DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

El coronavirus, la ola de frío y la inacción de la Junta ‘hielan’ las aulas gaditanas tras las fiestas; sindicatos acuden a Inspección de Trabajo

Los abrigos, bufandas, gorros y guantes han sido protagonistas en el regreso a clase tras las navidades, que como se preveía, ha coincidido con “temperaturas extremas” en las aulas gaditanas. Y no sólo por la excepcional ola de frío, es que de acuerdo con los protocolos anticoronavirus es preciso mantener las ventanas abiertas para la correcta ventilación y evitar los contagios. CGT y Ustea recuerdan que se está incumpliendo la ley a obligar a profesores y alumnado a estar en el aula con temperaturas por debajo de los 17 grados. “La dejación de funciones que está haciendo la Junta en materia educativa es alarmante”, añaden desde el Ayuntamiento de la capital.

El regreso a clase en colegios e institutos gaditanos tras las navidades, como se preveía, ha coincidido con “temperaturas extremas” en las aulas. Y no sólo por la excepcional ola de frío que estos días sobrevuela todo el país; es que de acuerdo con los protocolos anticoronavirus y las recomendaciones de las autoridades sanitarias y educativas, es preciso mantener las ventanas abiertas para la correcta ventilación de las diferentes dependencias y evitar los contagios.

La Junta de Personal Docente no universitario de la provincia gaditana ha advertido estos días de estas “condiciones realmente temerarias” y ha exigido a la Junta de Andalucía que retrasara la incorporación presencial a las aulas en todos los niveles educativos, “al menos hasta finales de enero”, pero el Gobierno andaluz de derechas ha hecho caso omiso.

En este sentido, CGT ha podido constatar con diversas mediciones durante la mañana del lunes que en los centros educativos de la provincia se están desarrollando las actividades docentes con temperaturas por debajo de los 17 grados. Como ejemplos, los chavales y profesores del IES de la capital Rafael Alberti, Fernando Aguilar Quignon y Fuerte de Cortadura han estado en clase las 8 y las 10 horas con temperaturas que rondan los 9 y 10 grados. Mientras en aulas del IES Cornelio Balbo, ya a las 14 horas, no se sobrepasaban los 14 grados.

Al respecto, se recuerda que el Real Decreto 486/1997 establece las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo, concretando que, para los locales donde se realicen trabajos sedentarios la temperatura “estará comprendida entre 17 y 27 grados”, por lo que la práctica totalidad de las actividades que se realizan en los centros de enseñanza están incluidas en este apartado. “Si bien la legislación en materia de prevención de riesgos laborales es clara, el incumplimiento de la misma es sistemático por parte de la administración educativa, que no ha tomado ninguna medida excepcional para poder garantizar unas condiciones de trabajo para el profesorado y para el alumnado que se ajusten a la legalidad”, alertan tanto desde CGT como desde Ustea en sendos comunicados remitidos a DIARIO Bahía de Cádiz.

Precisamente para Ustea, la situación “es especialmente grave ahora que nos encontramos inmersos en plena expansión de la tercera oleada de contagios de Covid-19, con un aumento constante de los casos y de la presión hospitalaria en los últimos días, y que se suma a otra ola, la ola de frío y bajas temperaturas”, sin embargo, “la administración continúa con una deplorable actitud de inacción ante los problemas reales de la escuela pública andaluza”. “A falta de otro tipo de actuaciones, resulta imposible mantener unas condiciones de temperatura y humedad aceptables dentro de las aulas al tiempo que se mantienen ventanas y puertas abiertas para propiciar una ventilación del espacio”, se evidencia.

Este sindicato aprovecha para incidir en que lleva años reclamando una mayor inversión en infraestructuras y bioclimatización de los centros educativos, “ya que, si bien la actual situación de pandemia constituye un agravante de la problemática, no es nuevo que en las aulas andaluzas se incumpla la legislación sobre condiciones ambientales, ya sea por exceso como por defecto de temperatura, sin olvidar otros aspectos como el ruido, la ventilación o la humedad”.

Por todo ello, Ustea exige que se tomen medidas “con carácter de urgencia” para corregir esta situación, “ante la que no dudaremos en interponer requerimientos de intervención a la Inspección de Trabajo”.

Mientras CGT no va a esperar, y ya ha solicitado a la Unidad de Prevención de Riesgos Laborales de la delegación territorial de Educación de la Junta en Cádiz y a la Inspección Provincial de Trabajo que actúen.

“LA DEJACIÓN DE FUNCIONES DE LA JUNTA ALARMANTE”

En el mismo sentido que estos sindicatos y otras voces de la comunidad escolar, la concejala de Enseñanza del Ayuntamiento de Cádiz, Ana Fernández, ha reclamado a la Junta que actúe en los distintos centros educativos ante “la ola de frío que estamos atravesando” y la tercera ola de coronavirus. “No hay ninguna novedad en materia de prevención en este comienzo del segundo trimestre más allá de tener las ventanas y las puertas abiertas a pesar de las bajas temperaturas que se están registrando”, se queja.

Esta edil de Adelante Cádiz considera que “la dejación de funciones que está haciendo la Junta de Andalucía en materia educativa es alarmante ya que está dejando toda la responsabilidad en manos de la comunidad educativa con la que ni siquiera se ha reunido”.

En este sentido, la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (Flampa) solicitó al delegado territorial de Educación, Miguel Andreu, una reunión para abordar medidas de cara a la pandemia, “cita que aún no ha tenido respuesta casi dos meses después”. Es por esto que Fernández ha instado a este político colocado por Cs a recibirlos y escuchar sus demandas “ya que al fin y al cabo son los representantes de los padres de los centros educativos”.

“En estos días vamos a registrar temperaturas de dos grados y la única opción que se le está dando a los padres es la de que abriguen bien a sus hijos en clase, o que desde las Ampas hagan un esfuerzo y compren calefactores para las clases cuando es responsabilidad de la Junta garantizar una educación en condiciones dignas”, ha añadido la concejala.

Los comentarios están cerrados.