DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

Valdelagrana se abastecerá de agua potable desde los depósitos ubicados en la ciudad, y no de la tubería general como hasta ahora

El último consejo de administración de la empresa de aguas de El Puerto, Apemsa, ha adjudicado las obras de integración del abastecimiento de Valdelagrana en el casco urbano y la construcción de una EBAR e impulsión en el Polígono Bahía de Cádiz. En total, se van a invertir cerca de 3,5 millones.

El último consejo de administración de la empresa de aguas de El Puerto, Apemsa, ha adjudicado la ejecución de las obras de integración del abastecimiento de Valdelagrana (fases I y II) y la construcción de una EBAR e impulsión en el Polígono Bahía de Cádiz. En total, en estos tres proyectos se van a invertir cerca de 3,5 millones de euros.

En concreto, se trata de las obras de integración del abastecimiento de Valdelagrana en el casco urbano, divididas en dos fases: una primera adjudicada por casi 822.800 euros a DI2 Portuense, y una segunda fase, que supondrá cerca de 1,4 millones, y de la que se encargará la UTE Gyocivil y Viuda de Sainz. Además, se ha adjudicado también a la baja (e igualmente a la empresa local DI2 Portuense), por algo menos de 600.000 euros la construcción de una EBAR e impulsión de los diseminados de la Carretera de Sanlúcar y del Polígono IFA a la depuradora de las prisiones.

Actualmente, la zona de Valdelagrana se abastece de agua potable directamente de la tubería general del Consorcio de Aguas de la Zona Gaditana. Con esta obra se pretende ejecutar la infraestructura necesaria para que se suministre agua potable desde los distintos depósitos ubicados en la ciudad para que, en caso de una avería, se tenga capacidad de respuesta y se garantice el suministro de la zona.

La primera fase se iniciará en el Polígono Las Salinas de Poniente, junto al canal de drenaje de pluviales y trascurrirá por el Polígono Industrial San José bajo (en paralelo al antiguo molino de mareas y el aparcamiento de Renfe), finalizando junto al río Guadalete. El plazo de ejecución es de cinco meses.

Y la segunda fase empieza en el propio río, ya que está prevista la instalación de una tubería en un lateral del puente ferroviario. Una vez cruce el Guadalete, se realizará una hinca para pasarla al otro lado de la carretera, por el aparcamiento de la pasarela, recorrerá los terrenos de la Autoridad Portuaria, finalizando en el Estadio Cuvillo. Las obras supondrán seis meses y medio meses de trabajo, según se detalla en el comunicado remitido a DIARIO Bahía de Cádiz.

Respecto a la construcción de una Estación de Bombeo de Aguas Residuales e impulsión de los diseminados de la Carretera de Sanlúcar y del Polígono Bahía de Cádiz a la EDAR de los Centros Penitenciarios, se recuerda que el más conocido como Polígono IFA carece de red de saneamiento por lo que, cada empresa debe hacerse cargo de depurar sus propios vertidos. Las obras adjudicadas suponen levantar una estación de bombeo, que recogerá las aguas residuales a la altura de la calle Tecnología para, posteriormente, bombearlas a la depuradora ubicada junto a Puerto III. Esta infraestructura estará preparada para en un futuro acoger las aguas residuales de los diseminados situados en esta zona, una vez se regulariza su situación. La obra se prolongará durante cuatro meses.

SE ANALIZARÁ LA PRESENCIA DE COVID-19 EN LAS AGUAS RESIDUALES

Por otro lado, estos días también se ha conocido que esta empresa mixta ha decidido llevar a cabo un control y monitorización de la evolución de la presencia del virus del Covid-19 en las aguas residuales de la ciudad.

Tras analizar los estudios disponibles, Apemsa ha decidido realizar, a través de su “socio tecnológico” Aguas de Las Galeras, este plan de análisis mediante el que se podrá establecer una línea base de los niveles de carga viral en las aguas residuales del municipio que llegan a la EDAR. De esta forma, habrá la posibilidad de evaluar con la mayor anticipación posible las fluctuaciones que se produzcan sobre los valores guías determinados.

Para lograr este objetivo, se realizará un seguimiento analítico con frecuencia semanal sobre muestras tomadas a la entrada en la depuradora. Este muestreo se prolongará durante tres meses de forma que permita determinar la carga viral que en las condiciones actuales llega a la EDAR junto con las aguas residuales. Una vez determinada la línea base, se continuará con un seguimiento semanal de la presencia de virus para detectar las variaciones de la misma e intentar anticipar las medidas de control de la administración ante incrementos anormales.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.