DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004
FOTO: DIARIO Bahía de Cádiz

La felicidad no tiene nombre… y otro adiós

La primera noche de semifinales del COAC 2019 aguardó dos momentos históricos, un hola y un adiós: la última copla de la chirigota del Love, anunciando su retirada definitiva de las tablas; y la confirmación de ‘Los niños sin nombre’ desde la cantera, con otro pase de categoría. Además, no defraudaron la chirigota de Juan Carlos Aragón, el coro de García Argüez, la comparsa de Fran Quintana, y el cuarteto de Ángel Gago.

DÍA 28 (1ª SEMIFINAL).

Sin un respiro ni kit kat ni ná. Las semifinales del Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas de Cádiz (el COAC 2019) se cuelan desde este domingo de levante, ni veinte horas después de conocerse el fallo de cuartos, con su primera función de cuatro. El Falla continúa secuestrado por las coplas… ¿Naide va a pagar el rescate?

Una sesión con dos momentos históricos, un hola y un adiós, unos se van y otros vienen: la última copla, realista, de la chirigota del Love, anunciando su retirada definitiva de las tablas, “los dos sabemos que me faltan fuerzas”; y la confirmación de ‘Los niños sin nombre’ desde la cantera, con otro pase de categoría. Además, no defraudaron la chirigota de Juan Carlos Aragón, el coro de García Argüez, la comparsa de Fran Quintana, y el cuarteto de Ángel Gago.

¿Ha vuelto el Yuyu? ¡Caaaaaa… mpeón! El fiscal, nuestro chico ye-yé de este febrero, también ha pasado el corte, de nata y fresa, y aquí está en semis, dándole dinamismo a estos cronicones, que ya nos conocemos cuarto y mitad de los repertorios, ahora vamos a lo esencial: ¿para cuándo un cuplé a Falete? Maripili, bordéame, tira de la palanca y que caíga este texto bien despachaíto de esdrújulas. Pero antes, ¡choca los cinco con el Yuntamiento de Cádi! DIARIO Bahía de Cádiz

 

“Nuestra vida en carnaval son estos ríos, que van a dar a la mar”

Las 20.07 horas. Arriba telón. Puchero en el fuego. Ya huele a coro con aires de guajira, con hechuras, de Paco Mora, con tiza, y Tiza. Ahí está el Tío, con su chalequito, “tanto le debe esta tierra a tan ilustre gaditano, pionero de los tangos y padre del carnaval…”. El tango se escribe con tiza, que síiiii. “Conozco unos profesores por sus niños medio locos, y ponen en sus lecciones el corazón, que no es poco… entre sus textos no está Cervantes, pero lo suplen con cuplés de Cañamaque… es to esta gente la que está sembrando”, sembrando cantera. ¿Y las papas?, de Conil. Y a la playa el otro tanguito, esa orillita parte del ayer y acaba en el hoy… “en estos tiempos y de otra forma, en nuestra playa hay duros de sobra, grandes hoteles y constructoras… y ese negocio cobarde con la gente que llega en patera, sirviéndose del engaño con un imposible sueño…”. ¿Imposible? No sólo en Turquía te hacen tener la peluca del Puigdemont, en la Viña acaban de abrir un centro capilar, chapucero, y un nota del coro ya lo ha probado… “le pusieron todo el pelo, debajo de la nariz”. Y como diría el Trump, el cambio climático it´s not that bad… “si el mar veo yo crecer, que coloquen a la Teo en el muelle, va a estar bien”. Glup glup glup. ¡¡Qué de trabalenguas, don Antonio!! El Falla, muy burgalés, también durante un popu excesivamente instructivo, como homenaje, también es músicas y formas, al creador de aquellos duros antiguos que tanto en Cádiz dieron que hablar… “y sepa usted que los tangos con tiza estarán escritos, por mucha pluma que pase, durante siglos, durante siglos”. Fiscal, un siglo es un siglo, media hora es media hora… “y en el patio de las malvas está escarbando desde aquel día”, y olé. Ole esa promosión ahí: se sube telón un minutito y colectivos de mujeres animan desde el escenario a base de lemas pancarteros, afinaítos, a participar en la huelga feminista del 8-M. Ni pasodoble ni cuplés ni parodia, to queda en vente a la mani. Apúntalo fiscal… aunque el destino dirá si vamo o no vamo… “Yo soy el destino, destino, destino, destino, destino, dilo otra vez…  soy todo lo que no entiendes y no tiene explicación…”. ¿No te lo explicas? Pues que to aclaren Las cosas del destino, la chiri del Iván Romero y un Carapapa. ¡José, a ve si te gusta argo!… “Que cuando no hay un sí, eso es un no como un castillo… esta copla es para ti, vamos valiente, yo sí te creo”, apunta de entrada esa letrilla pro-feminista entre patriarcado, manadas, denuncias y jueces machistas. “Dicen que la nostalgia, es cosa del destino, que por arte de magia siempre aparece por el camino…”, añorando la niñez, que ya se fue y no volverá, y si tus hijos también añoran en el futuro, es que algo no habrás hecho mal como padre… será. En la consulta del médico, asustados, que tienen un poquito de to… “yo me creí que iba a darme el alta”; y vaticinando el destino de la chirigota de cara a la final… “este año nos vamos a comer un caraho, y to la culpa del reguetón”. Eso no-lo-sé-ni-yo. “Po sabe lo que te digo, voy a cogé algo de abrigo… algunos con medio metro, y yo me meo en los huevos… Albert Rivera, ¿ese quién es?, el novio de Malú, ahhh, una de Raya Real… Cádi, dime cuál es el destino que me lleve junto a ti”. El fiscal está predestinado a no entender esa sentencia final. Si no entiende, que lo busque en la wikipedia… ¡Qué bonito está mi Cádi, que bonita mi ciudad!… Sácate el plumero, fiscal. Y el bigote. Haciendo pasacalles pisa las tablas entre papelillos y serpentinas, la elegancia sencilla, pedagógica y sonriente del Fran Quintana y sus Los buscadores… “la fiesta precisa volverse a encontrar… si mi fiesta renuncia a su historia, estará renunciando a un tesoro…”. Persiguiendo ese oro de Cádi que no valoráis… Un pasodoble que entra como un cañón, sin instrumentos… “ahora vas a callarte, guarda silencio… esto no es popular, no son sólo curas los que más abusan, son los más cercanos, y el daño es tan brutal… tan cobarde es el que abusa, como el que se calla… mientra haya un solo niño sufriendo abusos no voy a callarme”. El Falla, en modo reflexión… Y no, que no son sólo una docena los que te cantan, detrás hay familia, amigos, aficionados, ilusiones, sueños… “ya ven que esta comparsa anda cortita, somos muchos más… se hace chico este escenario… no somos doce, tú también estás arriba, ya encontré lo que buscaba, sois ustedes el oro de mi vida”. A la salida, ¡todos al compro-oro a empeñarnos! Un cuplé a medio ensayar y el Pedrito convocando elecciones casi en semana santa… “algún despistao votaría dentro de la urna del Santo Entierro”; y sin cambiar de coche desde los Mundiales del ochenta y dos, ya bastante cascao, “mi peugot Juan José Padilla”, jeje. Por qué te llamarán taza de plaza, si tú no eres de plata, tú eres de oro, picha. Gozada de popurrinaso explorador entre ríos, entre coros, chirigotas, cuartetos y comparsas, recordando de dónde venimos y cómo vamos degenerando si lo olvidamos… “no habrá oro que se pierda, gaditano, si nosotros no queremos… nuestra vida en carnaval son estos ríos, que van a dar a la mar… la calle del vivir”. El Jorge Manrique querría cobrar derechos de autor, o al menos un compasdis de regalo, qué menos. Fiscal, súbete la bragueta y guarda el plumero… ese plumero no era, ¡retírate! De nada. Momento karma, momento Este año nos retiramos. “Esta mujer desde que está en el Tibet, cada vez está más hartibe… las estatuas que están haciendo en Cádiz son como las fotos de instagram, no tienen nada que ver con la realidad… ¡nirvana!, qué ha dicho tú de mi hermana… fíjate que estoy estresada, que más que estrés, es cuatro…”. Va avanzando la parodia entre el maestro, su ayudante cojo, la maruja y el ludópata, sin rumbo fijo pero con el estilo cuarteto cuarteto inconfundible del Gago, rimando, retorciendo los palabros, lanzando pullitas. “Después de la parodia hay que decir que vienen los cuplés, que si no la gente no sabe lo que viene… pues no lo digo, pero vienen los cuplés”. Me gusta más el taichí, tataratachín, tataratachero… Un restaurante pijo, “a mi me traes un dobladillo como el tobillo del camarero”, y otro segundo cuplé más cupletón: el maestro domina el arte del tantra, eyacula pa dentro… “si tiene así los chupetes imaginarse el biberón… no está gordo, está relleno como los chuchos”, fuuuuuuuaaaa. No lo imagines, no lo imagines. Respira y relájate y si esto no te funciona, retírate, retírate. Y como es tradición, el tema libre apopurrinado sube un poco más el nivel de la parodia… “más que Dalali lama, me nombraron Dalai lomo… Tibetana tibetana, que estoy loco por ver tu mundo interior, que tengo ya los huevos igual que un gong… Nos vamos como hay que irse, meditando meditandooo… ay lereleré, si quieres no vemos en el Everest”. ¿Final feliz? ¡De nada! Fiscal, relájame, dame un caldito… Y un intro, mi caballo por intro…

“Mis votantes se quedaron en casa y ahora protestan”

¿Este mundo es de la gente?, y de los indios… “somos la gran resistencia, la tribu más sinvergüenza, los indios sin cadenas, el clan que está contra el sistema, empuñamos nuestras música para la rebelión… vente conmigo a mi poblado, yo te traigo la esperanza para un mundo de verdad, yo te traigo la dignidad, la humanidad, la libertaaaaad”. ¡Jau! ¡Guaauu!, esa ‘Gran Reserva’ del García Argüez y del capitán Procopio, presidida por un poste totémico venerando al Tío de la Tiza. Entre la lucha de ayer y la de hoy, y siempre los reaccionarios en frente… “era un cuatro de diciembre, verdiblanco estaba el cielo… así es como los pueblos salen triunfantes… y el diciembre pasado volvió a mi tierra ese viejo fascismo a reconquistarnos… prefiero que un contenedor se queme en cualquier rincón, a ver cómo la historia se repite y vuelve el franquismo”. ¡No pasarán!, aunque la prensa capitalista te tache de vándalo por defender tus derechos. Y “aquellos besos primeros…”, los tendrás en la memoria para siempre, “pero todos los besos no son iguales, hay besos que dan asco si se recuerdan… besos de una parroquia del Vaticano que se esconden tras un rezo… maldito sea mil veces el dios cabrón que permite eso”. Tangos sin concesiones. Con ironía ese cupletillo pa picar a tanto capillita repetitivo… “to el año de carnavales, me vuelvo loco, a ver si alguna vez sale una procesión pa variar un poco”, jeje. Árbitro, caaaaaa… Tribu quiere más batea, que esto es Cádiz, que se note, un bote dos botes, que mejor que hagamoh el indio a que hagamo el carajote. “Tu ideología, mi ideología, si a ti te ciega se convierte en porquería”, sentencia una de las cuartetas de un sustancioso popurrí de coro que-no-a-bu-rre… “guárdate ya esa superioridad de animal civilizado, quién vive la vida igual que en un viaje, que yo en tu reserva nunca me voy a encerrar, no me vengas a buscar, déjame vivir en paz…; y mientras ellos nos hacen cadenas, nosotros vamos pensado en la huida, y mientras fabrican la pena, nosotros la vida, y mientras fabrican el frío, somos la luz y el calor, y mientras ellos nos hacen la guerra… nosotros vamos a hacer el amor, vamos a hacer el amor, vamos a hacer el amoorrrrrr”. Fiscal, aplícate el cuento, pero conmigo, nooooo, ehh… Y de rebeldía salvaje a revolusión gaditana, ¿con sinusitis? Entra ‘El Chele Vara’ a ponerle un espejo delante a tanto gadita… “y si triunfamos, como tu soñaste, Cádiz será sólo pa los gaditanos… venimos a respetar a todo el que se siente gaditano, gaditano, de verdad”. Dolorosa esa patá metafórica en los compañeros. Ración de transgresión canalla y sarcástica hiperlocalista, o no, sin dejar de decir. Un pasodoble militante, con mucho coraje detrás… “yo reconozco que un día hice un partido de izquierdas… al principio éramos cuatro, luego tres y luego dos, por disidencia con la dirección al hacer el ideario… po me quedé solo yo, y mi colega al caraho… defendía las causas universales, como el cambio de sexo de los animales…  pero finalmente no alcancé los resultados que me daban las encuestas, mis votantes se quedaron en casa y ahora protestan”. Y de segundo, haciendo amigos… “un día la pulisía, así por toda la cara, me se acercó en plena vía… la multa me la quitó y me convenció para firmar el convenio, pa que le suban los sueldos, porque es necesario”. La pulisía en güena gente, ome, siempre dispuesta a aceptar una convía, jeje. De cupleses, una piba carníbal y el “puto corrector del móvil… peeeero salió: tengo un nabo como la torre de preferencia”. Por tradición. Y si por un casual nos llama a declarar la Audiencia Nacional, nos vemos por las calles de Bruselas, cuando llegue carnaval. “El carril Kichi, una autopista hacia el progreso de gaditanos, y gaditanas, y gaditanes…”, en ese popu en campaña, con su mijita de surrealismo y su “batalla de palio y combate de cristos…; quién viene a la Tacita a profanarte, quién pisa la ciudad sin tu permiso… tú enemigo, es facilísimo identificarlo, te viene y te pregunta empajillao, adónde está el grafiti de Juancarlo… lo han quitao”. Ironía sí, ironía no, po no, el pitito de caña, pi pi pi… no se lo quitas al fiscal ya de la boca. Lo que ha hecho el cabesa no tiene nombre, disen por acá dos o tres fanáticos de cruzar la avenida por donde les da la gana. ¿Exageramos? La que viene ahora sí que no tiene nombre. Súbete a la litera con Los niños sin nombre. Colas en Cádi para adoptar a los chavale, chavale empezando a vivir sentando cátedra sobre la vida, y el carnavá… “la vida es tan caprichosa que te da una lección a cambio de romperte el corazón, y en la garganta te hace un nudo, una aventura de amor, de ternura y de pasión, donde vibra más un móvil que el latir de un corazón… soy ese niño que aprendí desde pequeño tantas lecciones, que al final me hice mayor, soy tan feliz con lo poquito que tengo, que yo los días grises los pinto de color… quién dijo que la felicidad, es ese sueño tan preciado imposible de alcanzar, es porque no ha conocido el lado perdido, que guarda el destino, por poco que tenga, siempre hay un camino…”. Camino hermoso el de este comparsón si no se desvía, si la amistad que irradian puede más que el lado mercantil y los egos de febrero. Son huérfanos pero con madre, claro, en un pasodoblón sincero… “desde tus entrañas, yo llegué a este mundo, bendita la mare que a mi me parió… contenta porque cada día llevo por bandera lo que aprendí contigo… por tanto vivido, por las noches en velas, por criarme a tu vera desde que era un crío, le canto a la cantera porque ella es la mare que nos ha parío”. ¿Y el padre? Se palpa la emosión ahí arriba. Y reivindicando un concepto amplio de educación en el sur, frente a los que en el norte sólo ven catetos… “como yo he nacío en Andalucía, cada noche que pasa me acuesto con una lección aprendía… le pido respeto, señora Tejerina, muérdase usted la lengua y trague su veneno, y antes de hablar de un hijo del pueblo andaluz, aprenda usted primero que aquí nuestros valores no podrá comprarlos sólo con dinero”. De cupletillos, un máster en sexualidad para estos pichicortas… “yo creo que te han dado el máster donde se lo dieron a Cifuentes…”; y el Errejón independizado… Y si te digo te quiero no lo vayas a dudar, porque los niños siempre dicen la verdad. “Me miras atónito, buscando hallar una mirada melancólica, pero te encuentras mi sonrisa más esplendida, que hace que estalle tu cerebro que es tan básico…”. Un popurrí que comienza con esta cuarteta, no puede acabar mal… “cómo me miras con pena, cuando pagas las cadenas que encierran a tu razón, sólo eres la marioneta movida por la hipoteca, que el sistema te vendió”. Dulce patada al tener, acumular, aparentar de esta viciada sociedad frente al vivir, sin más… “qué viva la vida… soñar soñar soñar, volar volar volar… que vida mi Cái que espanta sus males cantando alegrías… que viva él te quiero, que sale del alma y recorre tu cuerpo en forma de magia… que esta vida es pa vivirla, pa vivirla sin más”. Fiscal, quédate con el brillito en los ojos de estos niños, sin más. ¿Quieres más?: ‘Los cachitopán’, esperando el último bus, último de verdad, ¡vaya!… “me llevé en un ceda el paso dos días y medio…”. A ver si el Love nos dan con la barra de pan, duro, y nos calla la boca tras ese pase de cuartos, ajín ajín. Un pasodoble, en Urgencias… “tuvieron que recortar, para los EREs financiar… tiene unos detalles que se os pasan, quieren que los andaluces, mueran en casa”. Detallito de la Junta, disen. Y don Adolfo, Manolo Cornejo, ya no está, pero su hijo toma el testigo, con emoshión… “cando yo empecé en carnavales, no había ni tresporcuatro… que nostalgia recordar… pero el tiempo no perdona en carnaval, no lo vivo igual, sólo soy un coplero, que aprendí lo que es perder y ganar, respetar a los compañeros…”. Más buenos que el pan, pese a todo… Con achaques, toman viagra con antidepresivos; y separtados desde hace un año… “no tengo ganas de ná, y si a la final me pasan, bueno yo vengo, pero sin ganas”. ¿Y que rime con con cachitopán?… panparapanpan panpán. Todo corasón, ese popurrí-melón, salvó a la hora de meterse en el urólogo, iiiiiin… “yo mismo me desmoto mi puesta en escena..”. Y cuando parece que la función acaba sin pan ni picos, la veterana chirigota avanza y, se veía venir, canta su última copla… “las cosas que aquí digo, resulta ya repetidas, tan sólo nos queda juntos vivir nuestra despedida, no quiero caer en la torpeza de venir por cohones, de forma forzada si los dos sabemos que me faltan fuerzas, antes me echo a un lado que hay que dejar paso a la cantera… dime, mi bendito teatro qué puedes tener, que hoy me tienes cantado porque ya no voy a volver, quien quiera mi pasado, yo se lo regalo entero pa él”. Otro momento fallero histórico. Fiscal, aplaude, aplaude fuerte… “Que yo no guardo disfraces, yo guardo una vida entera…”, en la propina, ya sin público en el teatro. Y dame un intro, mi reino por un intro…

La 1.14 horas. Baja el telón. Otro capítulo que se cierra. Fiscal, ve guardando el tipo y saca esmoquin de gala, que nos vamos a los Oscar, a ver si nos cae uno de consolación, para ponerlo encima del televisor. Y entre estatuílla y estatuílla, una frase célebre: “El más difícil no es el primer beso, sino el último”, dicen que dijo Paul Géraldy, un poeta y comediógrafo francés. No digas nunca la última, di la penúltima, ome. Mira al Bustelo…  Dany Rodway


INFORMACIÓN CARNAVALESCA RELACIONADA

· Los PUNTOS del Jurado ‘poco oficiá’, AQUÍ
· Todas las crónicas del COAC 2019, AQUÍ
· Las FOTOS del COAC 2019, AQUÍ
· El ORDEN DE ACTUACIÓN de las semifinales, AQUÍ
· También estamos en FACEBOOK y TWITTER, ¿te sumas?






Otras noticias...

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.