DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

publicidad

publicidad

Festival de Música Española: Libertad creativa de jóvenes talentos


CRÍTICA. El Festival de Música Española de Cádiz celebra anualmente uno de los conciertos más relevantes y significados de su programación, sin que tenga repercusión sobre el público asistente y los medios de comunicación. La razón es doble: por un lado, la música contemporánea sigue siendo un terreno poco agraciado por el interés del público, de ahí la asistencia minoritaria a este tipo de conciertos. Por otro lado, las obras que se interpretan tienen la autoría de jóvenes casi desconocidos, que apuntan ahora a maestros pero a quienes les queda un largo recorrido para ser conocidos, y reconocidos, como tales. Algunos se quedarán en el camino de la incomprensión y desesperanza, pero ahí están ahora, con sus ilusiones intactas; exponiendo sus cualidades y sus capacidades, si tienen ocasión.

La oportunidad les ha llegado este año, por la Cátedra de Composición Manuel de Falla, dirigida en esta ocasión por el compositor Gabriel Erkoreka; y han tenido la oportunidad de escuchar sus obras, quizás por única vez, en el marco del FMEC. Como todos los años, Taller Sonoro ha puesto su experiencia como ejecutores especializados en música contemporánea al servicio de los jóvenes compositores, la mayoría en fase formativa en prestigiosas instituciones como el Centro Superior de Música del País Vasco Musikene, donde ejerce docencia Gabriel Erkoreka.

El concierto se inauguró con Atrás de la memoria (para clarinete, saxofón, percusión, piano y violonchelo) de Ríos López. El 1º Premio en el Concurso Internacional de Composición para acordeón Francisco Escudero conseguido por el compositor murciano el año pasado nos da idea de su potencial. La obra presentada en la Cátedra Manuel de Falla, conforma una serie de amalgamas tímbricas en constante variación, con breves interrupciones melódicas, realzando la inestabilidad del conjunto, potenciada a su vez por la indefinición temática.

El compositor colombiano Camilo Méndez, que inició la tanda de agradecimientos de los autores a la organización por permitirle participar en la Cátedra –actualmente estudia en Londres- desarrolla en Bursztyn II (flauta, saxo, violín, violonchelo) un trabajo de exploración sobre texturas y color, tendente a la monotonía en su repetición cuasi-mántrica.

Flowers of flesh and blood (saxo, percusión, electroacústica) de Mateo Mena sigue la pretensión confesada del autor de difuminar la barrera entre la música culta occidental y la de ámbitos no tan cultos. La punzante sonoridad de su pieza, fuertemente homofónica, adquiere tintes de rusticidad en consonancia con las películas gore en las que se inspira.

Miguel Matamoros relata que Dous vidrios inmersos (flauta, percusión, piano, violín, violonchelo) tiene resonancias de su tierra gallega, a la que alude temáticamente. Su trabajo potencia el carácter contrastante de las tesituras instrumentales en los agudos de la flauta y la inmersión en registros graves del chelo; a la vez que acumula materiales en la conformación de una mancha sonora más consistente conforme avanza la pieza.

La exposición de Helga Arias Parra sobre Konturren I (violín, violonchelo, piano) fue una reflexión sobre sus exploraciones sobre el sonido imperfecto, frágil e inestable, que concibe como una transformación permanente. En su obra, prevalece el desarrollo exitoso de dichas exploraciones en el piano, del que parte, y en menor medida, en el violonchelo.

Isandro Ojeda Garcia desarrolla su obra Dead flower to a worm (flauta, clarinete, percusión, piano, violín, chelo, electroacústica) sobre la idea del contraste entre el discurso sonoro de una atmósfera bella y el que se desarrolla como exponente de la energía negativa. Da como resultado un cuerpo sonoro muy denso con un incremento progresivo en la complejidad de texturas y dinámicas.

La obra de Isandro Ojeda trazó un brillante final a este concierto en la Casa de las Artes, donde tuvimos ocasión de escuchar las obras de estos jóvenes creativos. Seis compositores, y seis formas diferentes de expresar el arte musical; pero un mismo leit-motiv que les motiva y les mueve: libertad creativa. Seis talentos que siguen la consigna del director de la cátedra Manuel de Falla para esta edición, Gabriel Erkoreka: “¡Sed libres! No os dejéis llevar nunca por la moda”. DIARIO Bahía de Cádiz Francisco Mesa


FICHA DEL CONCIERTO:

XII Festival de Música Española de Cádiz
Cátedra de Composición Manuel de Falla. Gabriel Erkoreka, profesor. Programa: Francisco Ríos López (1992) Atrás De la memoria Camilo Méndez (1997) Bursztyn II (1991) Mateo Mena (1983) Flowers of flesh and blood Miguel Matamoro (1991) Dous vidrios inmersos Helga Arias Parra (1984) Konturren I Isandro Ojeda Garcia (1989) Dead flower to a worm.
Lugar y día: Conservatorio Profesional de Música Manuel de Falla de Cádiz, 24 de noviembre de 2014. Asistencia: un cuarto de aforo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.