a nuestro país después de tantos meses de impasse”, ha remarcado el socialista.

Entiende Pedro Sánchez que los ciudadanos “nos están reclamando una España de convivencia y no una España de discordia o de sobreexcitación; una España de moderación y no una España de crispación”. Paradójicamente, a la misma hora, la ultraderecha apropiándose una vez más de la bandera, convocaba concentraciones frente a diferentes ayuntamientos para mostrar su oposición al nuevo Gobierno “en manos del separatismo” y defender la soberanía nacional. La protesta más multitudinaria, en Madrid, ha rondado las 4.000 personas, según la Policía; y en alguna de ellas no han faltado cánticos y consignas fascistas y franquistas.

Por otro lado, el presidente que ya ha dejado de estar en funciones, ha enfatizado la profesionalidad de las personas que componen este nuevo Gobierno y ha señalado “la abundancia de perfiles de rotunda competencia económica para afrontar los desafíos que nos aguardan”. Un Gobierno que cuenta con tres mujeres al frente de las cuatro vicepresidencias y en el que la mitad de las carteras estarán ocupadas por mujeres. “España no va a volver a ser nunca más un país de mujeres sin voz”, ha subrayado.

El nutrido primer Gobierno de coalición en España desde que se recuperó la democracia tras cuarenta años de dictadura franquista tiene los siguientes nombres y cargos:

– Carmen Calvo (vicepresidenta primera): ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática
– Pablo Iglesias (vicepresidente segundo): ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030
– Nadia Calviño (vicepresidenta tercera): ministra de Economía y Transformación Digital
Teresa Ribera (vicepresidenta cuarta): ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico

– Arancha González Laya: ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación
– Juan Carlos Campo: ministro de Justicia
– Margarita Robles: ministra de Defensa
– María Jesús Montero: ministra de Hacienda (y portavoz del Gobierno)
– Fernando Grande-Marlaska: ministro de Interior
– José Luis Ábalos: ministro de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana
– Isabel Celáa: ministra de Educación
– Yolanda Díaz: ministra de Trabajo
– José Luis Escrivá: ministro de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones
– Reyes Maroto: ministra de Industria, Comercio y Turismo
– Luis Planas: ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación
– Carolina Darias: ministra de Política Territorial y Función Pública
– Irene Montero: ministra de Igualdad
– José Manuel Rodríguez Uribes: ministro de Cultura y Deporte
– Salvador Illa: ministro de Sanidad
– Alberto Garzón: ministro de Consumo
– Pedro Duque: ministro de Ciencia e Innovación
– Manuel Castells: ministro de Universidades

EL PSOE GADITANO AGRADECE “ESA MIRADA ESPECIAL A CÁDIZ”

Mientras, la secretaria general del PSOE de Cádiz, Irene García, no ha tardado en valorar y agradecer el nombramiento de los diputados elegidos por la provincia gaditana, Juan Carlos Campo y Fernando Grande-Marlaska, como ministros de Justicia y de Interior, respectivamente, “en reconocimiento a la trayectoria de dos grandes juristas que teníamos el orgullo de que encabezaran nuestra lista al Congreso en las últimas elecciones generales”.

García, que ha felicitado a los ministros, ha mostrado su “inmensa satisfacción” y se congratula del nombramiento de los dos diputados dentro del nuevo gabinete ministerial, “pues si ya hacían más grande a esta provincia, ahora estamos convencidos de que seguirán teniendo esa mirada especial que Cádiz necesita”.

“La provincia de Cádiz ha estrenado el año con grandes noticias de la mano del Gobierno de Pedro Sánchez como el fin del peaje en la autopista y ahora con este doble nombramiento que nos ha impresionado a todos se presenta una legislatura para la provincia con una posición de partida inmejorable, Cádiz ha estado estos meses en la agenda del Ejecutivo de Sánchez, pero ahora mucho más”, opina quien es también presidenta de la Diputación.

En una nota remitida a DIARIO Bahía de Cádiz, la dirigente socialista resalta “esa impecable trayectoria de ambos magistrados y sus brillantes currículums lo que ya era un inmenso honor para el PSOE de Cádiz, que fuesen nuestra carta de presentación a la ciudadanía junto a otros compañeros en la lista con la que concurríamos en las últimas elecciones y, esa solvencia profesional junto a un compromiso claro con los valores del proyecto socialista, serán una garantía para los retos que tiene que afrontar el país donde hace falta mucha templanza y sensatez frente a la confrontación, para la necesaria estabilidad política y para que España siga avanzando en esa agenda social de recuperación de derechos y libertades”.

Sobre el juez Grande-Marlaska (nacido en Bilbao), que como cunero ha encabezado la candidatura socialista por Cádiz en las dos últimas generales, a decir de Irene García “en estos meses ya hemos tenido la oportunidad de comprobar cómo ejerce de gaditano, que siente y vive esta provincia con gran pasión y sensibilidad y, para los socialistas gaditanos, era una garantía de buena gestión al frente de una cartera tan complicada como Interior, habiendo sido el artífice de un plan de seguridad que ha devuelto la normalidad al Estado de Derecho en el pulso que el narcotráfico había echado al anterior Ejecutivo en esta provincia”.

Respecto al también magistrado ahora con destino en la Audiencia Nacional, Juan Carlos Campo (nacido en la localidad sevillana de Osuna, aunque afincado en la capital gaditana), García subraya “el intenso y perseverante trabajo” realizado como diputado desde que fuera elegido por primera vez en 2015, “siendo la voz del PSOE en la tribuna del Congreso de todos los asuntos relacionados con el complejo mundo de la Justicia”. La elección de Pedro Sánchez, agrega, “ha sido la más acertada y lógica teniendo en cuenta que fue el último secretario de Estado de Justicia en el Gobierno de Zapatero, que sabe bien cómo funciona el Consejo General del Poder Judicial donde fue vocal, y acumula un amplio conocimiento y una experiencia de gestión que serán claves para un mandato en el que se tienen que acometer muchas reformas normativas y afrontar desafíos”.

EL PP ESPERA QUE LA PRESENCIA GADITANA “SIRVA PARA ACTIVAR A LA PROVINCIA DE LA PARÁLISIS”

Desde el PP gaditano, su portavoz provincial se ha congratulado de que la provincia cuente con tres representantes dentro del nuevo Gobierno central, aunque con peros: “siempre y cuando eso vaya a suponer que la provincia recupere voz y presencia dentro del Ejecutivo ya que en el año y medio de Gobierno de Pedro Sánchez ha sido una gran olvidada”.

Esta formación de derechas entiende que en la primera etapa de Sánchez de presidente, la provincia ya tuvo presencia dentro del Consejo de Ministros por Fernando Grande-Marlaska, “pero por desconocimiento o por desinterés no fue capaz de atender las demandas de Cádiz que quedó, como ocurre cada vez que gobierna el PSOE, de nuevo paralizada”.

Carmen Sánchez defiende la necesidad de que los representantes gaditanos en el flamante bipartito de PSOE y Unidas Podemos “se tomen en serio las carencias, necesidades y demandas de nuestra provincia y rescaten del cajón proyectos que son vitales para Cádiz”. Y reclama que hay que “empezar a hablar y trabajar en serio en cuestiones como el desarrollo de Lógica (las reformuladas Las Aletas), la ejecución de infraestructuras como el Nudo de Tres Caminos, el desdoble de la Vejer Algeciras, la llegada del AVE a Cádiz o la conexión ferroviaria entre la Algeciras Bobadilla”. También exigen los conservadores carga de trabajo y viabilidad para los astilleros de la Bahía, la construcción de comisarías y cuarteles de la Guardia civil o medidas para hacer frente al Brexit, entre muchos asuntos.

“La provincia gaditana debe recuperar el sitio que merece y que, en un gobierno con tantas cesiones e hipotecas como el de Pedro Sánchez, tememos que está más en peligro que nunca”, alarma por enésima vez el PP.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.