DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004

El poder de alguna “clase” de funcionariado

CARTA AL DIRECTOR enviada por: Manuel Ángel Salido, de Jerez

Quiero escribir estas líneas para comentar el poder que tienen en este país uno de los sectores con más fuerza: política, económica y social.

Me estoy refiriendo a una “clase” que se llama funcionario/a y que son aquellos que tras superar unas oposiciones son nombrados “in sécula seculórum”, funcionarios/as.

Y cuando digo que son nombrados “eternamente” me refiero a que pase lo que pase y hagan lo que hagan seguirán siendo funcionariado y recibiendo sus prestaciones mensuales, aunque el país haya estado parado durante unos meses y toda la población no funcionaria haya tenido que padecer o bien unos ERTEs los más afortunados/as o bien el despido inmediato.

Pues bien, una vez superado estos meses de “acuartelamiento” y cuando ha terminado el estado de “alarma”, vemos como toda la ciudadanía han vuelto al trabajo, bueno todos menos una “clase” de trabajadores/as que siguen estando en sus casas con el trabajo “virtual” y cobrando mensualmente, y no son otras personas que aquellas que depende de las administraciones públicas, sean de índole nacional, autonómica o municipal, me refiero como ejemplo a Servicios como Seguridad Social, registros autonómicos o cualquier ayuntamiento.

Cuando todos los NO funcionarios/as están intentando sacar al país de la quiebra económica que padecemos, si hay que hacer una gestión nacional, como saber qué hacer para solicitar el Ingreso Mínimo Vital, tienes que acceder por internet para rellenar los datos, que al ser normalmente personas con conocimientos elementales les resulta casi imposible realizarlo, pero no se apuren que se puede llamar al teléfono 900202222, si no se extrañen no es un teléfono de pago como el otro 901 50 20 50, ese que después de estar cinco minutos esperando que te atienda una persona te dicen que “todos los operarios/as están ocupados llame dentro de unos minutos”, versión moderna del “Vuelva usted mañana” de Mariano José de Larra y así durante todo el día, bueno al menos algo hemos mejorado, lo mismo te pasará si quieres hacer alguna consulta con el SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal), o bien si pides una cita a la Agencia Tributaria de Córdoba para identificarte para sacar el certificado digital, imprescindible hoy para cualquier gestión, que te dicen: En el centro seleccionado, no existen citas disponibles para atender el servicio solicitado en el mes de agosto, y no te dicen cuando tendrás cita en otro mes, es decir que no puedes obtener el certificado digital.

A nivel autonómico si quieres una cita para presentar por ejemplo unos papeles a la consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, ya no tienen cita para ningún mes, es decir que “No hay nadie ni para recoger los papeles”, no les digo nada si quieres hacer alguna consulta, todos/as están “teletrabajando”

Hasta para hacer una consulta en un ayuntamiento hay que pedir cita, aunque cuando vas, el responsable de tu problema está de vacaciones o de baja por enfermedad y nadie sabe de tu problemática.

Mientras tanto otro tipo de funcionariado como fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, personal de hospitales, y algunos más, están al “pie del cañón”, dando un ejemplo a la sociedad.

Lo que tengo claro, es que hay en este País tres grupos de colectivos, los que NO son funcionarios/as, los funcionarios/as que cumplen y los funcionarios/as que son “privilegiados/as”.

Quiero poner como ejemplo del último grupo al colectivo del profesorado al que pertenecí durante más de 25 años, ya que pude realizar un trabajo que me gustaba bueno más que eso que disfrutaba, que me permitía tener un horario que era consensuado con el equipo directivo, que por el horario semanal de presencia física en el centro, 22 horas, las vacaciones de más de tres meses  y el sueldo que tenía, me hacían considerarme un privilegiado, sin embargo ahora parece ser, que por motivo de “seguridad”, las clases presenciales que es la única que puede crear ciudadanos/as libres y responsables, no va a poder realizarse y se tiende al sistema de “enseñanza virtual”, y no entiendo el porqué, es aplaudido también por algunas federaciones de madres y padres.

Quiero recordar en este punto, cómo unas instrucciones, acabaron con las huelgas que oficialmente convocaban los sindicatos de enseñanza pero que en realidad, la secundaba sólo el alumnado (el profesorado al no tener alumnado nos marchábamos a casa, no íbamos a darle clase a las paredes) y fue presentar un listado de firmas que se ponía y quitaba cada hora, para que el profesorado la firmara tuviera clase o no la tuviera, esto motivó que todos/as tuviéramos que quedarnos en el instituto seis horas, consecuencia, ya no hubo más huelgas. Lo digo por las huelgas que ya están convocando los sindicatos para comienzo de curso y no estaría de más “desempolvar” esas instrucciones.

Ahora, otro colectivo se une a este grupo, y me refiero a los médicos de atención primaria, esos que ahora ya te “auscultan” por teléfono, sabiendo que la auscultación es la acción de escuchar todos los sonidos que se producen dentro del organismo humano, especialmente en la caja torácica, lugar en donde se encuentran los pulmones, podemos determinar que el teléfono es mejor  que el estetoscopio, ¡lo que está consiguiendo éste virus en el avance de la medicina es “abismal”!

Otro punto a debatir es el porqué existen administraciones como las “diputaciones”, que a mi parecer no sirven para nada, exceptuando ser un “cementerio de elefantes políticos” e incrementar el elevado coste público, eso mismo podemos decir de las Administraciones Autonómicas paralelas que se han inventado, como las “Agencias de…” que no son sino unas “tapaderas legales” para poder saltarse todos los controles de las Intervenciones Públicas y ser fuente de contrataciones de “amiguismo”, es decir que no se utiliza el acceso en condiciones de igualdad, mérito y capacidad,

Yo culpo de todo a las administraciones públicas, que son las que deberían dar solución a estas “incongruencias”, y hasta que dejen de consentir estas “tropelías”,  controlen a su personal, no incorporen personal “a dedo”, se dejen de tantos puestos “de libre designación”, el personal funcionario de este país sea evaluado anualmente por la sociedad, hasta que en las escuelas consigamos que el alumnado quiera ser empresario/a no funcionario/a, hasta que las administraciones apoyen de verdad a los autónomos/as, no veremos cambiar económicamente al país, pero como la clase “política” está “infestada” de funcionarios/as, y son los que controlan el país, me cuesta creer que algún día lo que pido sea una realidad y no una utopía, pero al menos mi denuncia pública quedará para la historia. DIARIO Bahía de Cádiz

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.