DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

publicidad

‘Caleta’ como colofón

CRÍTICA. María Toledo transmite fuerza, cercanía, cariño. Y en sus canciones pone pasión y empeño porque el espectáculo funcione; quiero decir, que guste la música, emocionen las letras, entretenga el baile y divierta todo. La puesta en escena es singular, en el centro del escenario, dominando todo, el piano que es sello distintivo propio, “la única cantante flamenca que lo utiliza en sus conciertos”, como recuerda la promoción de la artista. A cambio de la entrega de la artista toledana, un buen ambiente en la sala, casi llena, que acogió con entusiasmo a la cantante y correspondió con aplausos a lo largo de las dos horas del concierto.

‘Solita en mi balcón’ -de ‘Magnética’, álbum de 2016 que casi reprodujo en su totalidad- es una canción que popularizó Rocío Jurado como ‘Esperando me quedé’. Con esta pieza, María Toledo abrió el repertorio musical de la noche, en el que se mezclaron canciones propias, versiones de otros artistas y los consabidos intermedios de baile y música de su grupo.

Entre las versiones, destaco ‘Vuelvo a casa’, una muestra del flamenco-pop que incluye en su disco ‘Magnética’ y que versiona la canción que Los Chorbos dieron a conocer hace muchos años; ‘Yo vivo a mi manera’, que popularizó El Turronero y la singular canción ‘Todo es de color’ de Lole y Manuel. También expuso con su estilo de rompe y rasga algunas canciones que han entrado por derecho propio en el repertorio flamenco, como el jaleo extremeño ‘Vengo de mi Extremadura’ que cantó Porrina de Badajoz.

Con canciones propias o versionadas, Toledo dosificó emociones, llegando a niveles inusitados en su interpretación de la soleá ‘A Paco de Lucía’ y su canción ‘Mundo de mentira’, cantada con el acompañamiento del piano, una de las pocas veces que completó una pieza con este instrumento.

El club de fans situado en las primeas filas tuvo la suerte de que María Toledo cantara a su lado y vivieran con ella la canción ‘La loca’, que finalizó con la cantante en medio del patio de butacas y jaleada por sus incondicionales.

Para el público gaditano tuvo dos detalles particulares: interpretar una ‘Alegría de Cádiz’ con la misma energía arrolladora con la que se enfrenta a palos de este tipo. La sorpresa fue su versión al piano de ‘Caleta’ de Antonio Martín -un himno en boca de muchos de los presentes- con la que la artista cerró la entretenida velada musical en una noche para el recuerdo. DIARIO Bahía de Cádiz


FICHA DEL CONCIERTO:

María Toledo, en concierto.
Gran Teatro Falla de Cádiz, 7 de abril de 2018.

Otras noticias...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.