DIARIO Bahía de Cádiz
contando tu Bahía desde 2004
FOTO: DIARIO Bahía de Cádiz

Hostias como panes, verdades como catedrales

Una noche larga la duodécima clasificatoria del Falla y la casualidad de que hasta tres agrupaciones se plantaron con tipo pseudo-religioso. ‘OBDC. El joven obispo’ confirma a Germán Rendón como uno de los autores en alza que menos se calla. También de curas rasos vino desde Sevilla ‘La otra mejilla’. Y la chirigota del Taka se presentó como santos de iglesia con ‘Este año nos veréis en el altar’. El momento ajín se lo buscó la chirigota ‘En la ciudad de Cádiz, siendo las…’.

DÍA 12 (12ª CLASIFICATORIA).

Sábado sabadete, empapao. Y es que en Cádi no hace frío, hace humedad. Una densa niebla, que ni en el London de Jack el Destripador, anticipaba y envuelve la duodécima sesión de clasificatorias del Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas (el COAC 2018). Alguno con entrada de allende Cortadura sigue buscando el Falla entre la neblina. Que no se ve.

Una noche larga con ocho agrupaciones en cartel y la casualidad de que hasta tres de ellas coincidieron con tipo pseudo-religioso. ‘OBDC. El joven obispo’ vuelve a confirmar a Germán Rendón como uno de los autores en alza que menos se calla la boquita. Eso sí, la lowcost tiene cada año más cost. También de curas rasos, y nadie diría que no era un disfraz, vino desde Sevilla ‘La otra mejilla’. Y la chirigota del Taka se presentó como santos de iglesia con ‘Este año nos veréis en el altar’. El momento ajín se lo buscó la chirigota ‘En la ciudad de Cádiz, siendo las…’.

Y este domingo a mediodía juega el Cádi en Alcorcón, y el gafa Álvaro Cervera, más detallista no lo hay, ni ha convocado a Barral para que pueda verse la función enterita en el sofá con la batamanta. Eso sí es un gol, como el que marcan nuestros colaboradores, sin cobraaaar, cada sesión: el tontito de las banderitas y el señor mongolo (de Mongolia). Me vienen con más humedad que el techo de tu cuartobaño. Maripili, dale a la palanca y que patine este cronicón sin frenos, que vaaaaaaa. Pero antes, aquí debiera aparecer la publi del Yuntamiento de Cádiz. El encargao no atina con el enter. .


‘Y SIN EMBARGO, TE QUIERO’, DE MELÓN

Las 20.37 horas. Arriba los corazones, nunca mejón dicho. El coro de Paco Mora, Francisco Martínez Mora, con la patata partía por Cádi: ‘Y sin embargo, te quiero’. El nombre lo dice todo. Dossié artesanal bajo el brazo aunque para leer la tipografía elegida hay que ser egiptólogo, y gravedad y pasión sobre las tablas, asomaítos a la Alameda. Un tango de entrada a la apatía resignada del gaditano, partiendo desde el piropillo… “ni a ti misma ya te quieres, ni se te envenena el alma, dónde te quedó el orgullo, que con Cádi no se juega… tu desgracia no se cura con un bombo, ni rezándole al perdón…. que me estás matando y sin embargo te quiero, Cádi de mi corazón”. Y metiendo en el mismo saco a todo el que aspira a “servir a su pueblo”, y lo logra… “Manolito ya no es Manolito, es Manuel, por supuesto… ya sólo se acuerda de sus vecinos cuando tienen que votar… gracias a la democracia, lo ha conseguido, ahora es tan sinvergüenza como todos los demás”. A ver los cupletillos: el asuntillo catalán, y el Puigdemont exiliado… “para librarse del peluquero”; y repudiando a los que suben todo a las redes asociales, pero por si no pasan, “me hago un selfi con mis amigos los del jurao”. Por más desengaños que me llevo, ayy sin embargo cuánto te quiero. Amargao ese estribillo que lo puedes interpretar por ahí o por acullá. Y el popu es un repaso a copleros enamoraos de la Tacita, desde Cañamaque a Martín. Ellos mueren por entrar en la lista. Ducha de corazones para rematar el empalagamiento. El tontito de las banderitas y el señor mongolo (de Mongolia) han ido por la escoba.

‘LOS DESTRONADOS’, EX TRIUNFITOS

Sales a escena con un compasdís colgado a la altura del corazón, y te evitas que los palomos se te coman la maceta de yerbabuena. Asín viene ‘Los destronados’, comparsa de la localidad sevillana de Dos Hermanas. Son como artistas por los que la industria apostó en algún momento, pero ya no, y ahí andan, en la calle con la guitarrita pasando frío, sin embargo, liberados. Ya no son comerciales… “me han engañado como un niño”. Antonio García Clavijo pone la letra, y la música la comparten José Juan Garrido y Jesús García. Una donación, un riñón, un hermano… “cómo voy a rechazarlo si yo cojo y me lo arranco si le faltara a mi hermano”, en el intenso primero pasodoble. El tipo, con más detalles y símbolos que el del Martínezlares, anota el señor mongolo (de Mongolia). La batalla del autismo hay que ganarla en el otro pasodoble, que acaba a lo puzzle, encajando, casi. Una mulata-Ikea, en uno de los cuplés. Me siento de nuevo tu rey. El tontito de las banderitas se hubiera clavao un disco de vinilo, que vuelven a estar de moda; el elepé de los Chunguitos. Arritmico popurrí que se propone combatir la sociedad capitalista cantando, “con mi música nada temo, nada temo…”, palabrita de destronado. Y cuando te das cuenta de que llevas ocho minutos sin decir nada, sueltas un “carnavá yo te quieeerooooo”, y cierras el libro. Y se preguntarán el porqué las discográficas no les sacan más singles… Se te van los pies, que se te van, primo. ¡No huyas!

‘ESTE AÑO NOS VERÉIS EN EL ALTAR’, JEEEESÚSSS

“Qué viva Cádiz, qué viva el Carnaval, qué viva san Servando qué viva san Germán…”. A lo vendaval se presentan estos santos, “tiesos y a dos velas”, y tú pidiéndoles trabajo, salud, casa, coche… ‘Este año nos veréis en el altar’, chirigota capitalina con autoría de José Manuel Martínez Sierra, el Taka, y David Amaya Jiménez. Bien Servando, bien, picha. Rememorando las vivencias de la chirigota del pasado concurso, y lamentando la pérdida del Antuán. Pom pom. Bien Servando, bien, picha. Y respondiendo a los ofendiditos con la decapitación chirigotera a Puigdemont… “en vuestra Catalunya peores cosas se han hecho, poca vergüenza tenéis para pedirnos respeto… ni tu puta independencia vale más que la decencia de cualquier chirigotero… no consiento que tu odio, crucifique a un compañero, no me toques a los míos ni a mi santo carnaval… aquí en Cádi hay que mamar, cuando se habla de libertad y democracia”. Emmm… El tontito de las banderitas, erguido. Para la tanda de cuplets, uno que no quiere ir a la Báscula… “tú prefieres ir a Pasapalabra y comerte el rosco”; y ahora Cádi y Sevilla “nos queremos un montón, con ellos el año pasado ya nos reímos pa to sus muertos… hasta en Copa del Rey le echamos al Betis una manita…”. Se me ha ido el santo al cielo. San Cayetano se afeita en diresto antes de un popurrí que mantiene enganchado y entretenido a la parroquia, sin desechar su cuarteta interactiva, Entrégate, perdona, disfruta… “y esto sólo es carnaval, podéis ir en paz”. Amén. Me gusta más amen, cuchichea el señor mongolo (de Mongolia).

‘LA OTRA MEJILLA’, ¡QUÉ HOSTIA TENGO!

Seguimos en misa, niña. Alzacuellos al poder. Avemariapurísima. Curitas que quieren creer, por ahí anda el concepto de la comparsa sevillana de La Algaba ‘La otra mejilla’, bizcochera, y “aquí estoy en vuestro templo, que al mío ya nadie viene…”.  Antonio Álvarez Cordero y Miguel Ángel Márquez Cáceres suscriben letra y música. En pie. Defensa de la profesión en el primer pasodoble dulcificao, “padre… hoy te canto esta plegaria, ya me toca relamerme y sentirme digno de ser tu heredero, de que mi doctrina sea el cristianismo…  cuántos cargan contra el clero y a un alma desconsolada no le ofrecen ni un puchero… respeta más mi vocación, y no digas que tú crees en la religión y no en los curas… yo creo en la humanidad, pero ya no creo en sus mentiras”. Sin sotanas, por si acaso. Metidos en el papel, que sí que sí, uuuuhhhhh. “Y le han puesto el corazón que tanto había esperao… si somos más donantes, es típico de nuestra tierra, porque aquí el corazón nos sobra”. El otro pasodoble, incidiendo en que Andalucía está en el topten mundial en donación de órganos. ¡Qué hostia tengo!, se dicen, jeje. No hay pollasos en los cupletillos, hubiera sido un bastinaso. Podéis sentaros. El señor mongolo (de Mongolia) no se lo cree. El tontito de las banderitas sigue apostando sus encías a que vienen patrocinados por el Obispao, avispao. La secta católica apostólica y romana baña un agradable popu, que busca adeptos acariciándote el lomo. No hay cuarteta abusando de menores ni inmatriculando patrimonio de todos. Tampoco pagan IBI. Acabando por abajito. Daros la paz. Momento pulcro y sugestivo, es verdad, pero… picha mía, que tengo en trámite la apostasía.

‘CARI, TENEMOS TODA LA ETERNIDAD’, TIENES UN POLVAZO

“A mi cari yo la siento a mi verita… José, dónde vas con el botijo”. Dice holaquéhay la chirigota de Écija ‘Cari, tenemos toda la eternidad’. Viudo que no se separa de la urna de su esposa, bien chamuscada. Me pongo de pie, me vuelvo a sentar. Firman la autoría David Jiménez Lara y José Sotillo Romero. Empezamos con un pasodoble novedoso, soltando lo que sienten al pisar Cádi, con más nervios que un bisté de pejeta, para cantarte… “ya estamos aquí, tranquilos chavales vamos a disfrutar… si es apto eso ya se verá”. El remate, de subsuelo, es de los que te obligan a cruzar miradas con el que tienes a tu lao. El señor mongolo (de Mongolia) mira al tontito de las banderitas. Mirada existencialista: ¿por qué me has abandonado? “Pobre de aquel que perdió a su compañera, se fue con ella su vida entera…”. Alegría alegría en la segunda letrilla reglamentaria. Llamando a Juanymedio en un cupletillo, y “no vea el Oriol Junqueras ese”, untado en los cupleses. Casi que el segundo pasodoble tenía más chispa. Toda la vida juntos, y nunca te hice caso… lo que sí es verdad, es que ahora tienes un polvazo. Plaafff. “¡Sácamela!”, se exclama en un momento del anodino popurrit. Más risas en un crematorio, te lo juro, primo.

‘OBDC. EL JOVEN OBISPO’, COMO PANES

¡Buenos días, princesa! Penetra la cabeza de serie de la función, después de pensárselo tela… qué intriga ese telón, que no subía, que no subía, y subimos al ático “a lo Rouco Varela” que le ha plantao la Conferencia Episcopal a estos curatos, con toda la opulencia que no tenían los curitas de La Algaba de hace un rato. Sí, ‘OBDC. El joven obispo’, la comparsita del Germán Rendón, a meter los deítos en la herida, crítica de principio a fin. Con la Iglesia hemos topado. “Aleluya aleluya… vine a la iglesia a modernizar, a darle un toque más comercial, obispo soy y yaaa, aleluyaaaa… hoy fumata blanca de carnaval, con ganas de guerra de libertad, nuestro padre nuestro que es la ironía… y entonces dios creo a la comparsa pa gritar cuando otros callan verdades como catedrales, apuñalando a golpes de gargantas, que para eso están los carnavaleeees”. Anticipando que esta historia no va contra los creyentes: la fe es la fe, y habrá que respetarla,sostiene ese primer pasodoble… “como el café que despierta en la mañana, así es la fe, como un nudo en la garganta… es como Cádiz, cuento infinito de una gloria ya pasada, mientras el cáliz con su vino se derrama sin cesar, y vas rezándole al horizonte suplicándole a su mar… vuestra fe es lo más sagrado, cómo coño voy a atacarle, si por mí es que están pidiendo y la que reza es mi madre”. Uuummmm. Y vaya, toque de atención ar Kichi, en el segundo…, “la juventud te votó con la esperanza, de ser la luz en un Cádiz mustio y malva, pero a la vez que se nos va por la ventana, se te escapó la coherencia entre patronas y medallas… no me importan las banderas, espabila y cuida bien quien te rodea que ya empiezan aprendiendo a ser políticos normales, luego que no te sorprenda cuando digan los chavales, agachando la cabeza, veis como eran iguales”. Duele. Y posiblemente sea la primera letra que se canta este año reprobando al alcalde, con argumentos y como advertencia. No todo son sus orejas. Valiente. En los cupletillos, los sinsabores para sacar el grupo este año “y ahora que estaba la cosa más tranquila, se nos cuela el mismo día otra comparsa que van de curas”; y perdiendo la castidad con una pibita de Podemos… “me he sacao el carné de alimentador pa tocarle el gato”. Miau. Que me lleven al infierno por haberte amado tanto. Con el popurrí se confirma que esta comparsita no está patrocinada por el Obispao de Cádi. A la yugular de la cúpula eclesiástica, sus privilegios, sus incongruencias, su homofobia, machismo, pederastia tapada, espíritu retrógrado… y con dudas, “si existe más allá que escape a la razón, la duda es, un diablo asomado al balcón quien te admira esperado tu error, una puerta abierta entreabierta, una duda siembra más dudas…, cómo no quieres que dude en vano, si tras este disfraz yo también soy humano”; “yo quiero ir en coche oficial, como el obispo de Cádi…”; si no fuera sacerdote, entregaría mi alma a una mujer, y vagaría por las noches correteando en el jardín de Lucifer… que la imposición del celibato, fue un arrebato de alguien al que nunca amaron…”; “al infierno, al infierno… si te ofende mi disfraz y no el diablo de verdad, ellos arden tu moral… yo tan sólo hago carnavaaaaaal”. Se viene arriba ese popu bien aprovechao. Están los monaguillos amotinados. El tontito de las banderitas y el señor mongolo (de Mongolia) esperan la convía al ático. Mis niños del barrio inrritando a más de dos. Obedeciendo.

‘EN LA CIUDAD DE CÁDIZ, SIENDO LAS…’, LAS…

En la plaza del Falla, a la espera del fallo del jurao, pa cuartos. Entra la chirigota capitalina ‘En la ciudad de Cádiz, siendo las…’, con un eterno prepucio radiofónico. Y la comparsa Corazón de algodón dulce se ha quedao en la calle… y llora su amargamiento, flagelándose a base de babushasos. Entre la pocavergüen y lo otro. “Me sobran motivos para amarte”, anota el pasodoble piropillo número uno. Con bulla y manido. Y parece que buscando activar a los ofendiditos procatalanistas se desarrolla la otra letra, con un contundente “yo prefiero estar en un bar, po zí, pero español con dos güevos…”, e instan a que se haga ese referéndum a nivel estatal, que se eche a Catalunya, con el deseo de “verlos después como en Melilla, queriendo saltar una puta valla…”. Bombaso de cuñadismo. Siga a la derecha. El tontito de las banderitas comienza a asimilar las ansias soberanistas, más que justificadas. El señor mongolo (de Mongolia) ya se ha separtado de su yo consciente. Cuatro meses pa esto, ya no salgo más. Algún bastinaso en los cuplés, de pelo. Cantan mal. También en el popu, que repite la queja de que siempre pasan los mismos en este concurso, y ellos no. Y como se ven no aptos, y consideran que tenían un cuplé mu bueno guardao, lo sueltan. Impagable el “si yo fuera rico, tendría un montón de autobuses”. Sin pies ni cabeza, es el éxito de este mondrigón con letra de Antonio Rodríguez, si, picha, el humorista, sí. Tomás García hace la música. Y la ¿paciencia? Una cosa es ser malo, sin maldad, y otra hacerte el peor, con alevosía, y envolverlo como post-mamarrachada intencionada.

‘LA CANCIÓN PERDIDA’, ¿CUÁNDO TE HAS HECHO MAYOR?

Y enroscando la bombilla, led, de la noche, una agrupación de Huelva. La comparsa ‘La canción perdida’, que tiene como autores a José Antonio Conde Santos y Víctor Manuel Quintero Larrarte. Retornando a la infancia… “quiero soñar sin que el despertador me diga cuándo despertar… y volar y vivir fantasías, sin ser esclavo de mi vida… vuelve niño a gobernaaaaaaar”. Suena suena. Con un pasodoble con partes demasiados bajas y otras pasadas de decibelios. Piropillo primero, que pese a nacer fuera de Puertas de Tierra, y “aunque nunca oíste hablar de mí, yo conozco los tuyos… la religión de las gargantas en libertad… qué más quieres que te cante, Cádiz de mi vida”. Las manos, en todas sus variantes, zigzaguean en la otra letrilla, que desemboca en garras indeseables bajos faldas, y “consiente y justifica lobos en manada”. “La de vueltas que hemos dao pa venir hasta Cádi, sin coger por Sevilla”, jeje; y velcro barba-chumino, y a ver quién te despega, jeje, en los cupletillos. El estribillo dura casi tanto como los pasodobles. “Ábreme la puerta, ya mañana es tarde, tenemos pendientes sueños inmortales…”. El popurrí llega a ser casi precioso, y retrocediendo a esa inocencia perdida te recuerda el angustioso paso del tiempo… El señor mongolo (de Mongolia) y el tontito de las banderitas han mirao la hora ya catorce veces. La mar espera…

La 01.24 horas. Baja el telón. Bájate una rebequita si tienes pensado irte ahora a la Punta a tomarte unos vasos. Que en Cádi no hace frío, hace humedad. Tontito de las banderitas, señor mongolo (de Mongolia), con este rataso entre curas, obispos y santos, ya tenéis convalidados varios trienios sin pisar una iglesia, ni para la comunión de tu hermana. Alabaré, alabaré, alabaré, alabaré, alabaré a mi señor… Silencio, que ya tengo frase célebre entre tinieblas: “la religión es algo verdadero para pobres, falso para sabios, y útil para dirigentes”, dicen que dijo Séneca, el filósofo romano. Y alabaré, alabaré, alabaré, alabaré… DIARIO Bahía de Cádiz Dany Rodway

INFORMACIÓN CARNAVALESCA RELACIONADA

· Los PUNTOS del Jurado ‘poco oficiá’, AQUÍ
· Todas las crónicas del COAC 2018, AQUÍ
· Las FOTOS del COAC 2018, AQUÍ
· El ORDEN DE ACTUACIÓN de las preliminares, AQUÍ
· También estamos en FACEBOOK y TWITTER, ¿te sumas?






Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.